EL HOMBRE CONFUSO

¿Y si, al final, resulta que no se puede?

tumblr_mrndelGlIo1s4znkyo1_1280

Resulta muy complicado alejarse de la realidad, cuando, en verdad, esas son las verdaderas vacaciones. El devenir social nos ha puesto en un punto de no retorno. Uno en el que medimos a los demás con una vara muy distinta de la que utilizamos para nosotros mismos. Uno en el que exigimos comportamientos que no realizamos, en el que pedimos demasiado y ofrecemos muy poco. No nos importan las consecuencias de nuestros actos pero queremos que las de los demás nos respeten. Creemos poseer la verdad y menospreciamos a cualquiera que trate de rebatirnos. Hemos conseguido, gracias a la ilusión de la palabra escrita, que nuestras opiniones suenen categóricas, que nuestros rebuznos de barra de bar creen escuela y nos condecoren como líderes. Aupamos a la cúspide del pensamiento a seres que no son más que pura indiferencia, mediocridad en ciento cuarenta caracteres. Y parece que a nadie le molesta.

Subtitulamos nuestro nombre con una profesión, con un mero adjetivo, como si eso nos validara de cara a la eternidad. Lo vemos a diario en ese inframundo de redes sociales. ¿Qué debe pasar por la cabeza de alguien para resumirse en un sustantivo? ¿Qué debe pensar para creer que ese sustantivo tiene valor, tiene entidad? Nos hemos convertido, aun sabiendo que ya lo éramos, en meras mercancías. Siempre lo hemos sido, sí, pero ahora somos conscientes y no nos importa. Renunciamos a lo que haga falta con tal de agradar. Fingimos en público y tratamos de matizar en privado. Como antes, claro, pero sin vernos las caras. Mentimos para la humanidad, para los posibles lectores que aterricen en nuestros pensamientos, sin un objetivo concreto, sin un receptor individualizado. Y lo hemos asumido como habitual. Nos creemos dioses. Hemos caído en la necesidad de la declaración. Como si a alguien le importase lo que pensamos. Como si nosotros, en realidad, fuésemos ese alguien.

Podría concretar. Podría hablar de la decepción que me produce ver a personas inteligentes decantándose por opciones políticas que no les pertenecen, del sentimiento de frustración que siente cualquiera cuando ve como las promesas no son más que palabras en el aire a las que se puede renunciar incluso antes de empezar, de la facilidad con que vendemos nuestras ideas cuando alguien nos lo pide. Podría hablar de la apatía social, del tiempo que pasa sin que hagamos nada, de la absurda inversión en redes sociales cuando deberíamos estar haciendo algo que pueda suponer un cambio vital. Podría hablar de los peligros de la nostalgia, de la presencia excesiva en nuestras rutinas, de mirar al pasado para no echar un vistazo al presente. Podría hablar de las cosas importantes, de esas que no quieren que hablemos, de esas que provocan malestar. Podría hablar de muchas cosas pero serían mis cosas.

Cada uno que piense en lo que quiera, que saque sus conclusiones, que lea mis párrafos o que se los salte. ¿Qué más da? A diferencia de muchos, no considero que eso sirva para nada. El mundo continuará sin necesidad de mis aportaciones. Debemos saber qué lugar ocupamos. No es difícil, tan solo hay que prestar un poco de atención y dejarse los egos en casa. Sabiendo la casilla que ocupamos podremos enfrentarnos a todo con mucha más entereza. Claro que, ¿para qué queremos entereza cuando tenemos followers? A la felicidad por el onanismo virtual. Eso es lo único que cuenta hoy en día. Eso recordaremos de los años 10.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el 02/03/2016 por en Uncategorized.

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Archivos

Facebook

A %d blogueros les gusta esto: