EL HOMBRE CONFUSO

Día 44 – Ahora toca encerrarse en uno mismo y sobrevivir

dnrbo_69597395_2357172861213662_4030443207814843656_n.jpg

No lo oculto. Me aferro a cada noticia que habla del desconfinamiento este en términos a corto plazo como si fuese el último nude de instagram. Hacía mucho que no hablaba de nudes, espero que se me perdone. Seguramente son todo bulos o titulares sacados de ninguna información pero me dan una poquita de paz de espíritu. Ya sé que no tiene pinta de ser así o que las cosas llegarán de forma mucho más lenta pero tampoco hago daño a nadie. Pasarse ya mes y medio sin pisar la calle es prueba suficientemente dura como para ir agobiándonos de más. Claro que luego llega K. y me dice que ahora han hecho unos avistamientos ovnis. Volcanes, plagas, virus, no sé, igual tocaba que nos diesen un poquito de descanso. O alguna buena noticia. Que el bronceado ya no se lleva y los músculos han pasado de moda. Por variar un poco. Eso sí, lo de los ovnis no lo he leído mucho porque, total, ¿qué gano? Si tienen que venir los extraterrestres que sea ya y nos saquen de aquí. Seguro que en su planeta se puede salir a pasear.

Tuvo mucho éxito la foto con la que acompañé la entrada de ayer. Venga mensajes por redes sociales preguntando. Y eso que no saben, aunque lo deben intuir, que además de guapo y atractivo es un amor. Para más señas y recomendaciones, diríjanse al privado. Hoy me he sentido, por fin, como un confinado más. Así como quien no quiere la cosa, he descubierto a un vecino que sale a su balcón a hacer bicicleta sin más ropa encima que unos discretos shorts. ¡Ya era hora! Pensaba que había elegido el peor vecindario posible. O el más recatado, al menos. Creo que si me voy fijando más, termino la cuarentena con alguna alegría. Me ha escrito R. para comentar el asunto del momento. Ya saben, el trío del que todo el mundo habla. Está fascinado por el tema. ¡Y quién no! Lo que no sé muy bien es cómo hemos acabado hablando de un detector de rabazos. Ese es el invento que necesita el mundo y no tantos filtros de preguntas para hacer así con la cabecita. Por favor, ingenieros, centren sus esfuerzos donde toca.

La montaña rusa de emociones en la que continúo inmerso me tiene esta semana bastante más arriba que la anterior. Tampoco es que haya cambiado nada, más allá de que he empezado a tomar vitaminas. Por eso de no ver el sol en dos meses, ya saben. Pero vamos, que llevo dos días. Tan pronto acabo hundido en la miseria como me vengo arriba y me veo capaz de aguantarlo todo. De esta saldremos pero no sé muy bien cómo. De la cabeza, más bien regular. Preguntaba G. ayer a sus seguidores que si les había afectado la melancolía. No he vuelto para comprobar las respuestas pero ya me las sé. Por mucho que las situaciones sean muy distintas, que los confinamientos poco se parezcan entre sí, hay una sensación que nos agrupa a todos. Debe ser esto de la naturaleza humana. Ahora toca encerrarse en uno mismo y sobrevivir. Dejar de lado el contacto virtual que tanto necesitábamos en un primer momento y apostar por el bienestar personal. Suena a coaching barato pero no es más que observación social. Mañana ya cambiaré de opinión como si nada.

Me he colado hace un ratito en el directo de D. Estaba hablando con otro chico. Yo quería pasar de puntillas, así todo voyeur cuando, de repente, se han dado cuenta de mi presencia y han confesado que me leían. Me ha dado vergüenza y alegría a partes iguales. Si es que esto está lleno de gente majísima, la verdad. Lástima que les hagamos más caso a los gilipollas.

Foto: Dani Rubio.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el 27/04/2020 por en Diario de confinamiento, Uncategorized.

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Archivos

Facebook

A %d blogueros les gusta esto: