EL HOMBRE CONFUSO

Día 86 – El cuerpo me pide ya verano y no se lo puedo negar

alejandria.cinque_102643634_2506421306128283_7774861844141602848_n

Primer día que escribo este diario por la calle. Es algo a lo que estoy, o al menos estaba, acostumbradísimo. He escrito en trenes, autobuses, ascensores, aviones y mientras hacía la compra en el supermercado. Así de desarrollado tengo el dedo derecho. Porque aquí donde me veis, tan millennial, tan tecnológico, tan de hacer memes con Arón, pues uno tiene su edad y escribe con un dedo en el teléfono. ¡Qué le voy a hacer! Hoy, por fin, paseo con una temperatura agradable, un poquito menos de gente desbandada y tecleando como si no hubiese un mañana. Por cierto, que estoy escuchando bastante el Chromatica porque, como decía antes, soy una vieja. Luego le comento a K. este renacido amor que seguro que no le gusta un pelo. Por suerte, hace tres meses que no me ve y creo que me lo podrá perdonar.

Creo que este día 86 pasará a la historia como el día en que el mundo descubrió una sextape de Elrubius que lleva meses circulando por internet. Bueno, perdón, una falsa sextape que da bastante el pego, la verdad. El día de la marmota una vez más en el confinamiento. De repente, alguien se ha encontrado con esto mientras, ejem, debía hacer trabajos manuales y ha sembrado el pánico. Todo por provenir de una cuenta verificada pero de una pagina porno. Que, a ver, tampoco es que de muchas garantías, ¿no? La verdad es que el parecido está bien conseguido y yo, de ser el youtuber, no me quejaría. Deja el pabellón bien para lo que podría ser. Mis dieces para este fake. ¿O al final no será un fake? Ese giro no me lo veo venir.

Vuelvo a tener agujetas, lo que me confirma que la normalidad se ha instalado en mi vida. Yo que me veía ya tronista y nada, seguiré estando acomodado en el montón. J. ha ido a tomarse algo hoy con R. y han terminado merendando unos huevos rotos como a las cinco de la tarde. Mira, menos mal que no puedo ir. Le faltaba a mi plan truncado para ser un cachas. Claro que por la mañana he almozardo trozos de pizza que sobraron de anoche. Igual debería callarme un poco. Aunque una cervecita hoy sí me hubiese tomado, la verdad. El cuerpo me pide verano y creo que ya no se lo puedo negar. Qué dura es la vida y más para mí que soy modelo. Me comería yo ahora una pizza, unos nachos de los que prepara N., las cosas coreanas de Q., unos montaditos, un bocata de calamares, entresijos no que no me gustan, un helado, un arroz de mi madre, unos torreznos con K., un trozo de tarta de queso, unos rollitos bien grasientos, un… Ya no escribo más antes de cenar, de verdad. ¡Qué cruz de metabolismo!

Foto: Fernando Valdivieso por Alejandría Cinque.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el 08/06/2020 por en Diario de confinamiento, Uncategorized.

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Archivos

Facebook

A %d blogueros les gusta esto: