EL HOMBRE CONFUSO

Con su traje transparente iba provocando a la gente

tumblr_mn4mcu7aJ21qze4c7o1_1280

Diría que es por el verano y el tiempo libre, pero no, es por el interés. Anoche terminé el libro que Grace Morales ha escrito para Lengua de trapo sobre el lanzamiento del primer disco de Mecano. Yo fui niño en los ochenta, y como tal, no pude escapar de la moda de cantar Me colé en una fiesta, sin saber yo que se trataba de un resquemor de Nacho Cano por no haber podido ir al cumpleaños de Alaska en casa Costus. Me aprendí aquello de la resaca del champange y de las burbujas que suben y después se van, lo de perderse en la habitación y buscar pastillas y, como no, lo de no me mires, no me mires, mírame ya. Todos los niños lo hacíamos, sin saber muy bien -o eso quiero pensar ahora- de lo que estábamos hablando. Quizá esa fue la grandeza de Mecano, que desde niños a abuelos pudiesen cantar sus canciones. Aunque luego, siendo realistas, si algo recuerdo de aquellos primeros ochenta es el pelo de Alaska en La bola de cristal y su Bailando, canción que también cantaban todos los niños del patio. Ana Torroja tal vez pudo engañar a los quinceañeros, pero la generación de los ochenta creció a los pechos de Alaska.

El libro, como no podía ser de otra manera, es extraño. En su estructura, en sus argumentaciones y en sus entrevistas, que no lo son tanto. Aún así, no deja de tener interés incluso para aquellos que ponen cara de asco cuando alguien nombra a Ana, Jose y Nacho. Ellos quedan fatal, sobre todo Ana, cosa que gusta y mucho. Ana Torroja fue aquella chica feuna que se convirtió en estrella del pop y cuyos peinados y estilismo copiaron las jóvenes, y no tan jóvenes, como si se tratara de la Biblia. Pero Ana no quería ser nada de eso. Ni estrella, ni del pop, ni de nada. Y llegó la separación de Mecano, y se vio fea, y se operó de pies a cabeza, y no quedo bien, y se empeñó en sacar discos, y no le salió bien, y se dejó el pelo largo, y tampoco le salió bien, y se embarcó en una gira con Miguel Bosé, y volvió a cantar las canciones de Mecano, y ganó una fortuna, demostrándose a ella misma que su destino estaba ligado indisolublemente a la imagen que de ella crearon los hermanos Cano. Ana fue su Barbie a tamaño real e hicieron con ella lo que quisieron, mientras ellos se ciclaban en el gimnasio y ponían de moda el shirtless y la falta de depilación. Benditos ochenta.

Pero no crean que todo es bueno. El libro acusa muchas repeticiones, saltos sin demasiado sentido y, en general, la falta de una última revisión. La sensación, que es eso simplemente, una sensación, es que la editorial ha querido publicar demasiado rápido. Entendemos cómo aparece el grupo, la situación con la que se encuentra, sus problemas y rencillas con los demás grupos y las maquinaciones de ese gran villano de la música española que es Capi, pero para eso no es necesario repetir los mismos argumentos una y otra vez y, encima, de forma desordenada. Pero oigan, es solo una opinión. Igual el problema es mío, que he querido tomarme como una biografía algo que no lo es. Cosas que pasan cuando te interesan más los personajes que sus obras. Porque, seamos sinceros, ¿no sería mucho más entretenido saber qué pensaba realmente Ana Torroja de sus compañeros? ¿o si por las noches sentía envidia de Alaska? ¿o si Jose María se acostaba con groupies tras acabar los conciertos? ¿o si decidió ir al gimnasio por voluntad propia o si le obligaron los de la discográfica? Sí, ya sé que ese no es el objetivo del libro, pero llevo un redactor de Pronto dentro, déjenme soñar.

Como broche final, evidenciando mi incultura, me entero que una de mis canciones favoritas de todos los tiempos, el “Entra en mi cuerpo, sal de mi vida” de Zanna, es obra de Nacho Cano. Y eso me ha enternecido y me ha hecho reconciliarme con él. Hasta anoche, Nacho Cano era aquel hombre sin camiseta, sudado, con la melena mojada, que tocaba esquizofrénicamente dos torres de teclados como si le fuera la vida en ello. Ahora es ese chico que quería ser aceptado, que produjo a Alex y Christina -otro de los grandes éxitos de patio de colegio- y que quiso ser tan genio que se perdió por el camino. Por cosas como esta es imprescindible echarle un vistazo al libro. De hecho, me gustaría escribirle a Grace Morales y pedirle una segunda parte. Ella me dirá que no, lo sé, pero yo me quedaría tranquilo haciéndolo. Para calmar mis ansias de más, leo que en la contraportada anuncian que el próximo estará dedicado a los “Grandes éxitos” de Alaska y Pegamoides. Madre mía, tiemblo solo de pensarlo. El problema es que tiemblo de nervios y de miedo a partes casi iguales… ¿Será un mal presentimiento?

3 comentarios el “Con su traje transparente iba provocando a la gente

  1. BAngBAng
    15/08/2013

    Si es q Ana lo único q quería hacer era… estudiar económicas! Jajaja… A mí el libro me ha gustado, es muy Grace Morales, de verbo afilado y cabrón, aunque también me ha sorprendido lo descuidado de la edición. Como tú dices, le falta una revisión tremenda, hay frases sin sentido y cientos de cosas por corregir, hecho q sorprende si has leído Mondo Brutto, fanzineroso pero menos.

  2. calamarin
    15/08/2013

    Nacho Cano incluso llegó a enviarle música a Steven Spielberg por si la quería como banda sonora en alguna de sus películas, el pobre… creo que nunca le contesto. Nacho Canut ha contado recientemente que de adolescente fue una vez al cine con los hermanos Cano y que juró que nunca jamas volvería a salir con ellos… ay los Cano, tan millonarios y tan incomprendidos.

  3. Perla del Turia
    08/09/2013

    Ya no habrá infancias como las de los 80… Ahora la chavalada anda perdida en Facebook y Youtube y no saben lo que es compartir una idolatría de masas genuina y fiel. En fin, visto tu post, tendré que engrosar las arcas de Grace Morales!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 15/08/2013 por en Artículos confusos, Uncategorized y etiquetada con , .

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Archivos

Facebook

A %d blogueros les gusta esto: