EL HOMBRE CONFUSO

Escribir lo que la gente quiere leer

rs_1024x759-140202111537-1024.Phillip-Seymour-Hoffman-Capote-Movie.jl_.020214

Estaba escuchando esta tertulia con cuatro de mis columnistas de cabecera -una expresión horrible pero que sintetiza a la perfección a estas horas de la noche; tampoco pretendo filigranas, lo reconozco- cuando han abordado, claro, uno de los grandes temas del articulismo en los tiempos de twitter. Y no, no es el talento literario de los presentadores de televisión, aunque también. Casi a la vez, Maruja Torres -añadan aquí la expresión de antes- se dejaba caer por el programa de Buenafuente para encadenar lecciones vitales, profesionales, espirituales, con aparente sencillez. Un repaso con las manos abiertas a lo que debería ser el mundo real y, desgraciadamente, lo que no es. “Los lectores se han convertido en creyentes”. Ay, Maruja…

Escribir lo que la gente quiere leer. No hay nada más de moda. Total, ¿queda alguien capaz de adentrarse en aquellos textos que sabe, o intuye, que no le van a gustar? ¿Para qué si tiene al alcance del dedo decenas de artículos gratuitos que colmarán sus ansias orgásmicas? Solo compramos el pack, el discurso íntegro, sin fisuras, sin bailarle ni una coma. Nos da tranquilidad, serenidad y un poco de gustito. Nos sabemos comprendidos -¡tenía razón!- y evitamos tener que replantearnos asuntos que dábamos por cerrados. La comodidad ante todo, oiga. Pero no contentos con esta paz de espíritu, corremos a afearle al que se mueve un poco su actitud arribista. Aunque no nos lo haya pedido. ‘¡Semejante desfachatez! Venir aquí, a mi mundo virtual, a llevarme la contraria… Ah, ¿que no estaba hablándome a mí?’.

La satisfacción impostada para evitar el linchamiento. Despertarse con la masa enfurecida pidiendo tu cabeza no es cosa para tomársela a broma. Igual sí, claro, pero no todos tenemos el estómago tan fuerte. Hagan la prueba. Ahora mismo, da igual cuando estén leyendo estos párrafos, ha saltado una noticia en twitter. Un último bombazo dispuesto a cambiar nuestra existencia. Todos sabemos qué debemos poner para nadar a favor de la corriente. Ese tweet que, con suerte, pasará desapercibido entre la multitud y nos hará partícipes de la euforia o indignación colectiva. Da igual que no sea lo que pensemos o que le veamos matices discutibles. No estamos para flecos. Ante la explosión de notificaciones, mejor surfear sin mucho aspaviento.

En el precio del artículo entra el escarnio público. La ristra de comentarios en redes sociales deseando, como mínimo, tu extinción del planeta. Hables de lo que hables, escribas de lo que escribas. Cuarenta euros limpios, con suerte, bien valen que alguien te insulte. Aunque hayas parido tres párrafos en diez minutos sobre un libro de memorias de una cantante sin edad para tener un libro de memorias. Solo leemos lo que sabemos que nos va a complacer y, de no ser así, la culpa es tuya por haberlo escrito mal. Vuelve otro día a ver si te lo has cocinado mejor. ¿Rendirse a la demanda no será la forma más fácil de continuar en un oficio que hace aguas? Multipliquen la cifra anterior hasta dar con un sueldo más o menos digno y luego me cuentan.

Hace cosa de unos días, recibí un mensaje afeándome un texto que había escrito para una publicación en papel que acabó también en formato online. Vamos, que tuvo que hacer el esfuerzo de buscarme en google, que, dicho sea de paso, es ya una ardua tarea. Le respondí con educación y confusión. Nunca más se supo. Sinceramente, qué aburrimiento. “Sentarse y mirar a los ojos es fundamental”, dice Maruja. A ver cómo soluciono esto en twitter. Con lo bien que se está en un instagram repleto de hombres desnudos. Total, si ya nadie lee nada, ¿qué hace uno predicando en este desierto virtual?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el 16/10/2017 por en Uncategorized.

Navegación

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Archivos

Facebook

A %d blogueros les gusta esto: