EL HOMBRE CONFUSO

Sobrevivir al verano con… Iván García

IMG_7551mini

IMG_7554mini

 Dejémonos de dramas. Desde hace tres días, las redes sociales están colapsadas de mensajes recordatorios del final del verano. Pero, a ver, ¿qué final del verano? Técnicamente, todavía queda casi un mes de estación, pero es que para la mayor parte de habitantes del país, el verano continúa hasta llegado noviembre. No se va el calor, no se va el sudor, no se va la apatía propia del mes de agosto. Lo único que termina, y no para todos, son las vacaciones. En caso, evidentemente, de que hayas disfrutado de algunos días de descanso. Dejen de lamentarse de forma maniquea y digan las cosas con propiedad. Van a tener que dejar de estar todo el día haciéndose fotos medio desnudos en instagram para reincorporarse al mundo real. Piensen que todo les pasa porque han tenido la suerte de estar varias semanas disfrutando de la tranquilidad de sus vidas y eso, amigos, no tiene precio. Celebramos el último día de agosto por todo lo alto, con la presencia de una de las personas que más odia el verano con toda su alma. Un aplauso, ya que empieza cómo sobrevivir al verano con… ¡Ivan García!

El verano en una palabra: Hell

La mejor forma de pasar un día tremendamente caluroso: Persianas medio bajadas, encerrado en casa hasta que se ponga el sol, o refresque, tratando de controlar el mal humor y lidiando con mi baja tensión, que el calor hace menos llevadera. Voy a medio gas y me anula durante semanas. Mi aversión al verano no es capricho, es por salud.

El complemento indispensable para llegar vivo al otoño: Una vez lidio con los mareos, mi principal preocupación es el bronceado. Yo uso ISDN Extreme +100 para no coger nada de color, además de sombreros, gafas de sol e ir por la sombra. Mentalmente me ayuda aferrarme a la idea de que hay un otoño, que el verano tiene fin, que es temporal. Sé que dura poco, pero para los que lo aborrecemos puede ser eterno.

El sitio ideal para desaparecer de julio a septiembre: Ideal, ideal sería un transatlántico que navegase bien cerquita el Polo Norte. En tierra, pues Canadá, Alaska, Noruega, Islandia, Escocia. Todo en ese plan.

El remedio infalible para soportar las noches de insomnio: Suelo llegar muy cansado, porque a media tarde ya estoy medio mareado y bostezando, así que lo infalible es madrugar, así llegan las 20:00 y estoy K.O. Entonces no hay insomnio que valga. Yo no duermo vestido ni en invierno, el frío me vigoriza, me activa y me pone de buen humor; pero en verano conviene quitar mantas, o edredones, y dejar solo unas sábanas finas, o nada. Leer ciencia ficción me ayuda, el espacio exterior siempre me deja sensación de frío. Como advertía la Reina Amidala: “El espacio es frío, Annie, y tú vienes de un planeta cálido. Demasiado, para mi gusto.”

El truco para combinar el sudor y la lujuria con éxito: El sudor, por actividad física y no por falta de higiene, me parece muy sexy todo el año, me gusta. Los momentos de lujuria, lo son más si se suda, además te quedas muy a gusto después y es bueno para la piel y el organismo en general; es tan bueno que el ojo experto te nota mejor piel y sabe que has tenido sexo. El sol, por el contrario, es nocivo y la envejece prematuramente, además aumentar el riesgo de padecer cáncer de piel.

La bebida más refrescante que no puede faltar en la nevera: Cualquier cosa dulce y fría como horchata, granizados de limón, helados varios, martinis bien cargados de hielo, cerveza fría. Refrescarse es siempre una buena excusa para ponerse fino a cosas ricas. Con los mareos me hago la misma trampa, me sobrealimento con comida altamente calórica, con la excusa de que no me baje la tensión.

El mejor ilustrador para entender el verano: H.R. Giger, si no te gusta el verano. Si te gusta pues, no sé, Jordi Labanda.

El truco infalible para vencer al bronceado: Yo soy tanofóbico, así que me sé todos los trucos. No comer zanahorias. Yo no me di cuenta el año pasado, y me puse amarillo sin tomar el Sol. ¡Cuidadito con ellas!. Protegerse con cremas para gente con problemas de piel aunque no los tengas. Te van a venir con el cuento de que un factor superior a +30 es mentira, pero tu ponte +100 por si acaso. No ir a la playa, si está soleado, y evitar salir a la calle cerca del mediodía. No veranear en el Sur, o evitarlo dentro de lo posible. La ropa te puede proteger bastante, pero la cara es muy vulnerable al bronceado, así que se puede evitar la mayor parte con sombreros y gorras con visera, complementados con protección solar, gafas de sol grandes, de famosa, tipo wayfarer o más grandes, y por supuesto, la mejor protección natural que la naturaleza nos ha dado a los hombres: una tupida barba que cubra medio rostro y cuello. La gente suele cortarse el pelo en verano, por el calor, pero curiosamente es el cabello el que mejor te protege del sol. La naturaleza lo ha dejado ahí para algo, no solo para calentar en invierno. Si aún así tengo un evento tipo ir a pinchar, o sesión de fotos, y no me veo guapo, pues bien de polvos translúcidos madera y arreglado. Por las noches, Bella Aurora aclarante.

¿Se puede trabajar en verano sin volverse loco?: Difícilmente. A mí me cuesta, sobre todo por el mal humor. También me pasa cuando tengo fiebre, o estoy enfermo, me cabrea ir a media potencia y sentirme cansado. A veces me dan amigdalitis al principio del verano por esa bajada de defensas. Esta tarde, por ejemplo, a las horas a las que más suelo trabajar, me ha entrado un agobio horrible y me he tenido que tumbar por que notaba la cabeza sobrecalentada y lenta. Sobrellevarlo, anímicamente, depende del nivel de paciencia y autocontrol que tengas, que en mi caso es poco cuando hablamos de calor. Yo me enfrento a lo que sea sin quejarme, pero con el Sol no puedo. Con la edad he pulido un poco el mal pronto que me viene con el verano, pero no puedo evitar quejarme de vez en cuando con amigos y familia, o en redes sociales. Mis contactos y seguidores ya están más que acostumbrados y soportan estoicamente mis posts negativos, y hasta se lo toman con humor. Saben que no va con ellos, que no me importa que a ellos les guste el verano. Además España es un país que se paraliza en esta estación, así que la intensidad del trabajo también baja un poco, sobre todo en agosto, y tienes que esperar, aunque tú quieras trabajar, mientras todos se van a la playa. Leo más, termino proyectos, etc, hasta que, en septiembre, todo vuelve a su sitio y termina el infierno.

Un comentario el “Sobrevivir al verano con… Iván García

  1. Chica, que vives en Asturias no en Almería, que agorera de artículo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el 31/08/2014 por en Sobrevivir al verano.

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Archivos

Facebook

A %d blogueros les gusta esto: