EL HOMBRE CONFUSO

Día 78 – Llegué a pensar que esto nunca acabaría ocurriendo y aquí está

cadierno_28157219_1768263456816858_4980070096459268096_n

El confinamiento me ha traído muchas sorpresas. Ponerme a hacer gimnasia, aprender a cortarme el pelo con cierta decencia y enviar mi primera nota de audio. Cualquier que me conozco y haya intercambiado mensajes conmigo sabrá que nunca envío notas de voz. Lo odio profundamente y si puedo evitar escucharlas, mejor. Entiendo que hay momentos en que pueden ser la mejor solución pero qué necesidad tengo yo de poner a mi interlocutor con el teléfono pegado a su oreja para que le narre absurdeces. ¡Ni que fuese esto un audiolibro! Pero sí, lo he hecho. Claro que ha sido por un motivo de peso. Tras dos meses largos de ausencia, han vuelto los chicos de ‘Vigilante’, mi podcast de cabecera, y he podido hacer de estrella invitada. Confuso guest star, por fin. Todavía no me he escuchado pero prometo hacerlo pronto. Y es que como dicen Dr. Insermini y Bullet Park, todo va a salir mal. Esto bien merece los nombres, las arrobas y hasta los enlaces.

Esta mañana he dado un paseo con S. y hemos terminado tomándonos una cerveza en un gimnasio. Mi primera cerveza en exterior debía tener su historia, claro. Con nuestras mascarillas y cargados con bolsas repletas de todo lo que ahora necesitamos para salir a la calle, hemos logrado encontrar sitio en el patio de un gimnasio donde aguerridos deportistas jugaban a pádel. Duros pectorales gimiendo cada vez que le daban a la pelota. Creo que el destino ha querido ofrecernos este regalo para que no nos acobardemos. Hacía un montón que no veía a S. pero como me pasó con E., parecía que fuese ayer. Dice que lleva el pelo muy mal pero no es cierto. Le he hecho un resumen de lo que ha sido mi confinamiento y me ha contado donde ver ahora RuPaul, que estoy perdidísimo. Esta semana que viene iremos a casa de E. No sé, esto empieza a parecerse a lo que era. Me siguen dando reparo muchas cosas pero estoy un poco más feliz. Ahora, sí, por fin, hablo de los pocos días que me quedan por delante.

Ha sido un domingo de muchos reencuentros. También he hablado con L. un buen rato. Dice que ha soñado conmigo y que era la señal de que ya tocaba descolgar el teléfono. Tiene toda la razón. La verdad es que tengo muchas ganas de verla pronto. No sé cuándo será, con esto de los viajes y las provincias, pero seguro que falta menos de lo que parece. Este año quiero celebrar mi cumpleaños de alguna forma. Es en julio y para entonces supongo que ya estará todo rodando con cierta normalidad. No sé lo que se podrá hacer, lo que no y cómo llevaremos el calor con la mascarilla puesta pero quiero hacer algo especial. Nunca hubiese imaginado que pasaría tres meses encerrado en casa, casi sin ver a nadie y comunicándome con pantallas. Que echaría tanto de menos y que me haría el valiente sin conseguirlo. Ahora pienso en finales de junio y no puedo evitar sonreír. En tres semanas todo volverá a empezar. Llegué a pensar que esto nunca acabaría ocurriendo y aquí está. Mañana tengo que hablar con J.

Foto: Cadierno por Sean Hazen.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el 31/05/2020 por en Diario de confinamiento, Uncategorized.

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Archivos

Facebook

A %d blogueros les gusta esto: