EL HOMBRE CONFUSO

Silvia

linda-new-york-1990

Anoche, mientras me debatía entre mantener los ojos abiertos hasta pasada la medianoche o abandonarme a la llamada de la cama y acostarme a horas que hubiesen hecho sonrojar a un joven Confuso, decidí invertir parte de mi tiempo en una actividad tan provechosa como comenzar el último libro publicado por la aguerrida periodista -a la par que amiga, lo reconozco- Silvia Taulés. Se trata, ya saben -o deberían saberlo-, de la narración de la historia oculta detrás de uno de los matrimonios que más páginas han llenado en los últimos años. Iñaki y Cristina. Así. Sin apellidos. Como Cher. Aunque, bueno, ya quisieran este par ser como Cher. Ya lo quisiéramos todos, de hecho.

Me bastó la introducción para no poder parar de leer. Rápidamente, uno se da cuenta de que lo que tiene entre manos es algo más que una biografía, algo más que la materialización de un momento, de una familia, de un escándalo. Es el trabajo de mucho tiempo, es la pasión de alguien que ejerce su profesión sin pensárselo dos veces. Una llamada desencadena este improvisado thriller que ha ocupado los últimos años en la vida de una periodista ‘de las de antes’ -qué horror tener que recurrir al pasado para alabar las bondades que parece que el presente nos ha quitado, pero ya saben a qué me refiero-, de las que sabe que la información va antes que el nombre. En Estados Unidos, Silvia tendría ya un contrato sobre la mesa para escribir ficción, una suculenta tentación para colarse en ese cajón de sastre que alguien bautizó como ‘grandes damas de la novela negra’. En España, claro, las cosas van por otros derroteros. Esos de los que parece que no vamos a desprendernos nunca. En fin.

Quedé con Silvia el pasado lunes por la tarde. En una esquina cualquiera de lo que podría ser una ciudad cualquiera. Apareció resplandeciente, saltando a los pies de un semáforo por si no la había visto. Hacía demasiado tiempo que no nos encontrábamos -para que luego digan que detrás de esta pantalla no hay un hombre confuso de carne y hueso-. Me llevé, por supuesto, el libro debajo del brazo para que me lo dedicara. Y lo hizo. Varias cervezas después, lo hizo. Lo que escribió me lo guardo para mí -y para quien tenga la suerte de quedarse con mi biblioteca tras mi muerte- pero, cómo me conoce, la tía. Aposentados al lado de unas aspirantes a blogueras que aseguraban que el chef Jordi Cruz es un grosero por no haberse hecho una foto con ellas, repasamos todo lo que se nos ocurrió a un ritmo vertiginoso. De repente, era de noche.

A Silvia y a mí nos unió una mente brillante, alguien que supo ver una conexión que no se había ni producido -ay, Mr.P., ¡lo que no sepa usted!-. Al final, las cosas no cuajaron como estaban destinadas y cada uno continuó su camino. El devenir de los tiempos virtuales se encargó del resto. Soy de los que tiende a demonizar las modernidades abusando de la ironía -entonaría un mea culpa pero sonaría sarcástico y no, esto no es una columna dominical-. Le doy la espalda a snapchat y me quedo tan tranquilo. Luego, claro, me trago mis palabras. De no haber existido estas denostadas redes sociales yo no podría presumir, a día de hoy, de codearme con una colaboradora de The New York Times. Entiendan que me pavonee un poco. Y ustedes, si valoran aunque sea mínimamente lo que aquí queda escrito, cómprense el libro. Lean sus artículos. Aprendan lo que quiere decir la gente cuando habla de periodismo. No hace falta que me lo agradezcan. Aquí, ya saben, vivimos para complacerles.

En la foto, Linda fumando, pero bien podría ser Silvia.

Un comentario el “Silvia

  1. sguinovart
    25/05/2016

    La madre! Eres muy bueno, cabrón!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el 25/05/2016 por en Uncategorized.

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Archivos

Facebook

A %d blogueros les gusta esto: