EL HOMBRE CONFUSO

La pesadilla del colaborador web y freelance

portrait-steve-macqueen-1960-c2a9-barry-feinstein

Observo con cierto temor -creciente- todas y cada una de las declaraciones de los dirigentes del país acerca de los trabajadores autónomos. Cada uno, ya saben, barre hacia su casa y se preocupa por lo suyo. Menos mal que no todos no somos igual de egoístas, si no, apañados estábamos. Pero a lo que iba. Hace cosa de unos tres años dejé la comodidad del contrato laboral -o más bien él me dejó a mí- y pasé a engrosar esa larga lista de residuos sociales que dicen trabajar por cuenta propia. Fui a una oficina gris, hice mis papeles, me di de alta en cosa de media horita y pasé a facturar cada mes como si lo hubiese hecho toda mi vida. No hay más complicación para los que, como servidor de ustedes, ‘no tienen nada’. Luego hay quién se extraña, viendo las declaraciones fiscales de políticos de nuevo cuño, que no tengan dinero en cuentas corrientes o propiedades a su nombre, pero, claro, es gente que vive muy alejada de la realidad. Por regla general, los treintañeros no tenemos nada. Bueno, sí, canas incipientes, pero poco más.

Así, sin pretenderlo, pasé a responder con un ‘soy colaborador freelance’ a quién me preguntaba por mi forma de sustentarme. Yo, que llevaba muchos años escribiendo por placer en este blog, entrando de lleno en la mercantilidad de la palabra. Quién me ha visto y quién me ve. De algo se tiene que vivir. Aunque, tal vez la cuestión sea matizar el ‘vivir’. Para que una persona sin demasiados gastos pueda subsistir como colaborador en medios digitales debe escribir entre 55 y 70 artículos al mes. Y eso partiendo de la base de que se trate de medios asentados y bien remunerados. En los demás, donde las cantidades por texto bajan de los 20 euros brutos -incluso de los 10-, la suma se vuelve imposible. Eso implica, si se quiere descansar algún día a la semana, escribir entre 4 y 5 textos diarios, llueva o nieve, truene o haga sol. Prueben a hacerlo durante una temporada y luego vienen a contarme los resultados.

La cosa, claro, cambia enormemente cuando hablamos de publicar en formato físico. El mismo trabajo, exactamente el mismo, puede llegar a cuadriplicar su remuneración si en lugar de en la web, aparece en papel. Así los números empiezan a cuadrar un poco más, aunque las cuantías continúan siendo ridículas. Entenderán, con este panorama, el excepticismo que despiertan las consignas tipo ‘no hace falta papel‘. Por supuesto que no hace falta. Por supuesto que el futuro no puede ser igual que el pasado. Por supuesto que la irrupción de tabletas y móviles gigantes hace que la industria deba cambiar. Pero con estos precios, ¿quién va a poder vivir a partir de ahora? La fuga de colaboradores es más que inminente. Y lo digo yo, que me dedico a escribir sobre chorradas sentado en una silla no demasiado cómoda. Piensen en los enviados especiales, en la gente que, de verdad, arriesga su existencia para que los demás conozcamos la realidad, facturando a 30 euros, menos irpf, cada una de sus crónicas. ¡Qué gran profesional! ¡Qué buenos esos 430 euros al mes que se lleva calentitos!

Con esta situación, entenderán que a uno le inquieten sobremanera los movimientos que se perciben en la lejanía con la manida cuota de los autónomos -día de la marmota-. Terror es poco para lo que siento. Contando que ya hemos visto como se pretende obligar a pagar 45 euros a los que no llegan ni al salario mínimo interprofesional -actualmente hay jurisprudencia que les exime del pago-, una aberración que evidencia la poca visión -o la mucha picardía- en el tema, la cosa puede ponerse muy complicada. Auguro tiempos muy negros para los pobres colaboradores freelance. Y ya no digamos a los que se ciñen a la web y los medios digitales. No es nada que no pueda extrapolarse a casi cualquier sector profesional, sí, lo sé. Así de triste es la situación que vivimos. Esa que se nos niega y maquilla. Pero, como decía al principio, cada uno barre para lo suyo. Y yo ya tengo la moqueta repleta de polvo…

En la imagen, Steve McQueen, porque algo bonito había que sacar de todo esto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el 14/03/2016 por en Uncategorized.

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Archivos

Facebook

A %d blogueros les gusta esto: