EL HOMBRE CONFUSO

Ellos pueden pero tú no

Alternate cover (No logo)

Hago un requiebro en mi intención de celebrar, de forma pausada, el décimo aniversario de este blog motivado por la actualidad y esa pulsión que me lleva a tener que poner por escrito los pensamientos que se me van acumulando a lo largo del día. Podría no hacerlo, pero lo voy a hacer. Son las ventajas de regentar mi propio cortijo. Ayer, en plena vorágine de la libertad de expresión y el sentimiento religioso, tuve que asistir a varias opiniones que pedían rigor científico en el análisis de los eventos, un estudio en pureza, sin mezclar con otras cosas, sin comparar con nada más. Como si eso, en el momento temporal en el que nos encontramos, fuese posible. Hablo, claro, del juicio que ha abierto todos los programas y telediarios, la cita más trascendental en un país repleto de casos de desvíos y malversaciones de dinero público, ese que todos aportamos cada mes con el sudor de nuestras manos. Es la dictadura del click, de las visitas, del número de comentarios.

No hay que ser experto en nada para entender que si alguien ha cometido un delito tipificado debe acudir al juicio y atenerse a lo que dictamine el juez. Cuestión distinta es el preguntarnos por qué continúan tipificados determinados comportamientos, a quién le ha interesado que ahí continúen y quién no ha hecho nada para modificarlos. Nos hemos acostumbrado demasiado a dar las cosas por sentadas, como verdades inamovibles, cuando, al final, todo es revisable y adaptable. Pero no es eso lo que pretendía resaltar. Tratar de analizar este caso como una pieza separada es no entender nada de la realidad. Pensar que uno debe ser lo suficientemente racional como para asumir que los sentimientos de unos son mejores que los de otros es pedirle lo imposible a un ser humano tan imperfecto y vulnerable como el que aquí les escribe. Tratar de no comparar la ofensa que se esgrime desde las instituciones católicas cuando son precisamente éstas las que llevan siglos ofendiendo es, al menos para mí, un reto muy difícil de asumir.

Muchos, muchísimos, estamos hartos de asistir a manifestaciones públicas de responsables de la iglesia católica donde se nos insulta, se nos cuestiona, se afirma que estamos enfermos, que necesitamos cura, que no somos seres humanos completos y nadie hace nada al respecto. No vemos a las administraciones públicas, a través del organismo que le corresponda, personarse en ningún juicio para reclamar la vulneración de la dignidad de una parte importante de la ciudadanía. Pasamos la noticia de muro en muro, la comentamos y con eso nos quedamos. Muchos, muchísimos, nos sentimos atacados, menospreciados, abandonados por los que se supone que deben velar por nuestros intereses. Y sí, continuamos viviendo, ¡más faltaría! Pero entenderán que, cuando vemos como esos que nos atacan se envuelven en el manto de la ofensa, algo se nos remueva por dentro. Indignación cuanto menos.

El sistema judicial que actúe, que sentencie, que dictamine si los comportamientos son acordes a la ley y que lo haga con independencia. Pero que lo haga en todos los casos. Aquí no se trata de justificar nada, de escudarse en nada. Se trata de que el mensaje ha quedado muy claro. Sus sentimientos religiosos son más importantes que mi dignidad. Por la ofensa a sus sentimientos religiosos uno puede terminar en la cárcel. Por la ofensa a mi dignidad no hay ninguna consecuencia. Y ahora aferrémonos al tipo legal -cómo si en los demás casos no hubiese una normativa aplicable-. Hagamos como que esto no viene por nada más. Analicemos en pureza. Benditos sean los que son capaces de hacerlo. Yo, desde luego, no puedo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el 19/02/2016 por en Uncategorized.

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Archivos

Facebook

A %d blogueros les gusta esto: