EL HOMBRE CONFUSO

Cosifícamente, por favor

CMZ-HOMOTOGRAPHY-COLE-3

Les tengo tan abandonados que no sé por donde empezar. Bueno, sí, por el calor. Imagino que comprenderán que con estas temperaturas que nos acechan día y noche es un tanto complicado encontrar el tiempo y la capacidad mental suficientes como para ver aquí y contar algo. Hubiera podido haberlo hecho con alguna chorrada, un trocito de canción, un fragmento de una novela -por mis manos acaban de pasar Los lugares pequeños del Sr. Paco Tomás y La biblioteca de la piscina de Alan Hollinghurst, que ya tardaba en llegar, ambas perfectas para ello-, pero no, me he mantenido en silencio, que es una actividad muy placentera y muy poco valorada. También podría decir que mi actividad laboral secreta ha sido tan intensa que no me ha dejado un minuto libre, que las noches de poco sueño y mucho sudor me han dejado el cerebro medio dormido o que hay momentos en los que lo único que apetece es vivir sin un techo por encima, pero no serían más que excusas para justificar un hecho: les tengo abandonados. Espero que me lo perdonen en algún momento, que rediman mis pecados mientras se dan un chapuzón en el agua cristalina del Mediterráneo, que dejen para otro momento las mortificaciones y le den una nueva oportunidad a este hombre confuso que tanto les quiere, aunque no lo parezca.

Mucho he estado pensando para mi regreso y lo reconozco, no ha sido fácil. Tengo pendiente, como cada año, el ‘Sobrevivir al verano con…‘, que ahora debería llamarse ‘Sobrevivir al infierno con…‘, tengo pendiente alguna que otra entrevista, sigo esperando a esos lectores nudistas que nunca terminan de decidirse y siempre me dicen que ‘ahora cuando pasen unos meses de gimnasio’, quiero retomar la sección de los instagramers a pesar de las críticas que me nacen cada vez que la hago y del precioso homenaje que me ha hecho una auténtica tuitstar como es Flanagan McPhee -si tienen red social del pajarito, síganle, es imprescindible-. Al final he decidido no saturarles así de entrada y cogerme las cosas con calma, que lo más fácil es que me dé un golpe de calor antes de fin de mes y tampoco es necesario provocar situaciones de sufrimiento así a lo loco. Sé que lo entenderán, y también sé que se pasan el día en la playa nudista y que sería muy bonito que se acordaran de mí en esos momentos, pero parece que ni con esas… Triste destino.

Si hay algo que lleva semanas, meses, rondándome la cabeza es esto -aprovecho, además, para anunciarles, a los que no sepan de mí más allá de este blog, que he puesto mi patita en Tentaciones y espero no quitarla en mucho tiempo-. Los hombres nos hemos vuelto locos. Llevamos años, décadas, siglos, imponiendo nuestra voluntad, haciendo de esta sociedad lo que nos ha dado la gana, menospreciando al que nos ha venido bien y relegando a todo lo que no sea un ‘hombre blanco heterosexual’ a un papel secundario y, en muchas ocasiones, casi anecdótico, pero parece que no tenemos bastante. Ahora, mientras las mujeres toman la iniciativa y nos demuestran que todavía tenemos muchas parcelas que modificar, a nosotros nos ha dado por rasgarnos las vestiduras a la mínima -nada más acorde con los tiempos que corren y con las redes sociales que rasgarse las vestiduras por cualquier cosa-. Estoy cansado y aburrido de leer los mismos comentarios cada vez que una mujer decide escribir sobre un hombre en los términos en que se ha escrito del género femenino a lo largo de la historia. ‘Si esto lo hubiera escrito un hombre estaríamos pidiendo su cabeza’. ¿A qué viene utilizar un pretérito pluscuamperfecto cuando esto ocurre cada día?

Resulta tremendamente paradójico que levantemos la voz en estos casos y nos callemos cada vez que la sección de deportes de un periódico o canal de televisión destaque una noticia de una mujer por el mero hecho de que está buena. O cuando aprovechan la excusa de la ola de calor para poblar el informativo de imágenes de mujeres en topless. O ya con más gravedad cuando se forman nuevos gobiernos y no aparece ni una mujer entre sus integrantes -rápidamente siempre aparece alguien diciendo que llegar a un puesto para cubrir la cuota o el expediente es una burla, y sí, lo es, pero, ¿acaso no había mujeres válidas a su alrededor? Tal vez sería más sensato decir que tener que demostrar el doble cuando llegas a un puesto por el mero hecho de ser mujer sí es una burla-. Por eso uno se reconforta tremendamente cuando encuentra columnas como la de Luz Sánchez-Mellado, que remata con atino antes de que nadie se soliviante: “Ahora es cuando salta el puntilloso de turno con que si esto lo hubiera escrito un hombre sobre mujeres, le habría ajusticiado la policía de género. Dejadme esta revancha. Cuando llevéis dos milenios sometidos a la opresión feminista, os tocará a vosotros“. Evidentemente, ocurrió lo que se esperaba: se rasgaron las vestiduras.

Y en estas nos encontramos en plena ola de calor. En lugar de entregarse a la lectura y los demás placeres terrenales -pongan el ventilador cuando vayan a practicar sexo, no sea que con tanto sudar acaben en urgencias víctimas de la deshidratación-, nos hemos dedicado a sacar al analista económico que tenemos dentro para hablar de Grecia, al experto en igualdad para hablar del Orgullo y al meteorólogo para predecir las consecuencias del cambio climático. Y así nos va. Bienaventurados sean los intensitos, de ellos será el reino de los cielos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el 20/07/2015 por en Uncategorized.

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Archivos

Facebook

A %d blogueros les gusta esto: