EL HOMBRE CONFUSO

‘Sex tours’

dw-chase-by-nhd-photography-05

A toro pasado todo son buenas ideas. Como ya deben haber leído los visitantes habituales de algunas de mis redes sociales -lo digo así para que parezca que soy una persona importante-, termino el año con una nueva alegría profesional -y empiezo el siguiente con otra, pero de eso no se puede hablar-. He vuelto a Shangay, por tercera vez, para ejercer de ‘Pluma invitada’. Ya saben, esa sección en que uno puede hablar y reflexionar sobre lo que quiera con total libertad. Vamos, un sueño hecho realidad, como lo es que hayan pensado en mí para volver disfrutar de semejante honor -Agustín G. Cascales me quiere más de lo que merezco-. Ante semejante reto me planteé diversos temas sobre los que me gustaría escribir, pero pronto entendí que el texto tan sólo podía llamarse ‘Sex tours‘. Y cuando la mente se empeña en algo, es muy difícil hacerla cambiar de opinión.

Ahora, no se crean, me arrepiento un poco. ¿Y si lo suyo hubiese sido hablar de la depilación integral masculina, uno de mis temas favoritos de los últimos tiempos? ¿O de la importancia de las abdominales en la aceptación por parte de la comunidad homosexual -algo que creíamos que ya estaba superado-? Pero, como les decía, a toro pasado, todo parece una buena idea. Espero que ya estén pensando en pasar por su punto habitual para recoger uno de los ejemplares en papel de la revista -y en caso de no tener uno cerca, coméntenlo con sus amigos de las grandes capitales-, pero, para que vayan abriendo el apetito, les comento que mi contribución empieza tal que así…

Gracias a los avances de la tecnología hemos conseguido dinamitar las distancias. Ya no tenemos que conformarnos con la mercancía que podamos alcanzar con tan sólo estirar la mano -¿quién nos asegura que nuestra media naranja vaya a elegir nuestro mismo barrio de entre todas las ciudades del mundo?-, ni fantasear sobre cómo sería un hipotético futuro si hubiésemos nacido entre otro lugar, en un contexto diferente. Ahora el universo está, literalmente, a nuestros pies gracias a un sencillo smartphone. Desde la comodidad de nuestro sofá o en los ratos muertos de trabajo en la oficina recorremos España -y el mundo si hace falta- buscando material sexual que se adapte a nuestras necesidades. Nos ubicamos en aquellas ciudades, aquellos barrios que nos gustaría visitar y consultamos que monumentos de carne y hueso -pero, sobre todo, de carne- nos esperarían con los brazos abiertos. Una suerte de turismo sexual 4.0 donde lo más importante no son las playas paradisíacas, sino los torsos desnudos…

Y aunque puede que no me corresponda decirlo a mí, lo mejor viene después -cuando lo hacen por debajo del mantel-. No me digan que no me estoy ganando una columna con el sudor de mi teclado. ¿Debería pedírselo al 2015? ¿Debería racionalizar mis deseos y no lanzarme a la primera de cambio? ¿Debería obrar con un poco de sentido común? Eso siempre. Mientras tanto disfruten, cojan la revista, léanla de la primera página a la última y háganse un selfie desnudos con mi pluma invitada. ¿Se les ocurre un plan mejor? Lo dudo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el 17/12/2014 por en Artículos confusos, Colaboraciones confusas.

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Archivos

Facebook

A %d blogueros les gusta esto: