EL HOMBRE CONFUSO

Día 49 – Más vale que, al menos, nos pille desahogados

EWXVnDVWkAAbmSF.jpeg

Vengo tan exultante de felicidad que estoy hasta escribiendo esto por la tarde, aunque todo tiene pinta de que lo acabaré por la noche por innumerables razones que, mira, tampoco voy a desgranar. Sí, esta mañana he salido a la calle. Aplausos, gracias, los necesitaba. He salido yo y un montón de gente pero hablemos de lo importante: de mí. Ayer ya tuve claro que iba a calzarme el zapato a primera hora, que ya me conozco yo el percal y luego todo se llena. Incluso las calles. Mi intención era salir a las 8. He cumplido, con un retraso final de media hora, pero he cumplido. Y como ya imaginaba, calles vacías, poca gente paseando, alguno corriendo y todos bastantes dispuestos a cambiar de acera para no cruzarse con nadie. Primera vez en cincuenta días que puedo sentir el aire con los cascos puestos. De verdad, me cae una lagrimita por la mejilla. Y eso que no he llegado ni al kilómetro permitido. Con dar vueltas he tenido bastante. Menudo calor hacía. Y yo tapado pensando que fuera seguía siendo invierno como en mi corazón. Más aplausos, gracias.

No sé lo que nos va a durar esto. No quiero tampoco hacerme ilusiones porque todo tiene pinta de que nos lo van a quitar más pronto que tarde pero, mientras tanto, bienvenido sea. Solo imaginar que voy a poder salir una hora al día me hace feliz. Así son las cosas en la restricción de libertades. Mi amigo B. se ha preparado a tope para su paseo matutino. Que si un café en un vasito, que si su piti, que si su look de deportista pero no. Ha calculado un poco mal y la combinación de todo lo anterior le ha provocado un intenso retortijón que le ha devuelto a casa. Doce minutos le ha durado la salida. Luego están las que se niegan a madrugar porque, oye, es sábado y qué más dará que lleven en casa casi dos meses. Al turno de tarde se esperan. Me gustaría a mí ver la cantidad de gente que se ha disfrazado de deportista para poder estar más rato en la calle. Que las tretas están muy bien pero actuar como adultos responsables también. Espero que pronto me fichen para explicar las fases a la población. Me las sé ya al dedillo.

Durante mi paseo he ido recibiendo fotos de calles en varios grupos de whatsapp. Lo que viene poner un pie fuera para documentarlo. La verdad es que esta vez me ha hecho más ilusión que molestia. Si esto es ver un poco de luz al final del túnel, me conformo. He hablado con B., otro B., no el de antes, de una pareja que conocemos con tendencia al exhibicionismo. Posiblemente la mitad de los que pasen por este diario les conocen. Dice que su casa ha estado más llena que la de Merlos. Y la verdad es que me lo creo aunque me parezca tal temeridad que quiero pensar que fue antes del confinamiento. Lo que tengo claro es que lo va a estar después. No sabemos ni cuándo ni cómo será esa vida normal que tanto nos prometen pero lo que sí está claro es que no tiene pinta de que, a partir de ahora, dejemos las cosas para otro momento. ¿Y si nos vuelven a encerrar pronto? Más vale que, al menos, nos pille desahogados.

Mi amiga Diana se ha despedido del blog que tenía alojado en ‘El Mundo’ con una entrada que deberían leer todos. Recojo una parte: “Y perdón si he ofendido a alguien. Estoy segura de que no era mi intención. O bueno, igual un poco sí. Y ustedes, lectores y lectoras, disfruten de la vida. Y desconfíen de quien se vanagloria de no tener televisión. Esa gente oculta algo turbio y no sabe estar contenta”. Por esto y muchas más cosas, sigue siendo la reina.

Foto: Sam Morris.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el 02/05/2020 por en Diario de confinamiento, Uncategorized.

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Archivos

Facebook

A %d blogueros les gusta esto: