EL HOMBRE CONFUSO

Mañana serás una estrella de la música

denis-taranto-amanda-lear-nue-1979

Últimamente me siento un poco Gloria Fuertes, pero no se asusten, no voy por ahí. Por mi cabeza pasan centenares de historias absurdas, como supongo que le debía pasar a ella, y tengo la imperiosa necesidad de escribirlas, como imagino que debía tener también ella. La diferencia, además de la ropa, el pelo y su maravillosa voz, es que a mi, en lugar de darme por la poesía, me ha dado por creerme un justiciero, alguien dotado de autoridad para explicar, aunque sea en forma de historia, lo que los demás hacen mal, como si mi comportamiento fuera perfecto y el del resto deleznable. Por razones como ésta, y otras muchas, entenderán que no visite a un psicólogo. Pero bueno, a lo que iba. ¿No les parece a ustedes que ya ha llegado el momento de dejar de quejarnos en twitter y pasar a la acción? ¿no creen que ya es hora de dejar de mirar los retuits y bajar a la calle a darle una bofetada a alguien? Y no me vengan con lo de que no hay que recurrir a la violencia, que eso es lo último y que no hay que rebajarse hasta ese nivel. Tienen toda la razón, pero me dirán a mí que cuando alguien viene a mi casa a darme una somanta de palos en forma de decreto-ley, podré yo, al menos, darle una sonora bofetada, ¿no? No digo más, solo una bofetada, un “la próxima vez te acordarás de esto”, ¿se imaginan ustedes la de cosas que nos evitaríamos?

El problema de estas medidas es que cuando empiezas, ya no puedes parar. Y se lo digo yo, no por experiencia de haberme pasado media vida dando bofetadas, cosa que todavía no he hecho, sino por la larga lista de injusticias a varios niveles que necesitan un correctivo ya. Desde las violaciones de derechos humanos hasta los blogueros de moda que se creen superiores por asistir a eventos, desde la gente que grita “maricón” como insulto en los campos de fútbol hasta las malenis que utilizan plátanos machacados en lugar de huevos, desde los que se preocupan más por los embriones no nacidos que por sus ciudadanos hasta las productoras que intentan colarte una película hecha con retales y ponen de excusa que en instagram las cosas son así, desde las personas que se manifiestan para que se les nieguen derechos a otras hasta las famosas que sacan libros hablando de su experiencia como madre y lo difícil que es ser famosa y criar niños a la vez, desde los tertulianos que están amasando una fortuna acosta de comentar lo mal que va todo hasta Cristina Tárrega. ¡Imagínense la de bofetadas que podría ir dando! Me duele la mano solo de pensarlo…

De todas formas, yo sé que no les engaño y que algunas de esas bofetadas las disfrutaría como si de un orgasmo se tratara. Y lo peor de todo es que cuanto más frívola es la causa, más placer me transmite. No lo puedo evitar y estoy seguro que a muchos de ustedes les pasaría lo mismo. Tener la oportunidad de plantarse delante del Ministro del Interior y dejarle la huella de la mano marcada en la cara debe ser una experiencia inolvidable, pero acudir a un evento de blogueros, de esos que han conseguido ir escalando gracias a hablar de marcas y notas de prensa y luego se permiten el lujo de quejarse de la cantidad de eventos a los que tienen que acudir y si alguien les dice que no hace falta que vayan, responden que eso para ellos es trabajo, y liarse a dar bofetadas debe ser algo parecido a lo que sentía Santa Teresa de Jesús cuando entraba en éxtasis. Y no lo duden, si Santa Teresa hubiese tenido la oportunidad, seguro que también les hubiera dado un par de bofetadas…

¿Ven cómo no se me puede dejar sol0? Empiezo hablando de Gloria Fuertes y termino tomándome la justicia por mi mano, cuando, seguramente, el que se merezca más de una bofetada soy yo mismo. Pero lo pero de todo no es esto. La cuestión es que yo venía aquí a contarles una historia inspirada por Amanda Lear y la reciente publicación de “Verbena“, el nuevo disco de Algora -que, como ustedes, saben me gusta por dentro y por fuera- y no es que no haya cumplido mi misión, es que debería tomarme un lexatín ahora mismo. Y, miren, puede que lo haga, que total, es domingo…

Un comentario el “Mañana serás una estrella de la música

  1. Pingback: Mañana serás una estrella de la música - Arde Magazine

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 19/05/2013 por en Uncategorized y etiquetada con .

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Archivos

Facebook

A %d blogueros les gusta esto: