EL HOMBRE CONFUSO

Vuelve a Madrid que ya es septiembre

11949301_10153499421279526_1216390568706895368_n

Háganme un favor. Sí, a mí, a esa persona que no conocen de nada pero que han aprendido a amar a lo largo de los años. Puede que sea pedirles demasiado, abusar de su confianza, pero para algo han decidido caer aquí. En realidad es su problema y no el mío, pero a lo que iba. Háganme un favor, renueven sus referentes. Quedan menos de veinticuatro horas para que comience septiembre y ya tengo miedo. Escucho las hordas de tópicos trotando en la lejanía. Llegan los retuits, los ‘qué me he perdido’, los ‘es el peor lunes del año’, los ‘voy a perder el moreno en dos días de oficina’ y lo peor, los de ‘el año empieza en septiembre’. ¿Qué daño les ha hecho la humanidad para que tengan que vengarse de esta forma? A España, al mundo, le gusta un lamento -boliviano-, les gusta un quejío profundo, de los que empatizan con la desgracia humana, pero para eso tienen a sus amigos, esos con los que desayunan tostadas con tomate en sitios con sillas pretendidamente recicladas, esos con los que comparten largas tardes de confidencias y sonrisas rodeados de cafés donde es más fácil chapotear que beber. Martirícenles a ellos. Nosotros no hemos hecho nada más que aguantarles.

Las redes sociales han entrado en un hastío del que debe ser complicado salir. Me sorprende como los recién llegados caen en los mismos errores que creíamos ya superados. Un escalofrío recorre mi espalda cada vez que alguien felicita la llegada de un nuevo día, alguien anuncia que deja su twitter en silencio para conciliar sus horas de sueño -una despedida a la francesa siempre es una buena despedida-, o alguien copia y recopia las mismas citas vacías de contenido de supuestos escritores. ¿Es esto la naturaleza humana de la que tanto se habla? Nos hemos -se han- empeñado en hacernos creer que las redes sociales tan solo ofrecen impostura, versiones mejoradas de nosotros mismos basadas en ficción y mentira. Como si no hiciésemos lo mismo en la vida real. Como si la gente hubiese aprendido a camuflar la realidad con el nacimiento de facebook. Mostramos más de lo que somos en cualquier tweet que en una conversación. Dejemos de darle tanta importancia al cara a cara, al hacer las cosas como se hacían antes, y comencemos a matar la nostalgia con dosis de futurismo. Conocer gente en la barra de un bar no es mejor que herrar tus caballos antes de partir hacia la capital. Son cosas muertas y como tales debemos dejarlas descansar.

Ha llegado el momento de asumir la existencia permanente de las redes sociales y focalizar nuestros esfuerzos en hacer de ellas algo mejor. Acabemos con los estereotipos, dejemos de compartir los kilómetros que hemos corrido cada día, no fotografiemos lo que vamos a comer si no tiene algo de novedoso, no gritemos ‘a por el martes’ o ‘ya es viernes’, no demos el parte meteorológico, no aburramos a nuestros entregados seguidores con los minutos que esperamos entre metro y metro -seguro que cada uno tiene sus propios demonios, reconozco que estos son los míos-. Detengámonos un par de minutos antes de twittear algo relacionado con septiembre y meditemos sobre ello. ¿De verdad queremos dar esa imagen a la sociedad? ¿Queremos formar parte de esa masa inerte que vive pegada al horario de oficina? ¿Qué será lo próximo? ¿Consultar el blog de Paula Echevarría? Háganse un favor -sí, este es para ustedes- y abandonen el aburguesamiento. No les conviene. No han venido a este mundo para alimentarse de yogures y tortitas de arroz inflado. No es lo suyo. No si visitan este blog de vez en cuando.

Comiencen el mes escuchando Planes de verano de Víctor Algora. Vuelvan a Madrid que ya es septiembre. Después de todo ustedes están bebiendo y yo estoy dentro de la taza. Piensen en los demás y no aburran. No hace falta.

En la foto, el propio Víctor Algora multiplicado.

3 comentarios el “Vuelve a Madrid que ya es septiembre

  1. Ángel Román
    31/08/2015

    Todo lo digital es follable, y todo lo analógico es desfollable; en definitiva, ni carne ni pescado. Conocer “digitalmente” es otra forma de experimentar los cambios tecnológicos en esta sociedad hipermoderna.

  2. Javi
    31/08/2015

    Ai, Confuso, qué bonito recuperar esa canción de Algora en un día como hoy. Me has clavado el mood. Así sí, rey.

  3. primerotemaquillas
    01/09/2015

    Jajaja, lo de la comida me ha encantado ¡No más fotografías de ensaladas Hiper-Mega-Sanas para omitir las restantes 3200 calorías del plato principal.!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el 31/08/2015 por en Uncategorized.

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Archivos

Facebook

A %d blogueros les gusta esto: