EL HOMBRE CONFUSO

Día 32 – Mañana va a pasar algo, dijimos, y vaya si pasó

MiB01

Era sábado y aunque las cosas no pintaban ya demasiado bien seguíamos haciendo vida normal. Yo había ido a la oficina el día anterior y, desde luego, nunca hubiese imaginado que a penas una semana después me quedaría encerrado en casa para ya no salir. Desayunamos como siempre, imagino que nos despertaríamos pronto y hicimos un poco el ganso. Los días que no madrugo reconozco que tengo un resorte que me empuja a salir de casa. Arreglar cuatro cosas, vestirme, ponerme los zapatos, ahuecar los cojines del sofá porque de repente soy mi madre y tomarme un café por ahí. Con eso me conformo, que hay que ser ya de aspiraciones bajas. Imagino que logré salirme con la mía aunque, la verdad, fue hace tanto tiempo que tampoco podría asegurarlo. Y prometo que tengo buena memoria. Igual al final decidimos que mejor quedarnos y esperar a la hora a comer. Teníamos antojo de comida china. Que ya son ganas de tentar a la suerte. Pero vaya si la tentamos.

Salimos a comer y nos tomamos antes una cerveza en la plaza. En el sitio donde son baratas pero no te ponen tapa. Todo no se puede tener en la vida. Recuerdo perfectamente qué pedimos y lo que hicimos por la tarde. No mucho, la verdad, porque al día siguiente había grabación y tocaba estudiar. Yo me fui a comprar unos cordones que nunca llegué a encontrar y ver si me deshacía, por fin, de la bolsa que llevo a diario. ¡Qué hartito estoy de ella! No contentos con el dispendio del sábado, también comimos fuera el domingo. Fui a buscar a los chicos sobre la una. Estaba todo llenísimo. Hasta la bandera, vamos. Tan solo veinticuatro horas después, los mismos que comían se dedicarían a arrasar supermercados. Acabamos en un mexicano. Detrás de nuestra mesa tocaba un mariachi, que no hay nada que me moleste más. No los mariachis en sí, sino que me amenizan las comidas. Comí cochinita que, oye, no estaba mal. Mañana va a pasar algo, dijimos una y otra vez. Y vaya si pasó. Quedaban dos días para que dejase de pisar la calle. Y de eso hace ya más de treinta y dos.

Salir a comer y tomarme alguna cerveza. Nada muy especial que, de repente, se ha convertido en todo un lujo. Ni idea de cuándo vamos a poder repetir lo mismo. Recuerdo también el último día que fuimos a casa de L. Fue el último pero también era mi primero. Comimos lomo cortado por una anfitriona sospechosamente orgullosa de tu talento al cuchillo, B. nos enseñó una magia capaz de hacer bailar una escoba y luego rompió un termómetro ‘vegano’ cuando pensábamos que de eso encontraríamos sin problema en las farmacias. Claro que el termómetro lo que era era ecológico pero, en fin, cosas de L. Hablamos de viajes, del ligue de S. y de lo que íbamos a hacer la semana siguiente. Y nos emborrachamos, claro. A la vuelta acompañé a B. a por tabaco y él me acompañó camino a mi barrio. Dijimos de quedar el sábado para ir a ver a J. Si hubiésemos sabido que iba a ser el último fin de semana, ten por seguro que hubiésemos ido. Cuatro semanas después aquí estamos, peleando por un paquete de harina.

La verdad es que la épica del confinamiento deja bastante que desear. Y suerte que esto sea así, que no se me entienda mal. Tal vez, en nuestros pensamientos, imaginábamos una resistencia ingeniosa, una lucha encarnizada como vemos en las películas. En su lugar, hacemos pasteles, actualizamos instagram y llenamos botellas de agua para hacer flexiones. Como relato heroico, la verdad, es bastante mierda. Aunque viendo como se las ha gastado el siglo XXI, tampoco podíamos esperar mucho más. Mañana haré doble sesión de sentadillas. A ver si, así, al menos, tengo algo que contar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el 15/04/2020 por en Diario de confinamiento, Uncategorized.

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Archivos

Facebook

A %d blogueros les gusta esto: