EL HOMBRE CONFUSO

Día 37 – Mi currículum son todos los likes de esta gente

sergi_miro_67353258_187831218898251_3368145550865474124_n

Cada día me planteo saltarme el diario. Así como prueba. Para ver si, a la mañana siguiente, hay hordas de seguidores pidiendo su dosis, si me convierto en trending topic y me salen haters por no haber escrito una noche. Luego, como de bueno soy tonto, vengo aquí por muy tarde que se haga o mucho sueño que tenga. Hoy he hecho pierna, además, y tengo los muslos que podría aguantar edificios enteros. Las agujetas con las que amaneceré mañana no van a ser ni medio humanas. Y eso que me ha faltado ponerme un poquito con los brazos, porque quiero terminar la cuarentena que no me entre una camisa. Pero, bueno, a lo que iba. Llegará un día que haré la prueba y comprobaré que a nadie le importa que no haya escrito yo el diario. Esa es la triste realidad, el golpe contra el suelo, el cortarse un dedo mientras pelas una manzana. Hasta entonces seguiré pensando que el público me quiere, me reclama, me idolatra. Mi currículum son todos los likes de esta gente. Y, la verdad, es que no son pocos.

Si hace unas semanas todos presumíamos de llevar el confinamiento con cierto ánimo, la cosa ha ido decayendo fuerte. No solo el paso del tiempo va pesando, también lo hacen las relaciones. Me cuenta un amigo que está decepcionado con su novio. Que no tiene ningún motivo, que le da ánimos, le divierte, se entrega al máximo, pero que ni con esas. Y es que estar veinticuatro horas viendo la cara de otra persona quema a cualquiera. Me cuenta otro que hace un mes casi que ni se tocan. Y eso que no lo estaban llevando mal. Aguantarse a uno mismo ya es complicado como para, encima, cargar con dos. Al final, la soledad era la opción más sencilla. Comes lo que quieres, duermes cuando quieres y te pajeas donde quieres. Todo ventajas. Mi amigo M., en cuanto se vio venir el confinamiento, se fugó a casa de una amiga y vecina. Ahora lo lleva en secreto para que nadie le critique. Disimula como que está en la suya propia. Como espía igual no tiene precio, ahora, como ciudadano responsable…

Anoche, por primera vez desde que empezó el aislamiento, no pude dormir. Creo que más por la subida de temperaturas que por la falta de cansancio. ¡Si estaba muerto con tanta flexión! El insomnio, que tampoco duró tanto, me removió un poco todos esos sentimientos que guardo para no venirme abajo. Me sentí débil, vulnerable y temeroso de que nada de esto termine nunca. De no poder volver a mis rutinas, de no volver a dormir acompañado. De no entrar a hurtadillas en la habitación porque siempre me acuesto tarde. De no apartarme cuando hace mucho calor y pegarme cuando me pelo de frío en invierno. Cosas tan sencillas que hasta ahora no le había dado ninguna importancia y que echo tanto de menos que llega a dolerme un poco. Claro que por eso evito pensar a lo largo del día. Refugiarse en las chorradas siempre es una buena opción. Pasaron las horas y me dormí. A ver si ahora voy a entrar en ciclos de sueño raro y es lo único que me faltaba. Yo que llevaba ya cuarenta días presumiendo de lo bien que descansaba.

Mi amigo F. está muy preocupado por todos los que aprovechan la cuarentena para dejarse ver un poquito más en instagram. ¿Qué pensarán sus madres?, se plantea. Yo le digo que no pasa nada, que ahora la vida es así. Ellos comparten su contenido de pago en un stories y en el siguiente le declaran amor eterno a su progenitora. La vida en 2020. Total, si no podemos salir de casa, ¡nos va a extrañar algo más!

Foto: Sergi Miro.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el 20/04/2020 por en Diario de confinamiento, Uncategorized.

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Archivos

Facebook

A %d blogueros les gusta esto: