EL HOMBRE CONFUSO

Día 19 – Qué incomodidad tener que guardar todo eso en los calzoncillos

weir-justice-joslin

Hoy tengo tanto que contar que a ver cómo me lo monto. Me veo guardándome anécdotas para ir aderezando el fin de semana, visto que mi plan más interesante es dormir. Tal vez limpiar un poco los cristales. Trepidante. Los jueves bebo. ¿Qué pasa? ¿Vosotros no? Bebo menos de lo que lo haría en libertad pero no le voy a decir que no a una cerveza. Igual dos. En otras circunstancias estaría ahora totalmente inconsciente en la cama pero ¿y quién vendría aquí a escribir este diario? Me encanta que, ahora, como si fuese el año 2000, la gente me cuente cosas con la coletilla de ‘esto no lo pongas en el diario, ¿eh?’. O provoque situaciones para ver si las pillo y lo rajo. Ay, almas de cántaro, que aquí una es gata vieja. En fin, a lo que iba. Hoy le he visto las tetas a J. en varias ocasiones. Me dirás tú a mí lo más sexual que haya hecho durante esta cuarentena en skype sea ver los turgentes pechos de mi amiga. Fracaso épico. Eso sí, menudas tetas se gasta. Dice S. que ella no ha renunciado al sujetador. Que tiene un novio -al que no ha visto nunca- en Ibiza y que no va a llegar con las tetas por la cintura. Como si ese fuese su mayor problema. A este ritmo de confinamiento, ni novio, ni Ibiza, ni nada. Más vale que vaya asumiéndolo.

Asegura B. que no queda nadie en Madrid que no tenga una foto de su culo. Que cuando termine esto no tendrá más remedio que hacer las maletas e instalarse en Grecia. Que aquí no va a poder salir a la calle. El muy granuja se ha convertido en personaje recurrente de mi diario y ya me dice estas cosas para que venga a sacarlas. Y yo, que soy de fácil convencer, caigo como un tonto. También dice que lo primero que va a hacer cuando termine la cuarentena será ir a darle un besos a las tetas de J. Vamos, no se lo cree él ni con las doce latas que llevaba entre pecho y espalda. ¡Ya os digo yo lo primero que va a hacer! L. ha confesado que tiene la libido por los suelos y que esto de no salir de casa la está matando en vida. También que su novio se ha quitado la barba y se ha cortado el pelo a lo Yung Beef. B. le ha preguntado que si gasta el mismo paquete que el trapero. Ha dicho que no y creo que no mentía. Qué incomodidad tener que guardar todo eso en los calzoncillos. Miedo me da la próxima cita de los jueves. Estoy por grabarlo y sacarme unos euros. No me irán mal para la vuelta.

Me da una pereza horrible salir a la calle. Pero horrorosa. Solo pensar en las colas, los guantes, las miradas de terror y la desinfección a la vuelta, mira, creo que paso de moverme. Aunque tenga que subsistir con lo mínimo. Dice S. que se ha comprado cuatro bolsas de pipas porque no piensa ir al súper en semana y media. Prioridades, cariño. ¿Y si ya no nos atrevemos a salir cuando acabe el confinamiento? ¿Y si de repente la humanidad se queda encerradita para siempre? Más vale que me lo digan pronto porque tengo que deshacerme de mis vecinos antes de eso. Cuenta S. -otra, no la de las pipas, que ya bastante tiene- que los suyos se montan unas broncas épicas de día, luego se echan una siestecilla y se entregan a las artes amatorias gemido en grito por la tarde. Y todo eso mientras ella trabaja incansable. De verdad, qué poca solidaridad. Mucho salir a aplaudir pero ya podría la gente cortarse un poco. ¿Es que nadie piensa en las pobres maricas encerradas en pisos de treinta metros armadas solo con un teléfono? Así está instagram, que se cae cada dos por tres. Un poquito de respeto.

Hoy todos me han preguntado por J. Creo que, en realidad, piensan que me lo invento. A ver, que estoy aquí escribiendo un diario que no lee nadie en pleno confinamiento. Bien de la cabeza no estoy. Cada vez que alguien le pregunta a D. si me conoce, ella siempre dice que soy guapísimo. Miente como una bellaca pero yo la quiero igual. Ojalá quede esa leyenda de mí. Madre mía, como esto dure mucho voy a terminar hablando con las paredes. Por favor, sacadme de aquí ya. Os lo pido.

Estoy rescatando una de fotos viejas que tenía guardadas. ¡Gracias cuarentena!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el 02/04/2020 por en Diario de confinamiento, Uncategorized.

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Archivos

Facebook

A %d blogueros les gusta esto: