EL HOMBRE CONFUSO

Día 75 – Cuando tres meses no son prácticamente nada

justsammorris_81931978_131515145010622_3798752949841870340_n

A veces vuelve una pizca de humanidad. Esta tarde he cogido el coche para visitar a E. en su casa. Hacía muchos meses que no conducía. También que no pasaba tanto rato en la calle sin una mascarilla. De fondo sonaba la radio, una cadena local de noticias. Brillaba el sol, la gente salía a hacer compras o a disimular que lo hacía para darse un paseo y yo acababa de bajar la tapa del ordenador. No tengo mucha ropa de verano así que improviso como puedo. En la bolsa, la mascarilla en su sobre, el gel, las gafas de sol, unos caramelos rancios y un paquete de pañuelos. Es el kit que me acompaña aunque necesitaría un lugar mejor para guardarlo. Esperaba extrañeza y todo ha sido tan normal que me he alegrado. Hacía mucho que no visitaba casa de E. Mejor vamos dentro que nos van a acribillar los mosquitos, me ha dicho acto seguido a afirmar que me veía más alto. Creo que desde que falleció mi abuela nadie había percatado en mi crecimiento. Bueno, en mi inexistente crecimiento.

Ver a E. ha sido como volver a casa. A las largas tardes en las terrazas del centro, a las comidas de verano, a compartir oficina y bajar a tomar un café corriendo cuando todavía era freelance. Nos hemos puesto al día aunque tampoco he notado que hubiese pasado tanto tiempo. Podría haber sido ayer perfectamente. Su confinamiento no ha sido fácil. Tomó una decisión arriesgada y lo ha llevado muy bien, la verdad. Mucho mejor de lo que lo hubiese llevado yo. Le ha crecido un montón el pelo, él que siempre ha sido de buena mata, y sigue tan guapo como siempre. No son pocas las veces que echo de menos mi antigua vida. Y eso que la nueva, que ya no lo es tanto, también me gusta. Pero creo que antes todo era más sencillo. La semana que viene hemos quedado para hacer algo, tal vez cenar. Y no, no nos hemos podido abrazar, ni nada. No sé si estas nuevas costumbres se quedarán para siempre pero, la verdad, espero que se marchen con la misma velocidad a la que llegaron.

A la vuelta me he encontrado la ciudad en pleno bullicio. Gente paseando, deportistas corriendo, ciclistas y buscadores de terrazas. El sol estaba justo en este punto en el que no puede molestar más y me he alegrado de conducir poco. Lo echo bastante de menos pero entiendo que es algo que tiene poco sentido. Dice E. que prácticamente no ha visto películas ni ha leído. Que le ha costado mucho concentrarse en nada. Todos hemos pasado por experiencias similares. No tengo claro cómo transmitiremos todo esto a la historia. Como narraremos lo que nos ha pasado o quién será el encargado de hacerlo. Como épica, desde luego, ha dejado bastante que desear. Creo que dentro de unos años ya ni nos acordaremos al ritmo que va todo. Ni siquiera una pandemia mundial parece que va a lograr detener nada. Me ha escrito S. para que maquinemos algo este fin de semana. Ay,  la vida empieza a brotar y madre mía qué emoción. Si me llegan a decir que pisaría junio de esta guisa…

Se me están acabando los recursos de chulos para ilustrar estas entradas. Voy a tener que abrir un casting o algo porque así no llego al final del diario. De verdad, la de esfuerzos que me ha generado todo esto. ¡Con lo bien que estaba yo cerrando el ojito y metiéndome en la cama a una hora decente!

Foto: Sam Morris por Courtney Charles.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el 28/05/2020 por en Diario de confinamiento, Uncategorized.

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Archivos

Facebook

A %d blogueros les gusta esto: