EL HOMBRE CONFUSO

Cosas que he hecho en 2019 (y que no están mal)

tumblr_p078t1kBup1qe6l27o2_1280

Intentar recordar lo que he hecho este año me parece una tarea titánica. Ni llevo una agenda, ni he actualizado tanto como para tenerlo documentado ni, desde luego, me veo capaz de tirar de memoria. Tal vez será porque no he hecho nada que valga la pena recordar. Tal vez por todo lo contrario. No suelen darme pena los años que se van. Al contrario. Un sensación de placentera tranquilidad se va imponiendo cuando se acerca el final. ¿Qué vendrá con el nuevo año? Posiblemente más de lo mismo. Si es que con esta actitud poco se puede sacar. ¡Qué se le va a hacer! Sin ánimo de enumerar y dejando muchas cosas perdidas en el tiempo, esto es, a bote pronto, lo que ha sido el 2019 para mí. Y avanzo, tampoco ha estado tan mal…

-> Me he estrenado en el mundo podcast como invitado en ‘Vigilante’. Y a lo tonto he acabado yendo varias veces. Primero para hablar de cosas maricas en ‘Cruising‘ -que quedó estupendo y del que guardo un recuerdo tan guay…- y luego para reflexionar sobre cosas del verano en ‘Verano soñado‘. Y me lo pasé muy bien, fui un poco borde -creo que esto se me ha quedado ya- y a la gente, ese concepto, parece que le gustó.

-> No he terminado mi novela, ni he revisado mis relatos ni he hecho nada que se le pueda parecer. Y eso que tengo detrás miles de voces -bueno, miles, ya saben- diciéndome que me ponga firme y no pueden tener más razón. El tiempo pasa muy rápido y esto no va a haber forma de recuperarlo.

-> Volví a las páginas de ‘Shangay’ para escribir mis Plumas invitadas. Un momento del año que siempre me hace especial ilusión y que ahora, acompañado de unas ilustraciones estupendas, queda bonito de llorar. Ojalá me dieron una columna mensual. ¿Se nota la petición? Espero que sí.

-> He continuado ejerciendo como vedette en ‘Lecturas’ y puedo decir que, claro, trabajar en la revista con mejores titulares y portadas de la década es un plus a tener muy en cuenta. Y, de paso, estoy tan al día de cualquier pequeño detalle que ocurra en la actualidad que soy una fuente inagotable de datos inútiles. Es mi superpoder.

-> Los chicos de ‘Pellizco en la nuca’, el cómic que deberíais estar ya regalando a todos vuestros seres queridos, me pidieron que les presentara en Madrid y dije sorprendentemente que sí. Un pasito adelante en el que disfruté, pregunté sobre nudes y mensajes y traté de no hacer todo aquello que siempre me molesta. Igual no lo conseguí pero, oye, yo le puse voluntad.

-> He escrito mucho menos aquí de lo que me gustaría pero, a veces, a uno se le va el tiempo de las manos. Es mi propósito para el nuevo año. Son ya muchos actualizando este blog y no ha llegado el momento de dejarlo morir por los posts de instagram. Claro que allí me lo paso también muy bien.

-> He ido a más conciertos de lo esperable, contando, evidentemente, que no suelo ir a conciertos. Lo de la gente, los empujones y el calor no es para mí. Y me he reconociliado con esta cosa que debe ser ya de señores mayores. A ver si, a estas alturas, se me despierta una curiosidad innata y termino hasta pisando un festival. No me lo creo ni yo.

-> He viajado mucho menos de lo que me gustaría y posiblemente mucho más cerca pero no me importa. Preparar maletas, planear horarios y elegir destinos es una actividad que no le viene bien a mi organización germánica. Para la próxima década las cosas seguro que cambian.

-> Es una cursilería sensiblona pero no puedo dejar de decirlo. Me he visto rodeado de gente estupenda. Siempre ha sido así, la verdad, tampoco puedo ocultarlo, pero de repente todo ha encajado muy bien -cuando podría haber sido lo contrario- y es una sensación extremadamente placentera.

He perdido mucho tiempo mirando redes sociales, he tomado mucha cerveza, tanta que podría contarse por toneladas, he hecho un buen número de memes que me dan risa a mí mismo, he escuchado y me he enfadado, he tenido más de una pataleta que se me han pasado en cinco segundo, he llorado y he vuelto a tener cierta ansiedad, me he comprado poca ropa y he amortizado la que tenía, he leído más en verano que en cualquier otro momento, he desvirtualizado a gente y me he escondido de otra, he acumulado varias libretas más en blanco y no encuentro una mochila que me guste. He disfrutado el año y he perdido -más- pelo. He dejado pasar el tiempo y no he atesorado nada. He visto ‘Suspiria’ y a Isabelle Huppert a través de stories. No me acostumbro a mi voz ni a hacerme fotos. Tampoco es que me interese. Pasaré el cambio de año en familia y volveré a empezar. Total, ¿acaso hay algo mejor que hacer?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el 29/12/2019 por en Uncategorized.

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Archivos

Facebook

A %d blogueros les gusta esto: