EL HOMBRE CONFUSO

Día 43 – Nuestra vida sentimental en pausa

ac02f7_80ce689e632d44cd95bd726ee3d7bfd5_mv2

Hoy he vuelto a leer el día 1 de este diario de confinamiento. Cuando un joven e iluso Confuso se disponía a contar chismes y disparates durante, como mucho, un par de semanas. Era feliz en mi ignorancia y pensaba que lo peor que me iba a pasar era ganar un par de kilos. Ay, la cuarentena, cuánto nos ha cambiado. Hace ya cuarenta y tres días arrancaba así: “No sabía yo si empezar a escribir este diario de confinamiento. Veinte personas de instagram me han convencido a ello. No sé bien cómo terminaré, si lograré acabarlo o caeré en el intento. Si mi salud mental resistirá las semanas que vienen de encierro o si todo terminará antes de lo previsto”. Spoiler: mes y medio después aquí sigo, sin caer en el intento, o al menos eso parece, y con una salud mental que hacer el pino entre la locura y el trastorno. Mi únicos consuelos son que sigo durmiendo bien y que no he desfallecido a la hora de hacer ejercicio. Como una cabra, sí, pero con muslos de acero.

Me escribe G. para contarme cómo lo lleva. Que la fogosidad inicial que le tenía en llamas a diario ha dejado paso a una melancolía permanente de la que no termina de librarse. Creo que es la misma montaña rusa a la que nos enfrentamos todos. Esta tarde se preguntaba A. por qué el presidente del gobierno solo habla de salud y dinero y no de amor. Que se ve incapaz de ligar sin estar cara a cara y que no sabe cómo va salir de todo esto. Nuestra vida sentimental en pausa. Tengo una teoría que estoy desarrollando acerca de las relaciones en tiempos de cuarentena. No es nada novedoso, ya lo aviso. He llegado al convencimiento que, como ocurre en Las Vegas, lo que pasa en el confinamiento se queda en el confinamiento. Uno puede liberarse, tontear con sus amigos, hablar con personas que detesta, hacer promesas sentidas porque sabe que, una vez esto pase, carecerá de validez. Son las reglas de un juego que hemos asumido todos. Ya saben, no era yo, era la cuarentena.

Esto explicaría, claro, que R. me cuente que está entrando a mayores con sus amigos de toda la vida, que B. tenga un novio distinto cada vez que abre la nevera y que A. se esté planteando, por fin, aparecer en mis stories cuando llevo diciéndoselo meses. Tal vez años. Lo que ocurra mientras continúe este diario de confinamiento no es más que una ensoñación. Esta es otra de las cosas que me planteo constantemente. ¿Cuándo dejaré de escribir aquí? ¿Cómo sabré cuándo ha terminado todo? ¿Cerraré el ciclo con un texto final o, simplemente, todo acabará? A ver si voy a seguir haciendo el ridículo cuando nadie me haga ya ni caso. Espero que, llegados a ese punto, alguien venga a comentármelo. Yo me haré el tonto y cerraré sin hacer ruido. Hoy me ha escrito un chico para decirme que está haciendo bocetos de las fotos con las que voy acompañando el diario. A ver si soy influencer y no me lo habéis dicho. Me ha hecho bastante ilusión. Saber que ahí detrás hay gente a la que le pueda interesar las bobadas que cuento.

No tengo intención de perder esfuerzos en comentar nada de lo que ha pasado hoy en la calle. Ya todos lo sabemos, ya todos hemos opinado sin que nadie nos lo pregunte. Son muchos días encerrados en casa y la mesura es algo que hemos dejado ya atrás. A ver cómo arranca la semana. Yo, por mi cuenta, sigo viendo luz al final del túnel. Y eso que el jodío se está haciendo largo.

Foto: David Luna para Chongo Mag en una foto que hacía años que no rescataba.

Un comentario el “Día 43 – Nuestra vida sentimental en pausa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el 26/04/2020 por en Diario de confinamiento, Uncategorized.

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Archivos

Facebook

A %d blogueros les gusta esto: