EL HOMBRE CONFUSO

Escribo y soy feliz

tumblr_mlhied66UG1qajgf4o1_1280

Hace escasas horas, Diana Aller, una de las gurús que ha inspirado algunos de los últimos años de este blog -por mucho que seguramente el término gurú le espante-, hablaba de ser feliz en Arde Magazine, revista que, además, compartimos. De las diez claves esenciales que recoge en el artículo, todas lógicas, necesarias y de fácil alcance, me quedo con una: “Hay que ser lo que se quiere ser”. En un momento en que todo se mercantiliza, en que lo importante es tener un trabajo y aferrarse a él con uñas y dientes, en que ya no vale con dedicarse a lo que uno quiere, sino que hay que ser lo que los demás quieren que seamos, me fascina que alguien apueste por ello. Puede parece evidente pero piensen, echen un vistazo a su alrededor y hagan una lista sobre aquella gente que es feliz con lo que hace. Y no confundan ser feliz con ganar el suficiente dinero como para ser feliz. Son dos cosas diferentes y, en muchos casos, no van para nada unidas de la mano.

Aquí, servidor de ustedes, el hombre confuso que les escribe -menos de lo que quisiera- y les adora, se dio cuenta hace a penas un año. Ya saben que no entraré en detalles de mi vida que, de todas formas, tampoco les interesan, pero sepan que, como todos los superhéroes, yo también tengo un pasado. Una existencia anterior, alejada de todo lo que se les pueda ocurrir, y que, pese a todo, me reportaba alguna que otra satisfacción. Hasta que llegó un punto que tuve que sentarme conmigo mismo y tomar las riendas de todo. Abandoné una carrera que podría haberme llevado a una seguridad absoluta por la inestabilidad más flagrante. Me adentré en el mundo del desconocimiento sabiendo que, posiblemente, podía acabar en la calle, disfrutando del fresco matutino a la búsqueda de cartones. Y sí, puede que exagere un poco, pero oigan, es algo que siempre está ahí. Ténganlo en cuenta.

Empecé a escribir de forma abusiva. Anoté todo lo que pasaba por mi cabeza en el teclado con un único objetivo: escribir. No me sirve aquello de necesitar plasmar por escrito los pensamientos para vivir, que no pasa un solo día sin escribir algunas líneas. Yo no tengo ninguna necesidad de escribir. Puedo pasar sin hacerlo. Otra cosa es que quiera pasar. Envidio a la gente que tiene una pasión tan grande que focaliza toda su existencia a su alrededor. Esa gente que, luego, cuando la fama les llama a la puerta, tienen todas las frases pensadas para quedar como unos héroes. Esos artistas que antes de hablar ya bailaban, o que se olvidan de comer cuando están creando. No es mi caso. Yo escribo porque me hace feliz. Me gusta la sensación de afilar el lenguaje, de ver como soy capaz de expresar exactamente lo que quiero decir jugando con las palabras. Me gusta la sensación de proximidad en la lejanía, de creer que escribo para alguien en concreto aunque no lo lea nadie. Ya lo leo yo, que es suficiente.

Y como todo, al final termina convertido en un negocio. Uno muy poco creíble, por otra parte. La gente tiende a pensar -lo he comprobado en los últimos meses- que no se puede vivir de escribir. Yo lo hago. Mal, sí, pero lo hago. Y lo he hecho en un tiempo que me sorprende a mí mismo. ¿Quiere decir esto que voy a poder hacerlo siempre? Pues no lo sé, pero tampoco me importa. No acabo de entender a la gente que dice trabajar de lo suyo. ¿Qué es lo suyo? ¿Qué es lo de cada uno? ¿Lo que has estudiado es lo tuyo? Entonces, en mi caso, escribir no es lo mío. Y me importa más bien poco. Cada uno hace lo que quiere y lo que puede. Dejemos de mirarnos tanto y seamos felices. Hagamos caso a Diana Aller y pensemos en la felicidad.

2 comentarios el “Escribo y soy feliz

  1. Carles S.
    03/04/2014

    ¡Me encanta! Y coincido!

  2. Alex Pler
    03/04/2014

    Esta entrada me gusta por muchas cosas.

    Porque habla de la felicidad (tema que, como bien sabe usted, me gusta).
    Porque habla del acto de escribir (y lo has descrito tan bien: “Me gusta la sensación de proximidad en la lejanía, de creer que escribo para alguien en concreto aunque no lo lea nadie.”)
    Porque se te nota si no exultante, al menos sí con el rumbo claro, y con ganas de apostar por él.

    ¡Adelante! Lo tuyo es lo que tú has decidido que lo sea. En este caso, escribir.

    Eres nuestra Hannah mediterránea ❤

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el 03/04/2014 por en Artículos confusos.

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Archivos

Facebook

A %d blogueros les gusta esto: