EL HOMBRE CONFUSO

10 recomendaciones confusas y literarias

defc18a80dd6d34eccb9abb96dd9ac61

¿Cuál es su excusa favorita para no leer? ¿Que están tan cansados que se duermen por las esquinas? ¿Que casi todo lo que se publica no reúne sus estrictos estándares de calidad? ¿Que las rutinas diarias ya las obligan a leer demasiado como para dedicar también sus ratos libres a hacerlo? No hay nada para autoconvencernos de que son los demás los que nos impiden hacer las cosas, cuando, en realidad, es que no nos da la gana. Mientras España sigue a la cola de países donde menos horas se dedican a la lectura, las librerías se llena de publicaciones a un ritmo frenético -es una de estas paradojas tan habituales en la sociedad actual-. Lástima que las adquisiciones no hayan alcanzado también esta velocidad. Leer se ha convertido en un recurso más para ‘petarlo’ en instagram, como comprarse ropa, cocinar platos deliciosos o viajar a destinos tropicales. Ahora solo nos queda cruzar los dedos y confiar que, tras hacer la foto y ponerle el filtro, la mayoría de usuarios se atrevan a leer el libro.

Este párrafo inicial no es más que una excusa -¿ven? Todos las utilizamos- para hacer un listado de recomendaciones que estoy convencido de que necesitan en sus hogares. No se trata de bestseller -algunos sí-, ni de ejemplares que vayan a encontrar en lo más vendido de El Corte Inglés -algunos también-, simplemente es una relación de esfuerzos literarios con los que me une una peculiar relación, sobre todo con sus autores. Y antes de que empiecen a comentar, criticar y enunciar el sempiterno ‘falta…’, tengan claro que ni una lista significa un numerus clausus -muchas veces es la memoria la que juega malas pasadas y deja puntos esenciales en el olvido-, ni se trata de un mantra que deban repetir. Aquí hemos venido a compartir e intercambiar, que para algo sirve internet. Ah, tengan claro que algunos todavía descansan en mi mesita de noche esperando ser leídos, pero eso no obvia que se los recomiende con fervor. Sé que serán estupendos y sé que deberán tenerlos. Luego ya es cosa suya el leerlos.

1. ‘Palabra de oso’ de Bob Flesh. ¿Han pensando en la cantidad de horas que dedican a ver y buscar pornografía satisfactoria para sus momentos de intimidad? ¿Y si pudiesen acumularlas con las horas de lectura? Pues Bob Flesh se lo pone muy fácil. Gracias a su serie de novelas eróticas protagonizadas por hombres fuertes, grandes y peludos -vamos, lo que todo el mundo necesita a su lado-, van a divertirse, emocionarse, excitarse y sorprenderse todo en uno. La colección Palabra de oso lleva ya seis novelas y está a punto de caer la séptima. Y como los ebooks se los lleva el viento, también pueden adquirirse en formato papel. Los libros para leer con una mano son un clásico atemporal. Ya tardan.

2. ‘Suburbana’ de Claudio Mazza. No sé exactamente cómo lo hacen, pero los responsables de la editorial Dos Bigotes han conseguido publicar ocho novelas en tan solo un año de existencia -corre el rumore de que son acaudalados herederos que, en lugar de encenderse puros con billetes, prefieren invertirlos en literatura-. La última de ellas es Suburbana del argentino Claudio Mazza, un relato que consigue aunar dos realidades separadas por el tiempo como si fuesen una sola. Empecé a leer la novela sin saber nada de su argumento -algo muy poco propio en mí-, motivado por los que ya había leído de la misma editorial y me encontré con un tesoro. Sí, así se lo digo, tesoro, tanto por su perfecta prosa como por el retrato costumbrista del momento -algo a lo que siempre me entrego con cuerpo y alma-. Espero y confío en la existencia de una segunda parte.

3. ‘El mar llegaba hasta aquí’ de Alex Pler. Ya les recomendé una vez la primera novela de Alex Pler. Podría volver a hacerlo, aunque no con tanta profusión como lo hice aquí. A los escritores siempre se les pregunta que cuánto de biografía hay en sus textos y todos responden que algo, pero más bien poco. En el caso de Alex, que seguramente dirá lo mismo, no es verdad. Puede que la historia no sea la suya y que los personajes no reflejen su forma de actuar, pero los sentimientos son los mismos. Si quieren conocerle un poco más, lean El mar llegaba hasta aquí. Luego pasen por su librería de Gracia y que se lo dedique, que es algo que hace mucha ilusión y un poco de vergüenza por ambas partes. Sé que tiene escrita la segunda novela y que, posiblemente, ahora esté con la tercera. Editores del mundo, ya tienen donde hacer caso.

4. ‘Los lugares pequeños’ de Paco Tomás. Es tan novedad que no me ha dado tiempo todavía a leerla. Mi fanatismo por el Sr. Paco Tomás -siempre con el ‘Sr.’ delante, no se olviden- viene de lejos. De cuando dirigía y presentaba La transversal, de cuando tenía un fotolog propio y otro de una muñeca con vida propia que le hacía un poco la vida imposible. Por aquel entonces nunca imaginé que acabaría interactuando con él a través de las redes sociales -ya saben que soy un ser sin forma ni cuerpo, las redes sociales son mi hábitat natural-. Hace unos cuantos meses, decidió dedicar el poco tiempo libre que tiene para escribir una novela -y para hacerse fotos en instagram, pero eso es otro cantar-. Los lugares pequeños salió hace cosa de una semana, así que lo encontrarán calentito en sus librerías. Compren, lean, fotografíen y recomienden. Los autores siempre se lo agradecerán.

5. ‘Ni rubia ni pelirroja’ de Alberto Rey. Escribir sobre televisión provoca amores infinitos y odios extremos. Constantemente leo indignados tuits acerca de las críticas que Alberto Rey realiza en su blog Asesino en serie sobre todas y cada una de las series que pueblan el mundo. No hay nada que me guste más. Yo, sin duda, soy de los primeros, de los que se rinden a sus pies y veneran cada una de las palabras que escribe. Además, Alberto Rey es un misterio. Tiene un vídeoblog, fotografía casi cada instante de su vida, lo comparte con sus miles de seguidores y, pese a todo eso, no sabemos nada de él. Eso, como entenderán, me terminó de conquistar. Entre tanto viaje, tanta oficina improvisada y tanto trabajo secreto, escribió Ni rubia ni pelirroja, su primera novela. ¿Puedo decir ya que tengo mucha envidia, mucha y de la mala? Puedo.

6. ‘Prodigiosos mirmidones’ de Carlos Primo y Leticia García. Aviso, no van a encontrar aquí una novela. Carlos Primo y Leticia García, dos de las mentes más lúcidas y expertas sobre moda y cultura, realizaron esta antología del dandismo que no puede faltar en sus bibliotecas particulares. ¿Por qué?, se preguntarán. Pues es fácil. Primero, porque lo que se nos ha querido vender como ‘dandy’ no lo es. Segundo, porque con la convulsión estética y sociológica actual necesitamos nuevas claves para enfrentarnos al mundo y no morir en el proceso. Y tercero, porque así conocerán a Carlos y a Leticia, memorizarán sus nombres y buscarán sus múltiples artículos en muchos medios. Sé que me lo agradecerán con el tiempo, así que ya les digo que ha sido un placer.

7. ‘La noche soñada’ de Màxim Huerta. Dice Màxim Huerta que cada tarde se sienta en su rincón favorito y escribe disciplinadamente durante varias horas. Tan solo por eso ya deberían admirarle. Gracias a su dedicación tiene cuatro novelas en el mercado y un Premio Primavera en su estantería gracias a La noche soñada. Se encuentra siempre entre los más vendidos, agota ediciones como si fueran churros y se desvive en agradecimientos a través de las redes sociales -que controla como si hubiese nacido con ellas en la mano-. Y sí, yo también me he encomendado a la señora del espacio para que la gente crea que es él el que se esconde detrás de este blog. ¿Qué pasa? ¿Acaso un hombre confuso no puede soñar? Lamentablemente, les diré que no es así. Aunque, claro, si lo fuera, tampoco se lo reconocería…

8. ‘Celacanto’ de Jimina Sabadú. Mi primer recuerdo visual de Jimina Sabadú fue en un baile de promoción, dónde la coronaron como reina -yo lo vi en la distancia, como hago todo-. A partir de ahí fue apareciendo en la radio -sus retrasos en los inicios de Radioshock son antología de España-, en las revistas -a ella le robé el concepto ‘reflexiones tristonas’- y, como no, en los libros. Con Celacanto, una novela destinada al público juvenil y escrita de una forma tan peculiar que no me atrevo ni a calificarla, ganó el Premio Lengua de Trapo y la posicionó como relevo generacional en el terreno novelístico. Desde entonces ha escrito guiones, dirigido películas, publicado joyas como Isla espumillón y acaba de estrenar programa de radio en El Estado Mental. ¿De dónde saca la gente tanto tiempo? De verdad, ¿alguien lo sabe?

9. ‘Drácula Superstar’ de Julio P. Manzanares. Esto son palabras mayores. Leer todo lo que publica Julio Pérez Manzanares tiene dos consecuencias inmediatas: evidenciar la poca cultura que tenemos los simples mortales y transmitir el trabajo intenso de documentación que se esconde detrás de cada libro. No importa sin son admiradores o no de la figura del vampiro, de la misma forma que tampoco importó el conocimiento de la obra de las Costus o de la de Rimbaud en sus dos ensayos anteriores. Con Drácula Superstar van a aprender, se van a divertir, a sorprender y a convertirse en unos auténticos expertos vampíricos. Y todo desde casa y con prólogo de Alaska. ¿Cuántas veces he repetido la palabra ‘envidia’ en lo que va de textos? No las suficientes.

10. ‘No sin mi barba’ de Carles Suñé y Alfonso Casas. Y termino este largo listado con una joya irrepetible. Carles Suñé decidió compartir todos los conocimientos que iba adquiriendo como hombre barbudo en un blog, sin pensar que se convertiría en todo un referente -así es como se consiguen las cosas-. Evidentemente, tanta dedicación y esfuerzo llamaron la atención de las editoriales, que fueron corriendo a tentarle con suculentos contratos. Así nació No sin mi barba, un ensayo que toca todos los palos posibles y que cuenta con ilustraciones de Alfonso Casas, estrella y sex symbol mundial. Tenga o no tengan barba, sean o no sean hombres, el resultado de este libro es tan bonito que no pueden dejar de comprarlo. Cuando lo vean en casa de sus amigos se arrepentirán y, claro, contra eso no se puede luchar.

Me dejo muchos fuera, muchísimos -estoy preparado para las represalias y los reproches, no se preocupen-, pero prometo volver algún día y completar la lista. Por el momento, tienen muchos deberes. No se quejen tanto.

2 comentarios el “10 recomendaciones confusas y literarias

  1. Dardo
    16/05/2015

    Me ha encantado el hecho de terminar ayer el libro que estaba leyendo, entrar hoy aquí por casualidad y encontrarme con esto 🙂

  2. Pingback: El Hombre Confuso recomienda Suburbana - Editorial Dos Bigotes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el 11/05/2015 por en Uncategorized.

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Archivos

Facebook

A %d blogueros les gusta esto: