EL HOMBRE CONFUSO

Ojos de buey

tumblr_mm5bwhjtTY1qbul5go1_1280

tumblr_mm6za1LgKT1qbul5go1_1280

tumblr_mmdtk9UEwl1qbul5go1_1280

tumblr_mmfrhnS3z91qbul5go1_1280

tumblr_mm5bfl3Fsj1qbul5go1_1280

Un ojo de buey, además de las típicas ventanas redondas de los barcos, es aquella persona que se dedica a filtrar a la humanidad fotos recibidas normalmente a través de whatsapp y que muestra a sus emisores tal como su madre les trajo al mundo pero con unos añitos de más. No, no busquen ese concepto en google porque es una definición que me acabo de inventar -seguramente debe tener un término en inglés pero no estoy yo para hacer periodismo de investigación por esta chorrada-. Uno entiende que estas cosas son intimidades que nunca deberían ver la luz, que se hacen entre la confianza de ambas personas y con el iphone como testigo, pero claro, si son ustedes famosos, pues todo cambia. Cualquier programa, revista o página web les ofrecerá un buen dinero por esas fotos y cuando hay dinero de por medio, la honestidad es muy relativa. También puede ocurrir que se trate de un mero despiste, un no mirar bien la foto, un darle demasiado rápido al publicar, como le ocurrió a David Castillo, el Jonathan de Aída, que vio como su novia subía una preciosa foto suya en la piscina, sin darse cuenta que todos podíamos ver sus atributos a través del agua. Pero eso es un caso minoritario y, en el fondo, incluso divertido. Un descuido lo tiene cualquiera.

El ojo de buey tiene su objetivo principal en aquellos hombres, famosos -o medio famosos-, orgullosos de su físico, del tamaño que Dios le ha dado y que les gusta sentirse deseados. Hace pocos días veíamos como Scott Evans, hermano del actor Chris Evans, era víctima de un ojo de buey, pero hay una larga lista. El jugador de rugby George Burgess, el actor Josh Hutcherson, el hijo de Snoop Dogg o Gaz, el Geordie más famoso, han sido traicionados por un ojo de buey movido por la venganza, la codicia o cualquier otro sentimiento justificativo. Espero, al menos, que consiguieran una rentabilidad suficiente para comprarse un iphone 5, porque si no, queridos lectores, yo ya no entiendo nada -en el caso de Gaz estoy convencido, pues no se trata de unas fotos, sino de una conversación vía skype, cuyo vídeo puede conseguirse por un módico precio-. Siempre nos quedará la duda de si estas maniobras están orquestadas por los propios participantes, o sus representantes, para darles un empujón de popularidad -lo que intentó hacer el cantante Sisqo, olvidado desde 2002, subiendo una foto de su propia polla-. Son cosas que nunca sabremos, así que tengan cuidado con los ojos de buey y, mientras tanto, disfruten de los atributos de las celebrities. No, no está bien, pero a uno le es muy difícil no mirar…

2 comentarios el “Ojos de buey

  1. No conocía la segunda acepción de Ojo de Buey. Es muy curiosa y muy peligrosa.

  2. Edu
    19/10/2013

    Menos mal que no soy famoso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el 19/10/2013 por en Uncategorized.

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Archivos

Facebook

A %d blogueros les gusta esto: