EL HOMBRE CONFUSO

Oscuridad total

pool-homotography-kult-15

Él supo que ella lo había dejado cuando vio que empezaba a fumar otra vez.

¿Es aquí donde empieza?

No lo sé. No sé donde empieza. Aquí es donde estoy.

Sé dónde estás. Estás aquí. Ella lo había dejado, ¿pues?

Años atrás, él había fumado, pero no cuando se conocieron. Así que ella dejó de fumar, como hace la gente cuando está enamorada. Empiezan a fumar o lo dejan o cambian de marca. La gente lo hace para estar de acuerdo, al menos en eso. Mucho después, ella empezó a fumar otra vez.

Hace un par de días comencé a leer ‘Oscuridad total‘, de Renata Adler. Reconozco que todavía no tengo claro qué piensa contarme, ni cómo va a hacerlo, pero encuentro tantos párrafos magníficos que abriría un tumblr solo para copiarlos y compartirlos con el mundo. Puede que termine odiándolo, todavía no lo sé, y creo que esa sensación me gusta. Tiene Adler un duro reto por delante: igualar mis últimas lecturas, todas más que satisfactorias. Bueno, casi todas, pero eso lo dejo para nuevos posts -tampoco voy a quemar cartuchos a lo loco, que luego, miren, casi dos semanas sin pasar por aquí-. Así es como se pasa el verano en el mundo confuso. Mucho calor, muchas lecturas y mucha cerveza. Y escribir sin parar. Y trabajar. Y maldecir el verano con toda el alma. Rezar por el otoño y arrodillarse ante la primera brisa. Qué dura es la vida cuando se observa con el flequillo sudado.

Me sorprende -sí, soy de naturaleza olvidadiza- como seguimos anclados en la misma dicotomía de siempre. Gente que lee y gente que ve la televisión. Como si no pudiesen hacerse las dos cosas. Como si no pudiesen disfrutarse por igual. Todo con tal de aprovechar cualquier excusa para mirar un poco por encima del hombro. Sentirnos superiores buscando víctimas. Juzgar a los demás sin habernos mirado a nosotros mismos. Imagino que para eso se creó twitter. Aquí tenéis mi verdad absoluta. Disfrutad. Bebed de ella. El día que entendamos que nada de esto es real, ese día conseguiremos cambiar algo. Mientras tanto, seguiremos notando sobre nuestra nuca la magnanimidad de aquellos que nos perdonan la vida virtual. Y nos reiremos pensando que puede que todo ocurra al revés. ¿Y si donde ellos creen que no hay nada está todo? Ay, qué terrible es el calor. Cuántas locuras nos empuja a cometer.

En la imagen, una fotografía de la serie ‘The Pool’, de Christoph Musiol.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el 09/09/2016 por en Uncategorized.

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Archivos

Facebook

A %d blogueros les gusta esto: