EL HOMBRE CONFUSO

Reflexiones autoculpables de un hombre confuso

basketballplayer1-small

chiller2-small

constructionworker-small

cop1-small

frenchguy2-small

skater4-small

student-small

tennisplayer-small

weightlifter3-small

A estas alturas, no sé si quedará alguien al otro lado. Mis peores pesadillas pueden haberse hecho realidad y yo, aquí, tan tranquilo, sin poner ningún remedio. En mi defensa diré que he estado un pelín ocupado. Como sabrán todos aquellos que consultan mis redes sociales, es decir, los escaparates donde comparto mis cosas y me someto al escarnio público, mi ritmo de artículos últimamente es demasiado frenético -me tomo un minuto para pedirles perdón por tanta productividad, pero entiendan que los caprichos de un hombre confuso no se satisfacen a base de aire-. Y si a eso le unimos un mes de traslados, mudanzas, depresiones, locuras, tristezas, alguna que otra alegría y muchas tareas pendientes, de las que todavía me queda bastantes en el tintero, al final, el resultado es un abandono del blog sin precedentes, Bueno, tampoco, que algunas otras épocas ha pasado así y siempre ha conseguido sobrevivir.

En mi ausencia han ocurrido muchas cosas, tantas que sería un absurdo enumerarlas. Además, siguiendo los ritmos de internet, están ya todas pasadísimas. También les puedo decir que, una vez más, la naturaleza humana ha hecho de las suyas y me ha demostrado la mezquindad a la que puede llegar. Como siempre, quien más dice creer conocerme, más termina cuestionando mis movimientos, como si yo necesitara que alguien viniera a preguntarme que qué estoy haciendo. ¿Acaso yo voy puerta por puerta, muro por muro, cuestionando e interrogando a la gente sobre sus actividades diarias? Voy a tener que empezar a pensar que se trata de una actividad normal, como comer o dormir. O tal vez es solo el peaje que debe uno pagar por (sobre)exponer sus creaciones. Aún así, ya les digo que no me molesta lo más mínimo. Eso sí, echar un vistazo a las propias circunstancias antes de opinar sería recomendable, incluso deseable.

Ahora me enfrento a varias personas que esperan señales de vida por mi parte y que están tardando demasiado en ocurrir. Les diría que he estado demasiado ocupado y que esta semana prometo ponerme al día -por si alguna de estas personas están leyendo este mea culpa-. Y también les diría que mientras esperan, pueden disfrutar de este maravilloso corto, que además de contar una historia original y divertida, tiene unos alicientes en forma de naturismo que nadie debería perderse. Y ese es mi consejo de hoy. Dejen de leer las reflexiones un tanto autoculpables de este hombre confuso y salgan a la calle a disfrutar del sol. Desnúdense y disfruten. Chan chan.

Un comentario el “Reflexiones autoculpables de un hombre confuso

  1. Manuel
    05/07/2014

    Lindos paquetitos, como me gustaría tocar y revisar todo su contenido.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el 08/03/2014 por en Uncategorized.

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Archivos

Facebook

A %d blogueros les gusta esto: