EL HOMBRE CONFUSO

De lo que no se habla, no existe

a_thing_of_beauty_03

Leo que un árbitro que ha sufrido en sus propias carnes los estragos de la homofobia asegura que quiere hacer carrera política en el mismo partido que se manifestó por calles y plazas para negarle sus derechos.  Y no contento con eso, dice que lo hace por defender los derechos que ese mismo partido ha ninguneado. Veo como cada vez se producen más agresiones en los centros de las grandes capitales contra personas del colectivo lgtb mientras algunas asociaciones niegan la realidad escudándose en una mayor visibilidad de las denuncias. Observo la absoluta impunidad con la que las autoridades eclesiásticas vulneran, repetidamente, la dignidad de homosexuales, transexuales y bisexuales y como nadie, nadie, hace nada para remediarlo -será que mis sentimientos no son tan importantes como los suyos, claro-. Compruebo cada día el nulo interés de los representantes políticos en atajar la discriminación por razón de orientación e identidad de género desde la educación, obviando el problema existente en las aulas y mirando hacia otro lado. Me indigna que se premie a personajes que llevan su homofobia por bandera y consideran que el problema es mío por no saber entender su ‘sentido del humor’.  Me entristece la homofobia latente dentro del propio colectivo ltgb, más preocupado por mirar por encima del hombro que por ponerse en lugar del otro. Me entristece pero, sobre todo, me preocupa. Me molesta que todavía no hayamos levantado la voz contra las ‘microhomofobias’, contra la presunción de heterosexualidad, contra el ‘¿ya tienes novia?’, contra esa normalización que solo busca que guardes tus cosas para la intimidad de tu casa -cada uno que haga lo que quiera pero que no se note-. Me cabrea que hayamos entrado tan rápido en el juego, obnubilados por los brillos de lo conseguido y ajenos a lo que nos queda por conseguir. Eso es lo que buscaban. Eso es lo que parece que han conseguido.

Y ahora, pregúntense por qué necesita el mundo un día contra la lgtbfobia, un día para inundar las redes sociales y colarse en los trending topic. De lo que no se habla, no existe. Así que ya saben, hablen, mucho,  todo lo que puedan. Y no caigan en el miedo, en el odio que se fomenta desde las instituciones. No se dejen engañar por promesas de futuros resplandecientes, de sensuales opulencias y cuentas bancarias repletas de dígitos. No son más que espejismos. No voten homofobia. No voten machismo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el 17/05/2016 por en Uncategorized.

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Archivos

Facebook

A %d blogueros les gusta esto: