EL HOMBRE CONFUSO

El día que le vimos el pene a Jamie Dornan

Jamie-Dornan_Interview-Magazine_02

Jamie-Dornan_Interview-Magazine_01

Jamie-Dornan_Interview-Magazine_08

Hay días en que uno no sabe qué hacer. La rutina se apodera de tu yo interior, llega la apatía, el hastío, la indiferencia y las ganas de rociar la pantalla del ordenador con un buen cubo de agua y terminar de una vez con esta pesadilla. Y si a ese estado de ánimo le unimos un calor ambiental considerable, una humedad que desafía las leyes de la gravedad y una programación televisiva que haría llorar al mismísimo niño Jesús, ya no hay vuelta atrás. Gracias a la conexión permanente a la realidad que nos proporciona internet ocupamos gran parte de nuestro cerebro con datos insignificantes que no nos proporcionan nada más que tristeza. Sabemos cómo pasan las vacaciones cientos de personas a las que, realmente, no conocemos. Vemos como el dinero que tanto nos cuesta de ganar -si es que lo ganamos- se desvanece a golpe de click sin ni siquiera habernos movido del sofá. Y comprobamos que incluso Melanie Griffith es capaz de sucumbir a las duras consecuencias del paso del tiempo -ella, que siempre iba a permanecer tan joven como en Doble cuerpo-. Preparamos el taburete, escribimos una nota de despedida, pasamos la cuerda por encima de una viga del techo y nos disponemos a terminar con el sufrimiento cuando, de repente, algo nos devuelve la fe en la vida.

Jamie Dornan, ese hombre que tan de moda está por culpa de lo de Cincuenta sombras de Grey pero del que ya éramos fans hace varias decenas de meses, ha enseñado el pene. Sí, el pene. Lo pondría en mayúsculas pero tampoco creo que necesite llamar más su atención -sin contar que la fotografía lleva semanas corriendo por internet y que esto no es más que una burda excusa para traerla hasta aquí-. Gracias a unos descartes de un posado de hace varios años, podemos disfrutar, aunque en pequeño y con sombras, de la anatomía íntegra del modelo. Y miren, tan solo esto hace que deje de tener tentaciones suicidas. Porque una polla bien vale una entrada en este blog, pero si pertenece a uno de los hombres más atractivos del planeta, debería salir y gritarlo a los cuatro vientos, por mucho que pueda terminar pasando la noche en el cuartelillo. El pene de Jamie Dornan simboliza la alegría de vivir, las ganas de comerse el mundo, de saber que, más allá de esta triste pantalla de ordenador, hay una realidad que invita a conocerla y abrazarla. Y él lo sabe, no crean. Por eso lo enseña. Para que los simples mortales no sucumbamos a la opresión de los poderosos, para que no perdamos la esperanza y luchemos por un mundo mejor. Ojalá Ana Rosa dejara la idea esa de Palestina y empezara la temporada presentando el programa desde el pene de Jamie Dornan. Todo sería mucho mejor. Yo, desde luego, no me lo perdería.

Un comentario el “El día que le vimos el pene a Jamie Dornan

  1. Antonio H
    29/08/2014

    Ais. Alegría de vivir, sí. Y de fornicar. Y de todo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el 29/08/2014 por en Uncategorized.

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Archivos

Facebook

A %d blogueros les gusta esto: