EL HOMBRE CONFUSO

Lo tuyo son erecciones bizantinas

tumblr_lq87arxJiu1qgc82qo1_1280

tumblr_mqpkceGbYI1qgc82qo1_1280

tumblr_lkstlaHDu51qgc82qo1_1280

Uno de agosto. España comparece. Mentiras, frases huecas y cintas de video. Y yo me pregunto, “¿para qué?”. Entiendo que uno debe dar explicaciones cuando ha hecho algo que no está bien, y sobre todo si esas acciones implican al resto de individuos y son, además, motivo de delito -aunque esté ya prescrito-. También entiendo que uno no debe confundir la responsabilidad penal con la moral o política -el día que alguien asuma esta diferencia todo cambiará-. El problema es que esto parece que solo lo entendemos unos cuantos. Esos que no pintamos nada, esos a los que se nos recrimina que hablemos, porque claro, si estuviéramos a lo que tenemos que estar y no fuéramos opinando y criticando libremente, entonces sí seríamos unos buenos ciudadanos. Me gustaría decir que eso se parecería mucho a una dictadura, pero no quiero dar ideas, no sea que haya algún asesor perdiendo el tiempo en este blog y luego tenga que comparecer yo para dar explicaciones… Ahora, las cosas serían bien distintas si esa comparecencia se hiciera aquí, entre lectores nudistas, modelos ocasiones y demás seres confusos. Aquí no nos andamos con bobadas. No toleramos una democracia de cartón-piedra, un sistema donde ocurre lo mismo si hablas o si callas, si explicas o si mientes, si robas o si protagonizas anuncios, vamos, nada. Y ese es el origen de todo mal. No hace falta escribir libros, ni acudir a tertulias, ni fabricar sesudas teorías, el problema de todo esto es que nunca pasa nada. ¿Ustedes ven caras de preocupación? ¿Falta de sueño? ¿Pérdida de peso? ¿Escamación de la piel? Claro que no. Denme una guillotina y verán como cambian las cosas. Que no digo que haya que matar a nadie, pero un buen escarmiento les iría muy bien a más de uno, y a más de dos.

Aún así, yo venía a hablar de pollas. Sí, de pollas. Cada uno se fabrica la actualidad a su imagen y semejanza y la mía hoy no estaba en el Senado. Sé que les parecerá frívolo, despreocupado, poco solidario, hasta ofensivo en algún caso, pero, a ver, díganme ustedes, queridos lectores, qué han sacado hoy en claro después de los discursos, contradiscursos y demás análisis periodísticos. ¿Malestar? ¿Cefalea? ¿Mareos y vómitos? ¿Una úlcera? De no ser así, tendré que callarme, pero de momento, gano por goleada. Mientras ustedes alimentaban su ira frente al televisor, yo me dedicaba a deleitarme con las fotografías de Benjamin Fredrickson. Soy consciente que vivimos inmersos en una oleada de fotógrafos que se dedican al desnudo masculino, o al menos, así lo vemos los que perdemos tiempo vital investigando estas cosas. Es una reacción absolutamente coherente si vemos la cantidad de desnudos femeninos que hemos sufrido visto a lo largo de los años. Ahora les toca el turno a los hombres, aunque sigan siendo pocos los que se atreven con integrales frontales -las autofotos en los baños ya saben, queridos lectores, que no cuentan-. Aprendan de Benjamin, que además de fotógrafo, ejerce de modelo ocasional con un grado de erección considerable, a las pruebas me remito. ¿Ven como así uno puede vivir mejor? Ay, si España compareciera menos y se desnudara más, otro gallo nos cantaría. Dejemos de hablar de la confianza de los mercados y empecemos a mirarnos más la entrepierna. Hablemos claro de lo que debería ser la marca España. Conquistemos Europa a pollazos. Lo nuestro son erecciones bizantinas, peleas de ángeles, golpes de arcángeles, lo nuestro son erecciones bizantinas, titanes en lucha después de la ducha

Un comentario el “Lo tuyo son erecciones bizantinas

  1. Christian Acosta
    23/08/2013

    La “marca España” sería algo diferente si no estuviera respaldada por una sociedad que mayoritariamente se asombra cuando salen un par de pechos bonitos en una pantalla de cine o se escandaliza cuando se filtran mails lascivos entre duques y socios. Es la misma “marca España” que sutilmente y esperando que nadie se dé cuenta mira por la ventana del media distancia cuando recorre la costa catalana en busca de avistamientos de penes en calas nudistas, pero que nunca pisarían la arena ni mucho menos dejarían a sus low-hangers disfrutar de la brisa marina como deben.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el 01/08/2013 por en Uncategorized.

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Archivos

Facebook

A %d blogueros les gusta esto: