EL HOMBRE CONFUSO

Día 76 – Que nadie se extrañe si el gafe he sido yo

thefrezza_91364048_2603700996561315_4386751341444051038_n

Bueno, mi llamamiento para encontrar chulos ha tenido ya sus frutos. Qué bien que los seguidores te presenten a sus crushes y puedas renovar la cartera, la verdad. Tengo ahora ya material para terminar el diario con tranquilidad. A no ser que la pandemia rebrote y me quede aquí escribiendo hasta el año que viene. Hace un calor horroroso y llevo unas noches durmiendo regulero. Me despierto empapado en sudor, con la legaña puesto y un poco empachado. Creo que toca ya poner el modo verano y dejarse de tonterías. El domingo he quedado con S. para dar una vuelta. Va a ser divertido el reencuentro con la mascarilla puesta. Dice que lleva tres meses bajo las órdenes de su gata y de su madre, aunque creo que la que manda es la gata. Entre eso y salir al jardín a espiar a su vecino culturista, de repente se le ha hecho junio. Y yo quejándome de que no tengo ropa de verano. Ya me gustaría tener un vecino que se ejercitase medio desnudo. Eso también.

Desde que se puede salir para encontrarse con gente solo he visto a dos personas. Con el domingo serán tres. Me contaba G. esta mañana que cree que nadie ha cumplido el confinamiento. De su barrio, tan solo él y su novio. Y me lo creo. Que ahora mucho llevarse las manos a la cabeza y leer recomendaciones para mantener encuentros sexuales en la era del coronavirus pero, vamos, hace una semana estaban cambiando de piso sin pensárselo. Por lo que me van contando mis confidentes, parece que lo de empezar a moverse les ha devuelto la lujuria a todos. Claro que del dicho al hecho. Yo solo puedo pensar que cuando estemos a cuarenta grados no habrá quién soporte la mascarilla. ¡Con el calor que da! Esta tarde he grabado una participación que me hace bastante ilusión. Me ha costado lo mío ya que despierto no estoy pero creo que no ha quedado mal. Primer pasito para volver. Ojalá sea pronto. Y rápido. Y satisfactorio. Y feliz, sobre todo, feliz.

He logrado pasar todo el día sin escuchar el disco de Gaga ni enterarme de nada de RuPaul. Estoy tentando mucho la suerte para que me quiten el carnet homosexual. Al menos he compartido señores de torso desnudo en instagram. Me ha dicho K. Que no le ha gustado nada. Lo del disco, digo, no los señores. Que tenía ganas pero que nada. Vamos, toda la vida despotricando de Gaga porque ella siempre ha sido de Madonna y ahora que si tenía ganas. Mañana me pongo las pilas. Me encanta que de todas las medidas que van abriéndose poco a poco solo se hable de las terrazas. Porque ir a comprar cosas o al cine, pues mira, nada, pero ¡madre mía las terrazas! Que oye, muy bien, todos teníamos ganas de que hubiese un poco de vida pero tampoco nos volvamos locos. Cualquier otro verano ha sido imposible pillar una silla así que este año vamos a tener que ir olvidándonos. Ahora que lo pienso, cuando por fin le cojo el gusto a lo de ir a conciertos, llega esto y los cancelan todos. Que nadie se extrañe si el gafe he sido yo.

Foto: Enrico.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el 30/05/2020 por en Diario de confinamiento, Uncategorized.

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Archivos

Facebook

A %d blogueros les gusta esto: