EL HOMBRE CONFUSO

¡Por fin ya es viernes!

MiB07

MiB08

Últimamente no doy abasto. Eso, desde luego, no significa que mi fortuna vaya aumentando en el mismo nivel. No, queridos lectores, aquí -e imagino que en más sitios- hemos cogido la costumbre de invertir muchas horas por muy poco dinero. Ya saben de lo que estoy hablando. Y si a eso se le une la manía de pasar el día escribiendo, entonces ya no hay nada que hacer. Embarcarse en cualquier cosa que tenga una mínima relación con la cultura es un suicidio, pero no he venido aquí a quejarme. Bueno, o al menos no específicamente, que luego se me va la mano y acabo viéndolo todo negro.

En un intento de reorganizar este blog y a pesar de ser siempre un escaparate de mis pensamientos confusos, voy a dedicar los viernes a eso tan feo que se llama autospameo, vamos, a recopilar los textos que voy publicando en otros sitios, por si hay algún fan entre el público que no tenga bastante con lo que escribo aquí. Digo que lo hago por ustedes, queridos lectores, pero en realidad lo hago por mí, por mi ego confuso y mis horas escribiendo en una maldita silla de ikea. Ahora, tengan en cuenta que esto es uno de esos propósitos que me hago y luego no sé si voy a poder cumplir. My blog, my rules, podría pensar alguno, pero en el fondo me siento mal por no ser lo suficientemente ordenado y constante. Un drama del primer mundo en toda regla, así que me pongo a ello. Si viven ustedes en grandes ciudades y salen a la calle, les aconsejo que se agencien un ejemplar de la nueva Shangay, la del mes de octubre, ya que además de los contenidos de siempre, entrevistas y una portada preciosa, me encontrarán a mí en las últimas páginas como “Pluma invitada“. Para la ocasión rescato uno de mis temas fetiches, el orgullo pasivo. ¿Dónde iba a estar mejor?

Pero no se preocupen, mientras esperan a que llegue el sábado para darse una vuelta por el centro, tienen mucho confuso para entretenerse. A principios de semana empecé una columna de opinión, como si no tuviera bastante con mi blog. Lo sé, soy consciente y desde aquí les mando amor para que puedan soportarme. Cada semana en B-side Magazine podrán encontrar mis reflexiones en la sección La Caja B. Para empezar he hablado de diseñadores, de pereza y de Riccardo Tisci: “Cuando follar es más importante que diseñar“. Y ya que estamos en el tema, deberían visitar también la sede de Marabilias -eso deben hacerlo todos los días, que quede claro- donde me encontrarán hablando de porno. Sí, por fin alguien me abre las puertas de su casa para que yo me cuele y lo ensucie todo. Traci Lords, James Deen, Jenna Jameson o Lucía Lapiedra protagonizan este “Del porno a la vida normal: 8 experiencias reales“. Y si necesitas algo menos caliente para poder continuar con sus vidas, también he hablado de Damian Lewis y su particular relación con el Sargento Nicholas Brody, protagonista, como todo el mundo sabe, de Homeland. ¿Entienden ahora porque tengo tan descuidado el blog últimamente? Empiezo a necesitar un becario confuso…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el 11/10/2013 por en Colaboraciones confusas, Uncategorized.

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Archivos

Facebook

A %d blogueros les gusta esto: