EL HOMBRE CONFUSO

Día 59 – Con lo fácil que era todo y lo poco que lo veíamos

bernardovillasboas_92288085_150141149831992_5294184753575681851_n

Vengo hoy a escribir tardísimo. No sé qué hago con las horas pero se me van de las manos constantemente. Vamos, es que no me hace falta ni salir de casa. Hoy me ha llamado K., que hacía siglos que no nos poníamos al día. No sabe muy bien ni cuándo ni cómo nos veremos pero la verdad es que siempre me pone de buen humor. Dice que ella el síndrome de la cabaña lo tiene en la cabeza. Que lo de salir y eso le da un poco igual pero que, de repente, se ha dado cuenta que cada vez está más encerrada en sí misma y que no le apetece nada pensar en volver a la rutina. Y que no ha engordado ni un gramo. Que como ir al súper es lo más emocionante que hace lo vive como quién pisa una joyería de lujo. Ha descubierto un montón de productos nuevos y deliciosos con los que, además, ni un gramo ha ganado. No sé, yo creo que igual en la cabaña no hay básculas. Eso sí, dice que tiene muchas ganas de verme y yo también. Aunque no nos podamos ni tocar.

Una de las primeras veces que salió se encontró con J. por la calle. Una bajaba a tirar la basura y la otra iba de paseo. Bueno, no se lo pudieron pasar mejor. En los días que llevo todavía no me he cruzado a nadie conocido. ¿Cómo será? Ver vida ajena después de más de dos meses. Eso es, posiblemente, lo que más echo de menos. Junto con coger las trastos y dar una vuelta sin pensar en nada más. Ahora que si la mascarilla, que si no tocar nada, que si cambiar de ruta al ver demasiado tumulto. ¡Qué fácil era todo y no lo veíamos! Hoy, en mi delirio de perder tiempo, he terminado sin la gimnasia y sin el paseo. Aunque cueste creerlo llevo casi dos meses haciendo ejercicio diariamente en casa. No me había visto yo en una así desde el instituto. No puedo decir que me guste aunque tampoco lo aborrezco. Que nadie me vea echando los higadillos también ayuda. Cuando todo acabe tendré que hacerle un ingreso a mi entrenador por youtube. He visto más su culo que la cara de todos mis amigos. Y eso, la verdad, une mucho.

A J. le ha dado por hacer bordados. Porque debe ser que no se aburre ya bastante. Hoy nos ha enseñado sus avances y no lo hace nada mal. A L. le ha dado por salir a correr y ahora organiza toda su agenda para poder trotar un poquito por la calle. Por muy incomprensible que esto nos parezca, ya que antes su principal preocupación era la cerveza. No sé si S. ha vuelto a hablar con el impresentable ese isleño. Me lanzaría a insultarle más pero igual ahora es su novio de nuevo y me toca tragarme mis palabras. Y B. continúa viviendo su confinamiento de ensueño. Ya me dijo una vez que estaba seguro de estar en el top 10 de las mejores cuarentenas y no lo dudo. Lo mejor de todo es que el otro día conté mis conversación con otro B. y vino a preguntarme que si hablaba de él. Que no le habían cuadrado los detalles, decía. ¡Pero si no tenía nada que ver! A partir de ahora le iré avisando cuando se trate de su persona para que no se sienta desplazado.

Me entretendría yo un ratito más contando chorradas pero me espera la cama y un sueño reparador. También conocido como mirar el teléfono hasta caer inconsciente. Sé que hay muchos que viven estas semanas con un insomnio crónico. No es mi caso. Con pandemia o sin ella, duermo como un lirón.

Foto: Bernardo Villas Bôas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el 12/05/2020 por en Diario de confinamiento, Uncategorized.

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Archivos

Facebook

A %d blogueros les gusta esto: