EL HOMBRE CONFUSO

Los penes

lally-homotography-nydiary-01

Al final, todo es una lucha de penes. Sacarlo sobre la mesa y presumir de la dotación que la naturaleza te ha concedido. Como si hubieses hecho algo. Como si dependiese el tamaño del esfuerzo propio. Acomplejemos, que es algo a lo que llevamos cogiéndole el gusto durante unos cuantos siglos. Veo, a diario, enfrentamientos a pene descubierto. Sea entre columnistas de periódicos o representantes políticos. Choques empalmados para hacerse con el poder fálico. Y nos gusta, claro. Les imaginamos hablándole a su glorioso pene cada mañana delante del espejo. Posando en él -pobre- todas sus esperanzas. Construyendo su castillo de ego sobre esa base tan voluble, tan cambiante, tan poco fiable. No todo crece cuando uno quiere. Tampoco decrece al antojo. No queda otra que convivir con ello, deben pensar mientras lo muestran, erguido y brillante, esperando que su sola visión sirva para detener ejércitos. Si ha funcionado a lo largo de la historia, ¿por qué no va a hacerlo ahora?

Los penes -hablaría de pollas pero me resulta mucho más entretenido hacerlo de penes- se han convertido en los reyes de las redes sociales. El motor del mundo virtual. La moneda de cambio más extendida en el siglo veintiuno. Era de esperar, siempre lo ha sido. Cualquiera que eche un vistazo a los buzones privados que se desparraman a lo largo del universo se encontrará con un sinfín de miembros viriles campando a sus anchas. Para eso se han inventado. Las redes, no los penes. La normalización de la erección. La fraternidad masculina llevada al extremo. Esto, imagino, era lo que esperábamos de la evolución. Derribar los tabúes que nos impuso el cristianismo a golpe de polla. Ellos nos las taparon. Nos toca a nosotros resolver el entuerto. Ay, el día que los hombres heterosexuales entiendan que no pasa nada. Que lo suyo es también lo de los demás, que en su pene está la clave, que tienen la solución a los problemas del mundo al alcance de la mano. Masturbarse por la igualdad. Ese día…

El pene como nexo de unión. Como materialización de la comunión, como ejemplificación del sectarismo. Hablar de penes para dejar claro que estamos en el mismo bando. Hablar de penes porque la sociedad así nos obliga a hacerlo. Vivir constantemente en esa enajenación mental que produce una erección. ¿Cómo no va a revolverse el movimiento feminista ante la hegemonía fálica que nos rodea? ‘Es pollón‘. El dato que interesa. Lo único que redime todo lo demás. Puede ser un perfecto gilipollas -pollas-. Puede avergonzar a la especie humana. Pero tiene pollón. Ah, entonces, no pasa nada. Todos tienen pollón, no se equivoquen. La presión social impide que alguien reconozca que lo suyo no ronda las dimensiones estratosféricas. De la misma forma que censura haber compartido cama y semen con alguien cuyo pene entra dentro de las estadísticas. Ganarse el respeto con centímetros. ¿Y? ¿Acaso ahora esto va a ser un problema? Que saque el pene quién esté libre de pecado.

Hace poco me preguntaron como quería etiquetarme para un asunto que nada tiene que ver con el que hoy nos ocupa. Debería haber dicho ‘experto en penes’. Perdón, ‘erudito en penes’. Mis seguidores en twitter lo hubiesen agradecido. Estoy convencido. Y mi carrera literaria más. Ríndanse a las bondades del majestuoso pene. El todopoderoso. El único capaz de salvarnos de ésta. El pene.

Arriba, parte del diario visual de Joseph Lally.

Un comentario el “Los penes

  1. Denis Corso
    29/09/2016

    Jolín, no sé si he pillado bien el significado de esta entrada. No sé si hablas metafórica o literalmente de penes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el 29/09/2016 por en Uncategorized.

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Archivos

Facebook

A %d blogueros les gusta esto: