EL HOMBRE CONFUSO

¿Y ahora dónde están los chicos buenos?

10291311

El mundo siempre se ha divido en dos grandes grupos, los chicos buenos y los chicos malos. Algunos pensarán que ni los malos eran tan malos, ni los buenos tan buenos, pero que no se equivoquen, las cosas son así. O se desprende olor a inconformista rebelde o a estudioso responsable, por mucho que no se sea completamente ni lo uno, ni lo otro. Hasta ahora los malos llevaban ropa de malo, se comportaban como malos, fumaban a tempranas edades, se saltaban las clases, tenían moto y envejecían pronto y normalmente mal. Los buenos, por su parte, permanecían vírgenes hasta tarde, sacaban buenas notas, tenían carnet de conducir pero no coche y llegaban a su plenitud física poco antes de los treinta. Los buenos deseaban ser como los malos en la adolescencia y los malos hubieran querido ser como los buenos en la edad adulta, pero ambos estaban castigados a permanecer con el mismo olor durante toda su vida. Un olor de esos que nunca se borra, por mucha colonia que uses.

Los malos follaban, los buenos imaginaban que lo hacían, ambos se pajeaban en el baño y hablaban de sexo con sus amigos, pero cada uno en su justa medida. Todo el mundo quería ser malo, incluso los propios malos, pero a los buenos no les salía bien. Todo el mundo quería sentirse deseado, admirado, respetado y golpeado si llegaba el momento. A los buenos se les decía que iban por el buen camino, que tendrían un futuro prometedor, aunque hoy sabemos que eso era mentira. Los malos terminaban casándose y dejando su faceta de malo para las reuniones con amigos, ex malos que también vivían su identidad en la sombra. Se empeñaban en seguir llevando las mismas ropas, pese a que cada vez les venían más ajustadas. Se reían de los buenos, a los que la ropa siempre les había quedado demasiado ajustada. Salían cuando podían, bebían cuanto podía y experimentaban sensaciones que una adolescencia de malo les había privado. Los buenos se lavaban las manos con jabón y ataban sus zapatos con doble nudo.

Pero, ¿y ahora dónde están los buenos? El olor ha sido borrado por las distancias virtuales. Todo el mundo quiere ser malo. Todo el mundo simula ser malo. Nadie folla con amor, nadie busca correrse al unísono, nadie quiere admitir que, en el fondo, huele a bueno. El canallismo trasladado a una cama ficticia. La promesa de sexo malo mientras se ansía el orgasmo bueno. Y la culpa, de nuevo, vuelve a ser nuestra. Nuestra y de esas aplicaciones sin olor. Y es que uno cuando no puede oler, no puede hacer nada.

5 comentarios el “¿Y ahora dónde están los chicos buenos?

  1. Sergio
    09/12/2013

    Brillante, como siempre. Has sonado como un bate de béisbol en la cabeza.

  2. A mi siempre me han gustado más los niños buenos, los frikis, los empollones, los inadaptados… Porque creo que dentro tienen un león deseando salir, muy como la fea de la película que se suelta el pelo y se quita las gafas y se convierte en la reina del baile.

  3. La última frase es lapidaria. El asepticismo se impone, sí. La gente no quiere oler, sentir, pensar ni esforzarse.

  4. Uno
    17/12/2013

    Los buenos están donde siempre: en el super, en el cine, en un restaurante, en un café, en la cola del paro, en Ikea, en la parada del autobus… Los buenos aparecen exactamente donde no te los esperas. Solo hay que apagar el tumblr ese (o como se escriba) y poner la antena que si no, ni los hueles.

    Estupenda entrada. Un saludo

  5. Joaquin
    31/05/2015

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el 09/12/2013 por en Uncategorized.

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Archivos

Facebook

A %d blogueros les gusta esto: