EL HOMBRE CONFUSO

Algunas razones

DOhCtWaXcAAYHLj

Al señor Paco Tomás le conocí, virtualmente, cuando todavía no sabía que era el señor Paco Tomás. De hecho, era la mano misteriosa que se escondía detrás de una rubia con pompones. Conchita se llamaba, como la poligrafista, y no paraba quieta ni un instante. Siempre rodeada de chulazos, siempre haciéndonos creer que su vida era un constante sobresalto. Y eso que, por aquel entonces, no existía instagram. Me quedé prendado de Conchita -Fernández de Góngora, para más datos- desde el primer instante. Seguía sus aventuras con devoción, como hay que seguir todo lo que conocemos en la distancia. La tía un buen día desapareció y todavía me sigo preguntando qué habrá sido de ella. Igual se ha instalado en Ibiza y regenta una de esas discotecas de éxito. Igual es la propia poligrafista y nadie se ha dado cuenta. A saber.

Por el universo de Conchita deambulaba un apuesto caballero sin nombre. O al menos, mi memoria selectiva ha decidido borrárselo por mucho que, seguro, lo confesó en más de una ocasión. También él tenía su bitácora -nótese la inclusión del término para dotarlo todo de aire de columnista-. Y como no, también le perdí la pista. Como detective no tengo precio. No recuerdo muy bien cómo le reencontré. Sería en la radio, quiero pensar, aunque, posiblemente, fue en la televisión -el misterio de la radio, ya saben, reviste cualquier historia-. A partir de entonces, le seguí desde la clandestinidad. Él había cambiado a Conchita, Dios la tenga en su gloria, por una tal Xisca, mercera de origen mallorquín y cuya madre está o estaba en la cárcel. Y yo… Yo vivía instalado en la confusión.

Poco a poco aprendí que el señor Paco Tomás es la materialización del renacimiento. Un cúmulo de talentos concentrados en una cintura de avispa. Canta, baila, escribe, presenta, guioniza, se desnuda y todo lo hace bien. Aunque siga teniendo la fantasía, el pobre, de que posa más con ropa que sin ella. Meras justificaciones para contentar el pudor ajeno. Presentarse como adalid del pezón suelto y el slip blanco es, sin duda, la mejor de las opciones. Abrazar el nudismo es garantía de éxito, sobre todo, si eres capaz de combinarlo con un don para el análisis y la argumentación tan poco corriente. Para alguien que solo escribe chorradas -aquí, servidor- es motivo de envidia. No sé si sana o de las de empujar por la escalera, pero envidia, al fin y al cabo.

‘¿Y todo este preámbulo para qué?’, pensará alguno que, desde luego, se ha equivocado de sitio. Pues para contar que Paco ha recopilado su dilatada -y lubricada- trayectoria como articulista y columnista en un estupendo volumen titulado Algunas razonescomprar aquí-. Y no, esto no es un post patrocinado aunque, si pudiese, invertiría dinero en auparle a los cielos -tener amigos talentosos es una suerte pero, a la vez, una ruina para el bolsillo-.  Una misión arriesgada que ha decidido emprender en solitario, arropado, eso sí, por un nutrido grupo de incondicionales. Resulta irónico pensar que alguien tan valiente para tantas cosas se confiese miedoso para casi todo. Y lo haga solo, en una silla y con un libro en mano que supone más que un striptease integral.

Siempre he pensado que Paco debería estar ya en televisión, conduciendo un magacine y opositando para reina de las mañanas. Méritos no le faltan. Y talento tampoco. Que vaya tomando nota quién corresponda, que no tenemos todo el día.

Aquí, el collage íntegro que puede verse en la imagen de portada, obra de Ramón Tormes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el 26/01/2018 por en Uncategorized.

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Archivos

Facebook

A %d blogueros les gusta esto: