EL HOMBRE CONFUSO

Confused Spring Break, bitches

20130226-spring-breakers

Aviso a lectores confiados: Sin darme cuenta, me he marcado un “Todo spoilers”, al estilo de los que hace el Dr. Insermini -aquí mi contribución, Romanticismo pop, un clásico que deberían leer ya-. Así que si no quieren arruinarse la sorpresa, dejen la entrada para otro momento. Si por el contrario, les da absolutamente igual, continúen leyendo. No se arrepentirán…

La premisa era sencilla. Cuatro chicas quieren disfrutar de sus vacaciones de primavera, eso que en España conocemos como “pasar un fin de semana en Ibiza”, pero no tienen dinero suficiente. Para ello, organizan unos planes y se marchan a Florida, cuna de la fiesta, el alcohol, las drogas, las chicas en tetas, los chicos en bermudas y los raperos presentados por jóvenes simpáticas y dicharacheras de la MTV. Este mismo argumento aparece en infinidad de series, antes de que los directivos de las cadenas decidieran que era mejor dedicar un capítulo especial a Halloween, que da más juego, se puede prescindir de cualquier personaje sin mucho giro argumental y los de efectos especiales pueden amortizar el sueldo que se les está pagando. Yo, si puedo elegir, me quedo con las vacaciones de primavera, aunque para ello necesitaría una cadena de televisión más abierta al sexo. ¿Se imaginan un Spring break en True blood? Aunque, pensándolo bien, en Bon Temps viven en unas permanentes vacaciones de primavera. Nadie más suertudo que Sookie. Está claro.

Bueno, a lo que iba. Estas cuatro chicas aparecen en Florida con sus minishorts, sus bikinis de colores, sus pelos sucios y sus gafas de sol. Tenemos una morena, una rubia estilo americano, una rubia estilo portorriqueño y una especie de pelirroja. Cada una viste de un color, cada una lleva una scooter de un color. De fondo, la “fiesta” materializada en la tierra. No se si ustedes han visto las peripecias de los ingleses en Magaluf. De ser así, no tengo nada más que contarles. Sino, imaginen una multitud de postadolescentes bebiendo cerveza a través de tubos de goma, moviendo el culo (ellas), saltando con el brazo en alto (ellos), restregándose las tetas (ellas), poniéndose el dichoso tubo de goma como si de un pene se tratara (ellos) y simulando una golden shower (ellas). Todo muy heterosexual, que quede claro. No hay vacaciones de primavera para gays, o al menos no en Florida. Mientras tanto, unos raperos con dientes de oro, trencitas y camisetas de tirantes, vamos, unos raperos random, cantan letras absurdas y todos bailan extasiados. Un poco lo mismo que pasa en España con la enfermedad de los festivales. Recintos calurosos, cerrados, con precios desorbitados y baños químicos donde centenares de personas viven una epifanía sideral, mientras sudan y se manchan los pies de barro. Entienden porque yo no voy a festivales, ¿no? Un día hablaré del tema, a ver si me gano unos haters. Me he vuelto a perder.

Las chicas son malotas. Bueno, todas no. Hay una muy buena, evidentemente la morena, que solo quiere vivir la experiencia y descansar un poco de su grupo de encuentros religiosos. Las demás, aunque zorrunas, tiene un corazón de oro y se la llevan con ellas a Florida. Rápidamente, las meten en la cárcel. Celebran un juicio rápido, les dicen que estaban de fiesta y “consumiendo” y las devuelven al calabozo. Pero no sufran, el cantante de rap se ha encaprichado de las chicas y paga su fianza. Ellas se siente agradecidas y un tanto excitadas y se marchan con el cantante a donde él quiera llevarlas. La morena, la más juiciosa, sospecha que uno no paga las fianzas de los demás si no quiere nada a cambio, pero las demás están más preocupadas pensando quién será la primera que se follará al rapero y no le hacen ningún caso a la sensata del grupo. Este, además de cantante, es traficante de drogas y está enemistado con su antiguo mejor amigo –former best friend forever, que diría Paris-, no sabemos porque y tampoco nos interesa demasiado. Como todo buen rapero, le chiflan las armas, broncearse, ponerse mucho perfume y montar orgías en jacuzzis. Si quitan la referencia a las armas, tendrán también el candidato ideal para Mujeres y Hombres y Viceversa. Emma Garcia es nuestra Harmony Korine patria. Sino, tiempo al tiempo.

La morena se larga. No puede más. Algo le huele raro y decide que ya tiene bastante y que se quiere ir a casa. Las demás no le hacen ningún caso y se quedan con el rapero. Imagino al representante de Selena Gómez diciendo: “¿Pero que ahora se tiene que meter una pistola en la boca y hacerle una felación? ¡Usted está loco! Que está hablando de Selena, ¡no de Justin!”. En fin, lo que les decía, las demás se quedan. La pelirroja, la más fea, dicho sea de paso, va muy a su rollo. Mientras las dos rubias se meten en la cama del rapero, ella se dedica a tontear con todos los demás. Enseña los pechitos, pone caras raras, se revuelca por el suelo, se hace la estrecha y acaba montándose un gang bang. Esto último no lo vemos bien, pero háganme caso, es lo que pasa. El rapero está encantado con sus chicas nuevas y les toca una canción de Britney Spears. Aquí llega el momento cumbre de la película. Todas bailan con pistolas y pasamontañas de color rosa, mientras el rapero llora y toca un precioso piano blanco. Solo por eso ya valía la pena, Harmony. Lástima que para rellenar los 85 minutos restantes tuviste que inventarte una película. Pero bueno, no les adelanto acontecimientos ni valoraciones, que luego dejan de leer, se van a la piscina y me dejan a medias.

El ex amigo íntimo del rapero, ahora enemigo declarado, está harto de todos los tejemanejes que tiene entre manos y decide tomar la iniciativa. Coge el primer coche que tiene a mano y se dedica a seguir al rapero and company por las desiertas calles de Florida. Las chicas se lo pasan estupendamente sacando la cabeza por el techo solar, hasta que el antiguo amigo se para al lado y les dispara con una metralleta. Sorprendentemente, no pasa casi nada. Bueno, a la pelirroja le pegan un tiro en el brazo, pero a parte de eso, nada. El rapero se la lleva a su casa, le saca la bala, le da un beso y le pone una venda. La pelirroja dice que ya tiene bastante, que ella no ha ido a Florida a que le disparen y que se larga. Las otras dos la abrazan, lloran un poco pero no mueven ni un músculo. Son rubias, van en bikini y llevan el pelo sucio, ¿qué más dará que hayan intentado matarlas? La pobre pelirroja coge el autobús y se vuelve a su casa. De la morena no sabemos nada. Imaginamos que continúa en su grupo de meditación cristiana. Ojalá volvieran a hacer el numerito de Britney.

El final es previsible. Hay que vengarse del antiguo amigo intimo. Las dos rubias y el rapero se dirigen a la mansión del otro en barco, que mola más. Llevan los pasamontañas rosas y las metralletas. Tal como llegan, se cargan al rapero. Pero ellas no se amedrentan. Poco a poco y a cámara lenta se van cargando a todos los que pillan por delante hasta llegar a la habitación del cabecilla. Este no se ha enterado de nada porque estaba follando con dos negras de culos muy generosos. Bueno, follando… Él, como jefe que es, tumbado en la cama mientras la negra, sentada encima, hacía todo el trabajo. La otro solo miraba, o al menos, eso es lo que nosotros vemos. Cuando llegan las del pasamontañas, las dos negras están duchándose sensualmente y el cabecilla sigue en la cama. Se lo cargan. Vuelven al barco y tchan, tchan, se ha acabado la película.

Si se lo preguntan, no sé como he terminado contando toda la película. Mis posts nunca están planificados, me pongo a escribir y doy por bueno casi todo lo que sale, pero esto reconozco que se me ha ido de las manos. Ustedes igual piensan que lo hago porque me ha encantado Spring Breakers, pero no se confundan, en realidad me ha transportado a un universo de aburrimiento como hacía siglos que no sufría. El problema no radica en la historia, ni en la estética, ni siquiera en las chicas, el problema es la repetición constante. Lo que aquí yo les he contado en cuatro párrafos, ocupa una hora y media donde escuchamos y reescuchamos las mismas frases una y otra vez, vemos las mismas imágenes casi en bucle y lo único que nos saca del pozo del letargo es la gran Britney Spears. En momentos como ese uno da gracias por no vivir en América y no tener una pistola cerca del sofá. Ganas de suicidarse aumentando. Ahora, que también les digo que me hubiera gustado ver las caras de los fans y padres de los fans de Selena Gómez, Vanessa Hudgens y compañía el día del estreno. ¿Dónde está un paparazzi cuando realmente se lo necesita?

Antes de irme les advierto dos cosas. Bueno, tres. Primera, siempre llego tarde a todo. Véanme ahora, hablando de algo de lo que ya nadie se acuerda. Segundo, nunca me hagan caso cuando hablo de cine. Ustedes vean la película, disfrútenla y no se dejen influenciar. Y tercero, el demonio tiene la cara de Vanessa Hudgens. No me lo podrán confirmar, pues cuando lo comprueben ya estarán muertos, pero en ese momento se acordarán de mí. Palabra de Confuso.

3 comentarios el “Confused Spring Break, bitches

  1. David
    03/08/2013

    me quedo con conejos andantes y gatos colgantes

  2. Miss Malemort
    03/08/2013

    Iba a verla esta noche y después de leer esto no sé si echar a correr o verla con más ganas. Su confusión es contagiosa, yo estoy en crisis, hace demasiado calor…

  3. Miss Malemort
    03/08/2013

    Por cierto, gran descubrimiento el blog del Dr. Insermini. Buena lectura.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 03/08/2013 por en Uncategorized y etiquetada con .

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Archivos

Facebook

A %d blogueros les gusta esto: