EL HOMBRE CONFUSO

Manuel

Mano_Martinez_Manuel_1_hombreconfuso

Mano_Martinez_Manuel_7_hombreconfuso_preview

Mano_Martinez_Manuel_9_hombreconfuso_preview

Mano_Martinez_Manuel_2_hombreconfuso_preview

Mano_Martinez_Manuel_3_hombreconfuso_preview

Mano_Martinez_Manuel_4_hombreconfuso_preview

Mano_Martinez_Manuel_8_hombreconfuso_preview

Un día me escribió Mano Martínez, autor de las fotografías que pueden ver arriba, para preguntarme si me gustaría sacarlas en este blog. No sé en qué momento se le pudo pasar por la cabeza que mi respuesta podría ser negativa. No sé, confusión transitoria, imagino. Resulta que, días antes, había quedado con Manuel -@manu_mcgrath en instagram- y de aquel encuentro habían salido estas imágenes. Antes de abrir la carpeta le dije que sí. Conocía al modelo, conozco a Mano y, sobre todo, me conozco a mí. Con un click confirmé la predicción. No podía estrenar el año en mejor forma. Hombres desnudos. Si esto es el principio, ¿cómo llegaré hasta diciembre? Qué nervios.

‘Ya me dirás que te parecen’, me escribió en el colmo de la modestia. Encadenar proyectos y alabanzas parece que no es suficiente para que uno se crea su trabajo. No que no se lo tome en serio, sino que piense que es una genialidad. En este caso, lo es. Tampoco descubro nada nuevo al que haya seguido la trayectoria de Mano. ‘Son una maravilla’, tecleé en una conversación de instagram. ‘¿Tú crees?’. En ese instante no sabes si odiarle o abrazarle. Bueno, sabes perfectamente lo que quieres hacer pero te tienta la maldad. Si no le conociera pensaría que lo hace por mera cortesía. Pero no. El encanto ese que derrocha es pura realidad.

La primera vez que supe de él fue a través de su trabajo, claro. Contando que fotografía a señores desnudos hubiese sido extraño de otra forma -por si alguien no lo sabe, es una de mis principales aficiones-. Estuve siguiéndole por blogs y webs, por páginas y redes sociales cuando no eran tan sociales como ahora. No recuerdo cómo comenzamos a hablar. Algo extraño pues presumo de buena memoria. Desde entonces, no hemos parado. Hace poco, nos encontramos. Le dejé pasar y compartimos minutos de silla contigua sin saberlo. Él, porque yo lo tenía claro. Miró buscándome, el pobre. Me había avisado que iría. Llegó tarde y mi malicia hizo el resto. A veces, crear expectativa es mucho mejor que materializarla.

No sé qué le deparará el 2018. Tampoco sé lo que me deparará a mí. Sí sé que volverá a pasar por aquí pronto. Tiene nuevas fotografías en la recámara y parece que llegarán al blog confuso antes que a ningún otro sitio. Dos primicias, ahí es nada. Mientras tanto, aprovechen el tiempo y pasen por su instagram. Y compren, que uno no vive del aire. Hace poco, Mano se editó esta estupenda caja con 10 de sus originales. Hombres desnudos para llenar una casa. Regalar fotografía siempre es una buena opción, aunque no sea navidad. Y si es de Mano, todavía más. Basta echar un vistazo a su trabajo con Manuel para convencerse.

Por cierto, ¿y si le pido al año nuevo amanecer un día con ese cuerpo? Por saber qué se siente, más que nada. Puro egoísmo onanista. No me culpen. Aunque no lo parezca, yo también soy humano… Ay.

Un comentario el “Manuel

  1. antonioruedablog
    08/01/2018

    Que maravilla!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el 08/01/2018 por en Uncategorized.

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Archivos

Facebook

A %d blogueros les gusta esto: