EL HOMBRE CONFUSO

Confuso entrevistado por Gerard Malanga

IGGYPOP9

Allá por principios de la década de los 60, Gerard Malanga, colaborador habitual y necesario de Andy Warhol, decidió hacerle una entrevista al artista para la revista Kulchur 16. Para ello, cogió un formulario de preguntas preparadas para una entrevista de trabajo y se las fue formulando a Warhol, que, como no podía ser de otra forma, se limitó a responder con monosílabos. Hoy he decidido someterme yo mismo a esas preguntas. Para que el asunto no quede tan warholiano, he evitado las questiones repetidas y alguna que otra que no tenía ningún sentido -si es que las demás lo tienen, claro-. ¿Quieren conocer un poco más sobre la persona que se esconde detrás del teclado? Pues creo que no va a ser la mejor forma, pero, en fin, allá vamos.

¿Nombre y dirección?

El Hombre Confuso, también conocido como Confu en los círculos más allegados y como ‘¿por qué no muestras tu cara?’ en todos los demás. Facebook dice, desde hace unos días, que vivo en Madrid y me pregunta constantemente a qué instituto he asistido. El problema es que no tengo muy claro que lo primero sea verdad, y desde luego, no pienso responderle a lo segundo. Dejémoslo en que vivo en un apartamento acorde a la sofisticación que destilo.

¿Cuál fue su último empleo?

Todo el mundo sabe que en el mundo virtual nadie trabaja. Es una ordinariez poco necesaria, teniendo en cuenta de los grandes feudos que todos poseemos y las rentas que nos generan cada mes. ¿Quién va a trabajar en estas condiciones? Aun así, y para no aburrirme, debo reconocer que pasé unos cuantos años en un universo jerárquico, mal pagado y déspota, que la sociedad considera que es un remanso de paz y conocimiento y que, en realidad, es lo más parecido a la idea que Dante tuvo del infierno. Cuando las cosas se pusieron feas, aproveché una cortina de humo y desaparecí. Todavía andan buscándome. Pobres.

¿Cuál es su profesión?

Actualmente me dedico a escribir. Cada día, cada hora, cada minuto, en la prisa de la gente, a la vuelta de la esquina. Uy, perdón, perdón, la más grande siempre está presente. Paso mis días delante de esta triste pantalla, tecleando como si no hubiese un mañana. ¿Por dinero? Ya les aseguro que no -cualquiera que comparta mi situación sabrá que no es así-. A veces me reporta placer, otras dolor, la mayoría hastío y, de vez en cuando, incluso me lo paso bien. Digo yo que, si el que pinta es pintor y el que baila es bailarín, yo puedo definirme como escritor, ¿no?

¿Tiene una profesión secreta?

Ay, amiga, todo aquí es secreto. No es que tenga una, es que se me acumulan tantas que muchas veces no sé ni donde estoy. Menos mal que, gracias a mi anonimato, puedo atenderlas todas sin ser descubierto. Son las ventajas de la identidad virtual. Puede que sea ese que está esperando el metro a su lado. Piénselo. Témalo.

En caso afirmativo, ¿cuál es?

Si llevo ya más de nueve años manteniendo una identidad oculta, entenderá que no voy a desvelar nada. Mis labios están sellados.

¿Por qué no está haciendo lo que debería estar haciendo?

Porque cualquier cosa que empiece con ‘debería estar’ es sinónimo de tedio y aburrimiento. Si lo que quiere insinuar es que debería estar dedicando mi tiempo a cosas más provechosas que esta entrevista que nadie va a leer, tengo que darle la razón. Pero los ritmos internos son muy difíciles de controlar y cuando el cuerpo pide algo, se le tiene que dar. Si no, se guarda el rencor y contraataca cuando menos se le espera.

¿Las circunstancias le permiten hacer lo que debería hacer?

Búsqueme un espacio tranquilo, bien provisto, con pósters sacados de los Playgirl de las décadas de los setenta y principios ochenta, un becario con afición a los pantalones cortos y una conexión a internet que vuele más que el rayo, y habrá encontrado el sitio perfecto para que produzca como acierto y velocidad. ¿Pido demasiado? Tenga en cuenta que uno ya no se conforma con cualquier cosa, que son muchos años tecleando en un maldito portátil y eso ya tiene que pasar a mejor vida. ¿No le parece?

¿Le debe algo a la sociedad?

La pregunta sería, ¿me debe algo ella a mí? Y la respuesta a esto último sería no. Este blog podría dejar de existir hoy mismo y nadie lo notaría. No hago nada trascendental, nada que perdure en el tiempo, nada que pueda interesarle a nadie con dos dedos de frente. Las marcas no solicitan mis servicios -que tampoco tengo muy claro cuáles son-, los profesionales de la escritura no conocen de mi existencia y ‘mis gays’ -por favor, Rocío Jurado, sal de mi cuerpo- tan sólo se fijan en mis estados de facebook o twitter. Ya nadie lee nada, por mucho que sea el momento en que más información se comparte. Paradojas de un régimen que está a punto de terminarse.

Si es feliz haciendo lo que hace, ¿debería cobrar por ello?

Mire, no debería cobrar nada y no lo hago. ¿Pero qué mente enferma va a pagar para que alguien hable de sus cosas? Nos hemos vuelto locos en esto de querer sacarle beneficio económico a cada parcela de nuestra vida. Tenga claro que si este blog se hubiese transformado en una fuente de ingresos, ya haría tiempo que hubiese dejado de existir. Para que me toquen mis preciosos huevos ya me buscaré yo la mano adecuada. Eso no quiere decir que si viene un mecenas y quiere tirar su dinero, puede hacerlo sin ningún problema. Con que se ponga en contacto conmigo es más que suficiente. ¿Conoce a alguno?

¿Y cuánto debería cobrar?

Ojalá fuese yo una travesti aguerrida para decirle ‘no ha nacido el que pueda pagar lo que sale de mis dedos, cariño’, pero no, no lo soy. Además, ¿no le he dicho que no quiero cobrar por escribir aquí? Es que no me escucha cuando hablo. Ahora, si se refiere a otras actividades profesionales, ya le digo que unos eurillos más no estarían más. Un hombre confuso tiene pocos gastos -ya sabe, un ente virtual ni come, ni se viste, ni nada-, pero alguno hay y estaría bien cubrirlos sin sufrir.

¿Es humano?

Claramente, no.

Si es infeliz, ¿debería cobrar por ello?

Si uno es infeliz, lo que tiene que hacer es abrirse una cuenta en instagram, hacerse unos buenos selfies con luz natural y sin nada de ropa, pasarles un filtro y dejar que los demás usuarios le llenen de halagos. Si algo hemos aprendido es que siempre hay un roto para un descosido y que una fotografía sin camiseta acumula más emojis de manos aplaudiendo que un paisaje con gatitos. Pero cobrar, no. Claro que no.

¿Quién debería estar exento de pagar?

Cualquiera que se dedique a generar su propio empleo debería estar exentos de tantos pagos. Y no crea que me estoy haciendo un Patricia Arquette en los Oscars -ojalá Rosanna hubiese subido también a recoger el premio-, es que el asunto es tan abusivo que hay que evidenciarlo todas las veces posibles. Y, ¿sabe qué es lo peor de todo? Que ese cambio que parece que viene o, al menos, que se anuncia, tampoco va a hacer nada para frenar este abuso. Comprende mi mosqueo, ¿verdad?

¿Su físico incide en lo que hace?

Por supuesto. ¿Acaso no ve lo trascendental que acaba siendo el físico para todo?

¿De qué modo?

El haber estado tantos años oculto tras una identidad secreta ha hecho que la mayoría de visitantes que pasan, accidentalmente, por aquí, crean que el que escribe estas absurdeces es una mezcla entre David Gandy, Quim Gutiérrez y Jon Gómez de la Peña, y claro, se emocionan, se excitan y continúan visitándolo asiduamente, a ver si, en un descuido inoportuno, cae alguna foto. Los pobres no saben lo equivocados que están, pero claro, yo les trato con cariño y comprensión. No hay nada mejor para fidelizar a los lectores que la excitación sexual.

¿Qué necesita?

Pues un poquito de agua, que me estoy quedando seco.

¿Qué es usted?

Un logaritmo creado por una mente malvada para dominar el mundo que, viendo que no conseguía alentar a las masas, fue relegado a tareas burocráticas poco trascendentales. Una cosa llevó a la otra y acabé escribiendo la vida de un hombre confuso pero repleto de sentimientos. Ahora solo quiero ser un ser humano normal. Ojalá lo consiga algún día.

¿A quién conoce?

A casi nadie. ¿Cree que estaría donde estoy si conociese a mucha gente? Eso es que no sabe como funciona el mundo actual. Es una pena, pero es así.

¿Está seguro que les conoce?

¿Ve como no escucha mis respuesta? Le digo que no conozco a casi nadie y me pregunta que si estoy seguro de conocerles. Es usted insoportable como entrevistador y seguramente insufrible como amor.

¿Sus respuestas a las preguntas anteriores le convierten en alguien útil para la gente?

¿Puedo responderle con sinceridad? Ni yo soy útil, ni usted tampoco, y, posiblemente, cualquier que esté aquí invirtiendo una mañana en leer esta entrevista, tampoco. Así es la vida. No hay nadie útil y todos creemos que lo somos, o al menos, que podemos serlo en algún momento. ¿De verdad no tiene ni un vasito de agua? Esto a otros bloguers con más influencia seguro que no se lo hace…

¿Sus respuestas a las preguntas anteriores le convierten en una especie de comunista?

Si lo que quiere decirme es que lo mío es suyo y lo suyo mío, me parece bien. Contando que yo no tengo nada, voy a salir ganando. Ahora, si lo que pretende es que, al final esta entrevista, me desnude y me ofrezca a usted en cuerpo y alma, ya le aviso que va a tener que ganárselo mejor. Que uno estará confuso, pero no es idiota.

Por favor, háblenos de usted.

Mire, ya está bien, váyase usted un poquito a la mierda.

 —

En la fotografía, Iggy Pop retratado por el propio Gerard Malanga.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el 24/02/2015 por en Uncategorized.

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Archivos

Facebook

A %d blogueros les gusta esto: