EL HOMBRE CONFUSO

¿Luces y sombras de la condición humana? Tampoco nos pasemos

Patrick-Frost-Homotography-Daniel-Rosenthal-00

La grandeza de la condición humana -sí, no podía empezar un texto de una forma más pedante- es que quién ayer pensó blanco, hoy actúa negro. Nos pasamos la vida tratando de buscar una coherencia -en los demás, porque en nosotros mismos somos incapaces de ver nada- que no existe. El ser humano no está pensando para mantener una única opinión a través de los meses. De hecho, ni siquiera de los días, o de las horas. Cambiamos de parecer constantemente –¿y si cambio de idea sobre ti?, que cantaban los Astrud- y encontramos la forma de justificarnos sin demasiado problema. Hablamos de afirmaciones y pensamos negaciones, aplaudimos declaraciones y actuamos justamente al contrario. Y, la verdad, es que no pasa nada. ¿Quién nos va a decir que ayer pensábamos lo contrario? ¿Quién se atreve a cuestionar a una realidad tan extendida como cotidiana? Nadie. Téngalo en cuenta. No crean a quien dice ser muy sincero o presume de decir las verdades cara a cara. Les engañan. Únicamente quiere una audiencia para pontificar sobre sus pensamientos. Como hago yo en este blog. Pontificar es el nuevo negro.

Ser consciente de la volátil naturaleza humana no significa que no me sorprenda. Manejamos dos discursos paralelos como si no pasara nada y nos topamos con gente lo suficientemente educada y cabal para adaptarse a ambos y sacarle el máximo partido en todas las situaciones. Nos construimos un personaje para interactuar con los demás de forma pública y otro para hacerlo de forma privada -y un tercero para cuando estamos solos en nuestra habitación-. Personalidades pensadas para gustar, para ser aceptado, para dejarse llevar y sobrevivir. Y lo hacemos todo sin darnos cuenta de que hay alguien que nos está escuchando en ambos canales, desconcertado, confuso, esperando averiguar quién se esconde realmente debajo de tantas capas. Nos creemos lo que no somos y pensamos que los demás no se van a dar cuenta. Ay, si ya les digo que la naturaleza humana es de todo menos coherente. Y con esas vivimos.

Criticamos -sí, criticamos- la vida perfecta que algunos, muchos, se montan en sus perfiles sociales, con viajes constantes, noches interminables y existencia que rozan el cielo, y nosotros hacemos lo mismo, aunque con un toque de realidad para maquillar lo que no queremos ver. Presumimos sin parar. Debe ser también algún tipo de consecuencia de la condición humana. Nos gusta que nos alaben, que nos miren, que sientan envidia de nosotros, y cuando alguien nos hace ver la realidad, contestamos con unas risas y decimos que era todo un poco broma. Pero no lo era. Queríamos sentirnos el centro del universo y lo conseguimos unos segundos. Fuimos esa pareja que se besa en medio de la multitud mientras la cámara gira lentamente a su alrededor. Somos los amantes que todos miran y nadie toca. Fuimos Dios por unos segundos y nos lo creímos. ¿Será dura la caída? Nos importa más bien poco. Hemos sido queridos. Lo hemos conseguido. Y con eso nos quedamos.

Entre tanto, el mundo continúa su rumbo, demostrándonos que nada es relevante, que todo desaparecer y que nos iremos tan rápido como hemos venido. Admitámoslo, tenemos poco que ofrecer. Cuidemos a quién nos hace caso, desnudémonos cuando toca y finjamos que nuestra meta en la vida es alcanzar esa coherencia que nadie ha visto. Llamemos a las cosas por su nombre. Luchemos por la supervivencia y tratemos de dejar los menos cadáveres posibles por el camino. Pensemos dos veces antes de actuar. Pongámonos en el sitio de los demás. Sí, de los demás. ¿Creen que alguien querría publicar un libro de ‘antiayuda’ escrito por un hombre confuso? Cada vez me veo más en el papel. Eso, y fundar un consultorio sentimental. Tan sólo me faltan los medios. Yo pongo la actitud. Y los huevos. Eso también.

2 comentarios el “¿Luces y sombras de la condición humana? Tampoco nos pasemos

  1. precocious
    07/12/2014

    Totalmente de acuerdo. ¿Qué tal tú camino a la felicidad?

  2. Fabricio
    11/12/2014

    Todo tus articulos son un goce para mi, no sabes lo feliz (o infeliz a veces jajaja ) que soy leyéndote. Pero este artículo de hoy: Fantástico! Con ganas de salir y contarle a todos que hay alguien que me entiende…. Ja ja ja. Bueno, solo decirte que siempre espero para leer tus artículos, tiene la cuota ideal de profundidad, superficialidad, sentido del humor y seriedad que mi alma necesita, por eso gracias. Saludos de un expatriado latino residente en Sudafrica 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el 06/12/2014 por en Uncategorized.

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Archivos

Facebook

A %d blogueros les gusta esto: