EL HOMBRE CONFUSO

De pies a cabeza

6a00e54fb7301c8834017c3872c460970b-800wi

6a00e54fb7301c8834017c3872c469970b-800wi

Los hombres estamos algo perdidos, deberíamos reconocerlo, aunque fuera con la boca pequeña y la camisa desabrochada. Centenares de tendencias nos acosan cada día desde las portadas de las revistas masculinas, los escaparates de las tiendas y los anuncios de televisión. Nos recriminan nuestra dejadez y nos hablan constantemente del uso de cremas, de ir más allá del aftershave, de atrevernos con los colores y un sinfín de bobadas que, además de estar ya muy anticuadas, no hace nada más que presagiar algo que no debemos tolerar: la vuelta de la metrosexualidad. Hace más de dos décadas ya caímos, bajo el estandarte del cuidado masculino, en la tiranía de aplicar al hombre las reglas absurdas que imponemos a las mujeres. ¿En serio vamos a dejar que esto ocurra?

Me dirán ustedes, queridos lectores, que aquí no hay nadie desorientado, que todos sabemos muy bien qué debemos hacer, cuándo, y sobre todo, cómo. Y no les falta razón. Tal vez es demasiado mi atrevimiento al venir a dar consejos, o al menos a intentar evitar aberraciones, pero si un día descubren qué es un tronista, o se dan una vuelta por una discoteca de ambiente -menudo concepto en si mismo-, o acuden a una cafetería de esas donde almuerzan los empleados de banca, entenderán que alguien debe poner orden en este asunto. No tengo muy claro si debería ser yo, pero llevo tantos años mordiéndome la lengua que ya no puedo más, así que tomen nota que vamos a ir poco a poco, de pies a cabeza. O mejor, de cabeza a pies:

1. Peinado. No más tupés, se lo pido por favor, no más tupés. Nadie ha hecho tanto daño en las cabelleras españolas como la madre de Jon Kortajarena. Dejen ya de abusar de la laca, de desgreñarse el flequillo, de creerse Elvis sin saber ni quién era. Un corte sencillo, más o menos largo, sin llegar a la melena (muy pocos hombres pueden soportar el pelo más allá de los hombros), será su mejor decisión.

2. Cejas. Perfilar es un error, lo saben, se lo dicen constantemente, pues entonces, ¿por qué lo hacen? Quitarse algún pelo rebelde o rebajar el volumen puede tener un pase, pero nada más, no son travestis mejicanas. Y desde luego, ni se les ocurra hacerse cortes. Las cejas deben ser dos, ni una ni tres, dos.

3. Ojos. Ni el rimmel ni el eyeliner les van a dar esa mirada misteriosa e intensa que buscan. Solo conseguirán un ojo mal maquillado. Ya lo saben.

4. Barba. Podría haber dedicado todo el texto a este punto, pues además de ser el más interesante, es en el que mayores desastres encuentro. Aún así, contendré mis ganas y me referiré solo a un aspecto que me preocupa y mucho. Vemos muchas barbas recortadas a nivel de mandíbula, en un intento de marcar bien las formas de la cara y crear ese efecto de mandíbula cuadrada tan masculino y tan atractivo. Pero deben tener en cuenta que para conseguir eso, uno ya debe tener la mandíbula cuadrada de nacimiento, en todos los demás casos, lo único que hace es centrar la atención sobre la papada…

5. Pecho y abdomen. Aquí es dónde se sitúan todos los traumas estéticos masculinos. ¿Pensaban que el protagonista era el pene? Pues están muy equivocados, esa época ya pasó. Si ustedes preguntan a un hombre qué prefiere, si un miembro viril más grande o unos pectorales de acero y un buen six pack (la famosa tableta de chocolate), les dirá que más centímetros pero estará mintiendo. Lo que todo hombre quiere es ir a la playa, quitarse la camiseta y que el mundo se paralice ante la visión de sus músculos. Así de sencillo y así de sobrevalorado.

6. Brazos. Nunca, nunca se depilen los brazos, bajo ninguna circunstancia. Queda extraño, poco natural y raspa, ¿necesitan más razones?

7. Manos. No hay nada que transmita un aspecto tan descuidado como unas uñas mal cortadas o unas manos ásperas. Y no me vengan ahora con que unas manos rudas son sinónimo de masculinidad y potencia sexual, que ya no estamos en el siglo XV. Usen crema hidratante, sí, pero tampoco se vuelvan adictos, ¿es necesario tenerla en la mesa de la oficina y aplicarse un poco cada hora? ¿hacen lo mismo con el desodorante? Pues a veces es mucho más efectivo…

8. Pubis. Pisamos terreno peligroso, la finísima línea que separa el éxito del ridículo, la admiración de la burla, el gemido de la risa sarcástica, así que tomen nota. Primero, el vello púbico debe ir en consonancia con el vello del resto del cuerpo. Si ustedes son hombres hirsutos que mantienen intacto el vello de pecho y abdomen, no rasuren su vello púbico al 1, el efecto “claro en el bosque” no es atractivo. Segundo, rasurar el vello púbico no va a hacer que su miembro viril sea más grande. La media española es la media española, con o sin pelo. Y tercero, encontrar hombres adultos sin un pelo en el cuerpo como bebés gigantes es, como mínimo, bizarro.

9. Piernas. Algo que nunca, nunca, voy a entender es la afición de los hombres españoles a afeitarse las piernas, pero solo las piernas. En el resto del cuerpo lucen vello sin complejos, pero las piernas deben estar perfectamente depiladas. Y no se engañen, ni ir en bicicleta al trabajo, ni correr media hora por las tardes les convierte en deportistas de élite. Ustedes no son nadadores ni futbolistas, ustedes se depilan las piernas porque creen que es más estético, pero no dicen nada de los pelos de la nariz o de las orejas… Dejemos las cosas como están y hagan el favor de pensar con la cabeza.

10. Pies. Se sorprenderían (o no) de la cantidad de fetichistas de los pies que nos rodean, así que no me vengan con excusas. Uno debe cuidarse los pies aunque sea invierno, nunca sabe cuándo va a encontrar el amor o cuándo va a terminar en un hospital -esto vale también para la ropa interior-. Uñas, piel muerta, durezas, todo bien controlado. Y ya si hablamos de verano, calor y sandalias… permítanme que no continúe, les ahorro a ustedes una imagen desagradable y a mi alguna arcada.

Ahora ya están preparados, salgan a la calle, disfruten y coméntenle estos consejos a sus amigos, se lo agradecerán.

6 comentarios el “De pies a cabeza

  1. A.
    18/04/2013

    Querido Confuso,

    abordo anónimamente este consultorio con importantes dudas:

    Tengo cuatro pelos en el pecho largos, negros y feos, ni lisos, ni rizados, foscos, más bien, lo que se viene a conocer como “efecto ·coñete”. Tembién tengo pelo alrededor de los pezones tipo “rodea el congreso” y el resto del torso totalmente lampiño.

    No es mejor en ese caso abrazar la depilación total, que dejarse islas de pelo inconexas y sin gracia.

    Otra duda: pelos de la nariz: ¿a favor o en contra? No puedo evitar verlos sexys en según qué caras pero y en la mía propia?

    Pelos en los dedos de los pies, conocidos como “Palmeritas”, son en algún caso aceptables? No son como de heteruzo con sandalias de tira gorda y piernas depiladas.

    Y por último, has olvidado opinar sobre el ojo que todo lo ve, es preferible el efecto pista de aterrizaje o que crezca tupido el bosque del tesoro?

    Gracias por tu sabiduría.

    • elhombreconfuso
      18/04/2013

      Para responder a todo esto voy a tener que hacer una sección especial “Confuso responde”. Y oye, igual lo hago.

  2. calamarin
    18/04/2013

    Los pies Confu, los pies… que hagan el favor todos los españoles de cuidarse un poco más los pies, por el amor de Dior, y lo de las piernas depiladas en señores con más de 50 años, por favor no me sean Marujita Diaz…

    • elhombreconfuso
      18/04/2013

      Voy a hacerme un titular de revista de moda: “Los pies son la gran asignatura pendiente”. Vivir en un verano permanente, de abril a noviembre, no ha enseñado a la gente que antes de ponerse unas chanclas debería cuidar, como mínimo, su higiene!

  3. Andytop
    18/04/2013

    Confuso, pues unos consejos muy bien dados, y que inmediatamente voy a enviar a ciertos individuos para que te hagan caso.

  4. montse
    18/04/2013

    hola velludos, a riesgo de resultar del todo innecesaria una opinión femenina… diré que para mi gusto, y con una tendencia absolutamente fetichista hacia éste, voto por el pelo por doquier!!, pero bien arregladito y recortadito a gusto del consumidor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 18/04/2013 por en Artículos confusos, Uncategorized y etiquetada con , , .

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Archivos

Facebook

A %d blogueros les gusta esto: