EL HOMBRE CONFUSO

Día 80 – Qué complicado nos lo ponen todo

alionsfear_40887814_2269314156637036_3115304489263912143_n

Qué banal resulta escribir estas chorradas cuando ves lo que pasa de verdad ahí fuera. Me da cierto pudor venir a contar bobadas, nimiedades que me puedan haber pasado hoy mientras el mundo sale a la calle a luchar por sus derechos. No somos conscientes de lo que nos pasa. Dejamos que hablen, que nos digan, que hagan y seguimos como si nada. Como si nuestra vida, sí, nuestra vida, no estuviese en peligro. Si algo deberíamos haber aprendido de los últimos meses es que todo termina de un plumazo. Un día todo te parece como siempre y al siguiente nada tiene que ver con lo que conocías. Y ahí estamos, dejando que los que nos quieren fuera de la sociedad campen a sus anchas. Nos insulten, nos menosprecien, nos denigren y tengamos que tragar porque, oye, aquí todos tienen libertad para opinar. No cuando atentas contra mis derechos, perdona. Sería hora de empezar a despertar. Porque esto no se va a luchar solo.

Mi amiga Roberta es siempre mucho más lista que yo. Las cosas como son. Siempre tiene la palabra perfecta, el discurso adecuado, la reflexión que me hubiese gustado hacer y no lo he logrado. Y yo no puedo estar más orgulloso y sentirme más feliz. Aprendo a su lado, paso horas escuchando sus historias y no dejo nunca de sorprenderme lo valiente que es en cada uno de sus gestos. Sean virtuales, artísticos o personales. Hoy me he acordado mucho de ella. De lo difícil que es la vida y de lo complicada que nos la ponen. Y de como le damos la vuelta y salimos más reforzados. Estoy convencidos que con muchas las personas que se han sentido salvadas con sus libros, con sus textos y su obra. Y aquí estoy yo, deseando que todo pase para vernos en el bar de siempre y comentar la final de RuPaul. ¿Ven? Si es que soy una absurda. Hoy, desde luego, bien valía la mención en lugar de las iniciales.

No sé muy bien qué más nos puede pasar en este 2020. Sinceramente, dudo que pueda haber ya algo más pero, claro, visto lo visto, mejor me callo. A lo largo de estos meses he pensado mucho en esta última noche de fin de año. Hace ya años que la paso justo de la manera que quiero pasarla. Con los míos y sintiéndome en casa. Este año pensé que todo iba a ir a mejor. Que iba a ser nuestro año y, la verdad, todavía puede que lo sea. Si hemos llegado hasta aquí no vamos a tirar ahora la toalla. No sé si de esta voy a salir mejor que entré pero al menos he aprendido que puedo salir. Y viendo lo que está pasando, no es poco. Lo he escrito arriba pero qué complicado nos lo ponen todo.

Foto: Aydian Dowling.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el 02/06/2020 por en Diario de confinamiento, Uncategorized.

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Archivos

Facebook

A %d blogueros les gusta esto: