EL HOMBRE CONFUSO

Día 95 – Atesoradlo porque sois afortunados

hoscos_89264839_289489692032539_5738740484434054433_n

Ya no se puede salir del armario. O al menos, parece que debe haber una forma correcta y canónica de hacerlo. Desde luego, los giros de 2020 me tienen bastante sorprendido. Hoy ese cantante del que todos hablan ha decidido compartir un vídeo en el que explica que es homosexual y detalla su vida, sus sentimientos y su devenir hasta llegar a este punto. Y a mí me puede parecer bien, mal, regular, acertado o desafortunado, pero mi opinión, la verdad, importa poco. Dar el paso de salir del armario es una experiencia tan intensa, tan difícil, tan traumática en muchos casos, que nunca me atrevería a juzgar a nadie por hacerlo. Incluso por no hacerlo, por muy reprobable que pueda considerarlo. Me resulta imposible ponerme en su piel, no sé lo que pasa en su vida y yo, la verdad, también he callado, también he mentido, también he evitado preguntas para no formular una respuesta. Que una personalidad reconocida, aplaudida, admirada y querida tarde una década en dar este paso debería hacernos reflexionar. ¿Qué sociedad tenemos en la que incluso el que vive en el privilegio se ve incapaz de expresarse? ¿Qué nos queda a todos los demás? Y desde luego, no soy yo el que debería preocuparnos. Yo también vivo en el privilegio, en realidad.

Cuando tenía, no sé, unos quince años, vi un beso de dos chicos en televisión. Era la ya mítica escena de ‘Al salir de clase’. Ese beso me abrió el mundo. Comprendí que si ellos podían, yo podía. Porque para mí no eran dos personajes de ficción, eran dos chicos de instituto como podía serlo yo. No sé que pensaría mi yo de quince años, tan perdido, tan falto de todo, al leer algunos de los comentarios que le han dedicado hoy a ese cantante del que todo el mundo habla. Que sentiría, encerrado en mi habitación, mortificándome porque algo en mí no era como en los demás, al leer que así no, que esas no son las formas, que de esta manera no se puede. Entiendo las críticas, entiendo los comentarios, posiblemente lo entiendo todo, pero no puedo dejar de pensar lo duro que fue para mí salir del armario. Mi primera salida, porque del armario salimos cada día, cada vez que hablamos con alguien. Ese dolor me hace olvidar todo lo demás. No sé cómo ha sido su vida, no sé por qué ha tomado esa decisión o por qué no la tomó antes, pero, la verdad, no me importa. Solo pienso que si alguien puede entenderle somos nosotros. Y que si no nos cuidamos nosotros, no creo que lo haga nadie. Porque si hay un chico de quince años que se ha sentido reconfortado con su vídeo, creo que ha valido la pena. Yo tuve que conformarme con dos personajes de ficción.

Reconozco que me entristecen todos estos debates. Debe ser que me hago mayor. Veo las luchas entre las víctimas y pienso que el enemigo está ahí fuera. Riéndose, celebrando como no hace falta siquiera que mueva un dedo. Y me entristece y me preocupa. El confinamiento y la amenaza real de un peligro que no se puede controlar ha hecho que piense mucho en el tiempo. En lo que no debería desperdiciar, en que no se pueden dejar las cosas para más adelante. Pienso en mi vida y lamento no haber dado muchos pasos cuando tuve oportunidad. Claro que entonces hice lo que pude. No puedo ponerme ahora a exigirme cosas. Imagino que ese cantante del que todos hablan dormirá hoy mucho mejor que ayer. Y pensará que por qué no lo hizo antes, por qué no salió de la mano de sus parejas si las ha tenido, por qué no se dio aquel beso, por qué pensó tanto en los demás y tan poco en él mismo. Porque yo lo he pensado. Qué duro es leer eso de que ya se sabía. Como cuando te llamaban maricón en el recreo y tú no tenías ni idea de a qué se estaban refiriendo. Y esto, desde luego, es tan solo la opinión de alguien tan insignificante como yo. Alguien que podría estar callado y no pasaría nada. Qué duro es tener que revivir, una y otra vez, una experiencia así. Y qué suerte tenéis los que salisteis del armario con calma, tranquilidad y comprensión. Atesoradlo porque sois afortunados.

Foto: Leo Sabato con el filtro Hoscos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el 17/06/2020 por en Diario de confinamiento, Uncategorized.

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Archivos

Facebook

A %d blogueros les gusta esto: