EL HOMBRE CONFUSO

Cuando el amor lo condiciona todo

OCAÑA-MANOLA-1982-encuadre-717x1024.jpg

Al final el amor, o lo que pensamos que es el amor, lo condiciona todo. Va tejiendo las telas que tantos siglos le ha constado construir para reducir todo lo demás a un mero accesorio. Y lo digo yo que he estado semanas ahí debatiéndome entre lamentos y lloros en lo que era el diario que terminó hace nada. De repente, no sé muy bien cómo -bueno, la verdad es que sí lo sé pero queda mejor así-, acabamos envolviendo de amor lo que es una lucha por la dignidad y los derechos. De repente, en un día como hoy, 28 de junio, todo son fotografías de besos, de abrazos, de cogerse de la mano y lanzar el mensaje al mundo de lo que nos queremos. Y sí, esto no deja de ser importante, pero no precisamente por el amor. O al menos, no por el amor tal y como, diligentemente, nos han enseñado. Porque esto va del hartazo, de la marginación, de la supervivencia y de la lucha por la vida. De coger la primera piedra y lanzarla porque ya no puedes más. Y ahí seguimos aunque pensemos que no. Aunque nos hagan creer que el espejismo es real. Porque si algo deberíamos aprender de este tumulto en el que llevamos meses viviendo es que todo lo que conocíamos desaparece de la noche a la mañana.

Porque del armario se sale cada día. Y lo digo desde el puro privilegio, desde esa puntita soleada en la que puedes colocar tu hamaca y contemplar el futuro. Cada vez que cambias de trabajo, que llega alguien a la oficina, que te presentan a un conocido, que acudes a una cena, que te sientas en un teatro, que te tomas un café en una terraza, que entras en una tienda a comprarte ropa. Cada pequeño acto que haces desde fuera de la norma es un riesgo. Un peligro. Y te expones al rechazo, a la marginación, al bullying y a la violencia. Y no es por quién ames, es por quién eres. El amor, como en todo, viene condicionado por lo demás. Y aguantas preguntas incómodas, y te guardas respuestas, y haces como que no has escuchado nada de lo que te han dicho. Y aprendes a mantener una conversación con total naturalidad saltando entre pronombres neutros y escondiendo parte de tu vida. Esa parte tan importante. Y lo haces por supervivencia. Porque sabes que, a la mínima, te van a partir la cara. O te van a gritar maricón desde un coche mientras te tiran una cocacola a la cara. Y darás gracias porque no bajen y te acorralen en mitad de la calle.

Hemos llegado al día del Orgullo con las aguas más revueltas que nunca. Y no solo fuera, sino también dentro. Semanas de pelea en pelea, de enfrentamiento en enfrentamiento y no precisamente con el que es el claro enemigo. Y puede que esto sea lo que nos queda por delante. Puede que, años después, hayamos dinamitado lo que parecía que era un entente cordial. Entre tanta crispación resulta complicado alejarse. Pero no deja de darme cierta tristeza. Quién de verdad puede entenderte, quién de verdad puede ayudarte, aunque esta ayuda no sea más que un consuelo, no debería estar enfrente. Ya tenemos bastante con todo lo que se nos avecina como para acabar señalando al que tenemos al lado. Pero supongo que es que me hago mayor, que cumplo años aún sin quererlo y que ya muchas cosas se me escapan. Vuelvo a la calle a darme un paseo y contemplar la ciudad sin turistas. A ver a los transeúntes, a mirar los escaparates y pensar en lo afortunado que soy gracias a todos los que pasaron antes que yo. Los que, por desgracia, no tuvieron la suerte de darse un paseo para mirar escaparates.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el 28/06/2020 por en Uncategorized.

Navegación

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Archivos

Facebook

A %d blogueros les gusta esto: