EL HOMBRE CONFUSO

Entre la injusticia y el espectáculo

sophia-loren-is-wearing-elsa-perettis-22bone22-cuff-bracelet-photo-by-francesco-scavullo

Aprovecho un receso para preguntarle a Sophia Loren sobre la vida, sobre las reivindicaciones, sobre la fina línea que separa las ganas de cambiar el mundo del espectáculo circense, y ella, muy solícita, me responde encantada. Alguno pensará que pongo palabras en la boca de Sophia para evitarme quebraderos de cabeza, pero vamos, nada más lejos de mi intención. Además, seamos realistas, aquí no hay nadie leyendo, todos estáis en el Primavera Sound creyéndoos los más modernos del planeta…

Querido Confuso, no llego a entender bien porque acudes a mí con estas dudas que te asaltan, cuando lo más lógico sería que le preguntaras a un psicólogo, a un psiquiatra, a alguien dedicado profesionalmente al asesoramiento y tratamiento de las conductas humanas, pero bueno, por la amistad que nos une, responderé igualmente. Aunque, claro, ahora que lo pienso, el tener que meterte en la piel de tantos y tantos personajes también te da una seguridad sobre el comportamiento de las personas, tal vez haya sido ese tu motivo. Bueno, en fin, me consultas mi opinión sobre los motivos que convierten una reivindicación social en un vehículo de lucimiento propio y si tengo que ser sincera, no tengo ni idea. Imagino que algún caso ha ocurrido cerca de tu ambiente, pero claro, como no quieres especificar… A mi entender, cualquier denuncia es legítima y adecuada. De hecho, pienso que toda injusticia debe ser denunciada, puesta en la palestra para que la sociedad sepa a lo que se está enfrentando y si uno tiene la cualidad de saber cómo contar las cosas para enganchar, mucho mejor. Me gustaría saber cuántos dolores se sufren en casa de uno sin atreverse a decirlo en voz alta por no saber, o no poder, hacer. En muchas ocasiones pensamos que una cosa por ser común, habitual, extendida, es normal y no, querido Confuso, no lo es. Nadie es perfecto, eso ya lo sabes, y todos sucumbimos a acciones que si las pensáramos un par de veces, no haríamos, eso también lo sabes. Pero escudarse detrás del “todo el mundo lo hace”, “no es para tanto”, “si tu también lo haces no puedes quejarte” es de cobardes, y te lo digo yo, que soy italiana. Te podría decir que calificar a todos los italianos de mujeriegos es etiquetar despectivamente a un país entero, y sí, lo es, pero hay que saber diferenciar esta generalización poco afortunada de un “italiano de mierda ojalá de mueras” acompañado de un grito y un golpe contra la pared. Como decía una buena película, aunque debo admitir que no sé cual, sense the tone.

El problema de todo esto, querido Confuso, viene cuando se nos va de las manos. Y con eso te doy un consejo para todas las facetas de tu vida, da igual que hablemos de comida o de injusticias, cuando a uno se le va el asunto de las manos, entonces, todo acaba en un problema. Cuando la denuncia de un mal comportamiento conlleva una repercusión mediática es muy sencillo que nos embrujemos del sentimiento de victoria y no sepamos donde frenar. El fracaso es difícil de digerir, pero también lo es la fama. Si yo te contara la de cosas que he visto y escuchado a lo largo de mi carrera, si yo te contara… Igual debería hacerlo y así escribiríamos unos buenas memorias. Pero no quiero despistarme. Debes ser agradecido con todo el mundo que sienta tu injusticia como propia y darle las gracias por su apoyo, eso sin duda, pero no caigas en la tentación de creerte un abanderado. No lo eres. Eres una persona que ha sufrido en sus carnes una injusticia y ha tenido el valor de contarla más allá de a su círculo de amigos y familiares. Has hecho bien, pero no eres nada más. No busques tus quince minutos de fama, no conseguirás nada más que desacreditar tus actos y que los demás empiecen a ponerlos en duda. Busca, habla, acude a los sitios donde puedes contar tu injusticia y sepan indicarte qué hacer, trabaja con ellos, lucha con ellos, piensa en dónde están los problema, en cómo se ha creado esa injusticia y lucha hasta erradicarlo. Pero no sucumbas a la palmadita fácil, al heroísmo de telediario, al reconocimiento efímero. De hacerlo así, tu esfuerzo se quedará en nada.

Y no me entiendas mal, querido Confuso, no digo que no debas aprovechar esta oportunidad para denunciar las injusticias. Toda repercusión es buena si detrás hay un buen fin. Coge el momento por el cuello y sácale el jugo. Pero pon énfasis en la injusticia, en las cosas que no debemos dejar pasar, en las soluciones que deberían hacerse para acabar con los problemas, ofrece tu mano a quién sepa donde utilizarla, pero no te centres en ti, no centres los asuntos en tu caso particular, pues así, no conseguirás nada más que alimentar tu orgullo por haber denunciado, que aún siendo mucho e importante, no es la clave de la cuestión. No sé si me explico, querido Confuso, o por el contrario, aún lo estoy liando más. Puede que todo esto no sean más que una sarta de pensamientos inconexos propios de una actriz ya con una edad, pero si de ellos puedes sacar algo en claro, me quedaré bien satisfecha. Ah, y a ver si nos deleitas con esos hombretones que solías poner, que mis amigas comentan que las tienes un poco abandonadas. Yo les digo que no sean pesadas y que menos pedir y más ofrecer, pero no me hacen ningún caso… Siempre tuya, Sophia.

Yo, ante las palabras de una diva italiana, solo puedo arrodillarme y rendir pleitesía. No sé vosotros.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 24/05/2013 por en Uncategorized y etiquetada con , .

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Archivos

Facebook

A %d blogueros les gusta esto: