EL HOMBRE CONFUSO

El muso

Mano_Martinez_Hugo_1

Mano_Martinez_Hugo_2

Mano_Martinez_Hugo_3

Mano_Martinez_Hugo_5

Mano_Martinez_Hugo_7

Mano_Martinez_Hugo_8

Mano_Martinez_Hugo_11

El muso apareció por sorpresa. No sé decir muy bien cómo supe de su existencia. Un día no conocía nada de él y, al siguiente, estaba. Como caído del cielo. Del cielo de los musos claro. Para mí empezó siendo Peter. Luego descubrí, por casualidad -como todo en la vida del muso-, que se llamaba Hugo. Su nombre real me duró bien poco. De repente, todo el mundo le llamaba el muso. Artículo mediante. Fuente de inspiración para artistas de la imagen, el muso protagonizaba exposiciones, collages y sesiones de fotos. En casi ninguna llevaba ropa. Tampoco es que la necesitase. El muso es la materialización ascética del nudismo. No lo vive, lo genera. Todo a su alrededor entra en una catarsis nudista con su mera presencia. Magia erótica. Cosas del muso.

Si no me equivoco, algo que tampoco estaría fuera de lugar, fue Ramón Tormes quién bautizó al muso. Le acogió en su seno, le transformó en obra y encontró en su interior -y exterior- la inspiración que necesitaba. Fue animal, fue fantasía. El muso campaba a sus anchas por las redes sociales y uno, que es muy de comprar con los ojos, no pudo evitarlo. Le llamé el muso y me respondió con un ‘¿tú también?’. Pobre, no sabía lo que le venía encima. El muso se institucionalizó. Cayó preso de la censura, despertó el interés sexual de medio mundo virtual y convirtió la mudanza en su estado natural. No sé dónde vive el muso ahora. Posiblemente ya se encuentre en otra ciudad. Tal vez ni exista y todo sea fruto de la imaginación colectiva. Si no mandase audios de vez en cuando, lo tendría claro.

Hace un par de días recibí un nuevo mensaje en mi vulgar móvil. Respondí incluso antes de leerlo. Ya sabía lo que quería. Era el muso apremiándome. ‘¿Cuándo vas a sacar las fotos?’. Para él no existe la noción del tiempo. Tiene suerte incluso para eso. Hablamos un minuto antes de que las obligaciones me devolviesen a la realidad. La losa seguía pendiendo sobre mi cabeza. No me importó. El muso es capaz de transmitir felicidad incluso cuando parece que no quiera hacerlo. Entonces lo entendí todo. El poder del muso. A ver quién es el valiente que se atreve a contradecirlo. Yo no, desde luego. Ya tengo bastante con lo mío.

Como era de esperar, el camino del muso acabó tropezando con el de Mano Martínez. Era cuestión de tiempo. Se llamaban el uno al otro sin ni siquiera saberlo. De Mano poco más tengo que decir –ya lo hice antes-. Bastión incansable de lucha contra la censura. Ya lleva tres cuentas en instagram cerradas una detrás de otra –ahora reside aquí-. Pese a taparlo todo. Pese a que en su perfil nadie puede ver nada más allá de lo que se encontraría en una playa. Pero ni con esas. ¿Qué mueve a alguien a denunciar el trabajo, erótico, sí, de un fotógrafo? ¿No sería más sencillo continuar con la vida como hacemos todos al cruzarnos con algo que nos disgusta? Algún día tirará la toalla y lo lamentaremos. No nos quedará más que encomendarnos al muso. Como si pudiésemos hacer otra cosa.

3 comentarios el “El muso

  1. peyreffite
    01/03/2018

    Igual se puede ser más guapo, pero es complicado.

  2. Ramon Tormes
    01/03/2018

    GENIAL!!!!

  3. antonioruedablog
    02/03/2018

    Que maravilla!!💙

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el 01/03/2018 por en Uncategorized.

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Archivos

Facebook

A %d blogueros les gusta esto: