EL HOMBRE CONFUSO

Día 29 – Si es que la cuarentena no nos ha cambiado casi nada…

razhfitness_91677330_530577884254376_8679604072454284308_n

Este año me he quedado sin mona de pascua. El dulce, no la cogorza tras los días festivos, que también. Yo que nunca le había prestado mucho interés, pues me ha dado penita. Esto imagino que será lo que dicen que vamos a sentir a partir de ahora. Que seremos mejores personas y prestaremos más atención a los pequeños detalles. Debe haber alguien que todavía se lo cree. De aquí saldremos más blancos, más fondones pero igual de hijos de puta. ¿Pero que esta gente no entra en twitter para ver la que hay liada día sí, día también? Siguiendo con la tónica de ayer, me cuenta F. que lleva dos semanas sin ponerse ropa interior. Que ha abrazado el estilo comando con gran felicidad y que espera que llegue el buen tiempo ya para prescindir también del resto de la ropa. Yo debo haber caído en el vecindario más aburrido del mundo. Nadie se despelota, nadie sale a imitar a Ruth Lorenzo, vamos, nadie hace nada. Aunque mi salud mental lo agradece. Mi única distracción es ver si el chico que hace bicicleta en su balcón sale sin camiseta. Y está tan lejos que no tengo claro si está bueno, si no o si directamente no es ni un ser humano. Confinamiento y miopía, una mala combinación.

Como me iba a quedar sin mona he hecho un llamamiento desesperado en instagram para suplirlo con nudes. Y mira, pues alguno se ha animado. Que ya es tenerme cariño lo de desnudarse con una foto de un dulce pascuero. E. me ha contado todo lo que está pasando con los nabos en el Animal Crossing. Madre mía, qué movida. Que si compras, que si tienes que esperar a vender porque fluctúan como la bolsa. No sé, la gente tiene muchísimo tiempo libre. Y también muchísimas ganas de nabos. Tiene la esperanza M. de que esta crisis se lleve por delante a los influencers. Que estamos ya todos bastante hartos de que nos intenten vender cosas con la excusa de que mucha gente les está preguntando. ¡Que no os ha preguntado nadie, basta ya! Yo no soy tan optimista y me da que aquí se quedarán. Mañana es el cumpleaños de K. y lo celebrará en confinamiento, claro. Menos mal que no me ha pedido nadie que le mande un vídeo o le escriba un poema. Como no tiene bastante con esto de no salir de casa, está ya pensando en que dentro de siete años será más viejo todavía. Igual lanzo una convocatoria de nudes para animarle. Es todo lo que está en mi mano.

Me gustan bastante la locura esta que les ha dado a los famosos de coger un teléfono y empezar a llamar a gente para que les cuenten sus problemas. Que vamos, justito lo que más necesitamos es otra llamada de teléfono. También me enternece que la gente me escriba para comentarme cosas del diario y darme ánimos para continuar. Tanto tiempo por aquí y todavía me sorprende que haya alguien leyéndome. Claro que las actividades disponibles tampoco son muchas. Me ha contado C. la historia de una examiga suya a la que he visto hoy loquísima en sus redes sociales. Vamos, he tenido que silenciarla y todo. De repente ha mutado en otra persona. Nunca ha sido la más lista, me apunta, pero al menos ahora es la más gilipollas. ¿Ven? Para esto sí servirá el confinamiento, para quitarnos de encima a toda esta gente que no hace más que lastrarnos. Me cuenta J. que hoy alguien de su escalera se ha puesto Malú a toda leche como evidente método de tortura hacia sus vecinos. De verdad, no es tan difícil pasar la cuarentena sin molestar a nadie. Que aquí estamos todos igual de jodidos.

Dice K., no mi amigo, otro que conozco de instagram, que la amistad entre gays es igual que la amistad normal con la diferencia de que has visto a todos tus amigos desnudos. Si he elegido un vecindario equivocado, está claro que tampoco he atinado mucho con los amigos. Estoy preparando un texto un poco en esta línea, aunque no exactamente. A ver si lo adelante porque, una vez más, tiene pinta de que llegaré tarde. Ni aún teniendo todo el tiempo del mundo consigo cumplir a tiempo. Si es que la cuarentena no nos ha cambiado casi nada…

Foto: Raz Hadad por Ran Yehezkel.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el 12/04/2020 por en Diario de confinamiento, Uncategorized.

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Archivos

Facebook

A %d blogueros les gusta esto: