EL HOMBRE CONFUSO

Día 30 – Nunca pensé que iba a llegar hasta aquí

tumblr_m77n9osszn1rqnytio1_1280

Cuando empecé a escribir este diario, sinceramente, pensaba que iban a ser unos días. Nada, un par de semanas, tres así como mucho, pero que para estas alturas estaríamos ya en la calle volviendo a la vida tal y como la conocíamos. Qué iluso era. No como todos esos que sabían lo que iba a pasar al dedillo. Qué suertudos. Ahora aquí me veo, en el día treinta y teniendo por delante pues otros treinta fácilmente. Y sí, me da un vuelquito el corazón solo de pensarlo pero tendremos que ser fuertes, ¿no? Por eso no contaré que hoy he llorado un poco al pensar en las ganas que tengo de volver. Nada, un ratito de nada, que queda mucho por delante y no estamos para perder energías. Menos mal que luego ya me he puesto a hacer mis rutinas de siempre. Hoy era el cumpleaños de K. y le ha felicitado un montón de gente. Vale que no ha podido salir de casa y que, a ver, vaya timo de cumpleaños, pero sentirse querido es un bonito regalo. Iba a hacer un llamamiento para que le colmaran de nudes pero, al final, no lo he hecho. Que me vengo yo muy arriba enseguida y tampoco es cosa de meterse en la vida de nadie. Para el próximo que cumpla años en confinamiento lo hago. Prometido.

Mi amigo M. estaba ahí sondeando a una pareja para ver si la cosa cuajaba en el terreno sexual. Todo esto antes de que llegase el decreto y nos mandasen a casa, claro. Ahora me da que puede ir labrando el terreno con bastante calma. Hay que reconocer que son monos y les gusta mucho desnudarse en instagram. Verás tú cuando nos dejen retomar los ritmos. Van a tener tanta cola, perdón, que más le vale ir cogiendo turno. Hay un twittero muy guapo, de estos que les gusta lucir, que se ha dejado bigote y está mejor que con barba. Lo documento aquí porque pensaba que nunca iba a decir algo así. El otro día me preguntaba J. A. que qué era lo más raro que estaba haciendo en este confinamiento. Le dije que el deporte en casa. Que me lo dicen hace un mes y todavía estoy meado de reírme. Él dice que lo de desinfectar la fruta, incluso la que tiene piel que no se va a comer. Pobre, llegar una pandemia mundial y tú preocupado por la fruta. La verdad es que hay que quererle tal y como es. También le haré un llamamiento de nudes.

No sé si es que es lunes, si es el día treinta, si es que mi alineación astral está algo torcida, pero hoy no he dado pie con bola. A ver, lo he hecho todo sin problema pero tengo la sensación que no he aprovechado nada el día. Claro que ya tengo bastante con intentar distinguir unos de otros como para, encima, ponerme melindroso. He hablado con K. acerca de la nueva app que acaba de montar y me dice que la cosa no va mal. Unos tan creativos, otros tan de maldecir nuestra suerte. Me ha preguntado C. una duda a través de instagram que todavía tengo que responder porque me acabo de acordar mientras tecleo esto. Y dice E. que ver directos le quita las ganas de vivir y que no puede más con la gente que hace bizcochos. El súper, las paredes, los pokemon, las torrijas, toda la puta casa, Antonio. Jo, me río tanto con E. que si no la tuviese en mi vida no sé muy bien qué haría ahora mismo. Ah, y mi amigo D. ha hecho una gesta preciosa para devolverle una pelota a un niño que todavía estoy emocionado. Y eso que a mí estas historias con cartas y detallitos de por medio me suelen dar un poco igual.

No tengo muy claro cómo llegaré al día 60 del diario. De hecho, no sé ni si llegaré. No sé cuándo perderé la ganas o si terminaré siento tan pesado que ya nadie querrá saber nada de mí. No sé si aguantaré o si caeré, si esto me ayudará a soportarlo o acabará siendo la puntilla que me desquicie. No me atrevo a decir que tengo miedo, que no sé cuándo podré volver, que esto parece que va para largo y no sé yo si tengo tanta fuerza. Pero aquí sigo. No me queda otra. Y espero que, al menos, alguien siga conmigo.

Foto: Chris Camplin.

Un comentario el “Día 30 – Nunca pensé que iba a llegar hasta aquí

  1. Enric
    14/04/2020

    Muchas gracias por tu diario, a pesar de las circunstancias y los altibajos del ánimo, no dejes de escribir, a muchos como yo, nos brota una sonrisa cada mañana cuando te leemos. No deja de ser uno de los hábitos de la mañana y enfrentarnos a organizar una nueva jornada.
    Gracias por tus reflexiones, por tus briznas de humor ácido y tu entrega a la labor.
    Enhorabuena!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el 13/04/2020 por en Diario de confinamiento, Uncategorized.

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Archivos

Facebook

A %d blogueros les gusta esto: