EL HOMBRE CONFUSO

No he hecho nada en estas vacaciones

5ba0080735c81.image

‘¿Qué vas a hacer? ¿Dónde te vas? ¿Lo tienes ya todo listo?’. Los días previos a apagar el ordenador y ausentarme durante un tiempo de las obligaciones laborales más inmediatas escuché estas preguntas casi de forma constante. Un rumor de fondo que saltaba cada vez que anunciaba que el lunes ya no iba a estar por ahí. Poco importaba si la relación era cercana o de simple cortesía espaciotemporal. En vacaciones, para que uno se sienta parte del grupo, para que la sociedad entienda que estás funcionando como toca, debes hacer cosas. Irte de viaje, pasar un semana en una casa rural mimetizándote con la naturaleza o frecuentar las fiestas populares de algún destino cercano. No importa -sí importa- el quehacer, importa tenerlo por delante.

Ante la presión social que se le instala a uno en los hombros, no queda más que la mentira. El disimulo propio del que no termina de encajar pero trata de lograrlo sin que se le note demasiado. ‘Voy a estar unos días en la playa’, respondía a modo de excusa. Rápidamente, la felicidad se instalaba en el rostro de mis contertulios. ‘Tenía un plan, menos mal, es un ser humano’. Poco podían imaginar -aunque no era nada difícil adivinarlo- que se trataba de una visita rutinaria al entorno parental con la peculiaridad que, al ser verano, esta se traslada a escasos metros del mar. Algo que hubiera ocurrido de todas formas, estando o sin estar de vacaciones. Pero eso es algo que ellos desconocían. O que, al menos, tenían poco interés en comprobar.

La realidad es que no he hecho nada estas vacaciones. Nada tan reseñable como para compartir en mi perfil de instagram y recibir alabanzas por ello. He leído -mucho-, he dormido -también mucho-, he bebido cerveza, comido bocadillos y patatas fritas, he dado paseos a cuarenta grados, he visto la segunda temporada de ‘Fleabag’ y he empezado la primera de ‘Euphoria’. He recorrido algunas tiendas sin comprarme nada, he tomado cafés buenísimos y otros repugnantes, he arreglado la copia de una llave y se me ha olvidado comprar una de estas cosas que sirven para enganchar una escoba. También he ido al cine y he odiado a la humanidad. Más lo segundo que lo primero.

Para tranquilidad de todos, he cogido un par de trenes atestados de turistas y he puesto los pies en arena. He cenado en una terraza repleta de niños, me he puesto unas chanclas baratuzas de estas del dedito y he compartido un stories en el que se ve el mar de fondo. Era para ironizar sobre Rosalía pero bueno, sale el mar, que es lo que cuenta. Mi incapacidad para broncearme hace que regrese a la rutina laboral con el mismo tono pétreo con el que me fui pero de eso tiene culpa la genética. También vuelvo con las mismas bolsas bajo los ojos y la misma cara de cansancio crónico. De eso puede que tenga yo la culpa. Y también un poco el calor.

Sé que pagaré cara esta fantasía. Que las vacaciones terminarán volviéndose en mi contra y juzgándome para el futuro -por otra parte, ¿qué futuro?-. Mientras llega mi castigo, pondré mi mejor sonrisa, buscaré un atuendo refrescante, me subiré un poco más el dobladillo del pantalón y afirmaré, con contundencia, que ‘estos días en la playa me han sabido a poco aunque, la verdad, los necesitaba. Ahora ya como si nunca me hubiese ido’. La vida, al final, también es esto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el 14/07/2019 por en Uncategorized.

Navegación

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Archivos

Facebook

A %d blogueros les gusta esto: