EL HOMBRE CONFUSO

Hay hombres que…

548974_10200364886479189_1521372003_n

Hay hombres que saben lo que hacen. Y no me refiero en la vida o en el trabajo, que también, hablo de su imagen, de su estética y de su cuerpo. Y eso no quiere decir que tengan que hacer lo que yo les digo, o lo que a mi me gustaría, nada de eso, no vivimos (todavía) en una dictadura confusa. Hablo de hombres que entienden su cuerpo, que saber por dónde ir y por dónde no deben pisar, que no se empeñan en vivir a base de tendencias, ni caen en aberraciones estilísticas. Hombres que no están dispuestos a caer en las trampas sociales que padecen las mujeres. Hombres orgullosos de reivindicar su masculinidad física. Hombres dispuestos a dejar claro que son hombres.

Y no crean que esto no son más que obviedades. Ojalá lo fueran, pero si echamos un poco la vista atrás, eso que tan poco nos gusta hacer, descubriríamos que las cosas no han sido tan sencillas. Sin darnos cuenta pasamos de una figura masculina que no debía preocuparse por nada, que no prestaba ni un minuto de atención a su cuerpo, porque éste era así y así debía ser aceptado por los demás, a asumir los roles estéticos impuestos a la mujer, sin preguntarnos ni siquiera si era lo que queríamos. Pasamos de un hombre que no debía preocuparse por su físico a un hombre que únicamente debía preocuparse por su físico. Y como en todo, no supimos cuando parar. Nos entregamos en cuerpo y alma a la depilación, a las cremas reafirmantes, a las mechas californianas y al blanqueo dental, y a todo eso decidimos llamarle “cuidado corporal” y a sus practicantes, “metrosexuales”, y nos quedamos tan tranquilos. Pero no sólo eso, no. A todo hombre que no siguiera los cánones de la metrosexualidad le llamamos sucio, desastrado y antiguo. Asociamos la presencia de vello corporal como algo descuidado, la barba como un signo de dejadez y la palidez de la piel como algo poco sano. Las ciudades se llenaron de solmanías y los gimnasios empezaron a vivir su época dorada. Y nosotros no hicimos nada para impedirlo.

El reinado de los hombres de axila afeitada duró más de diez años, sin contar el daño subliminal que aún a día de hoy podemos ver. Pero, al final, todo termina desapareciendo, todo acaba perdiendo fuerza y se ve fagocitado por una nueva tendencia. Bueno, en este caso no es una mera tendencia, sino una forma de vida, porque sí, queridos lectores, la metrosexualidad llegó a ser una forma de vida, una seña de identidad, un “Buenos días, me llamo Andrés y soy metrosexual”. Hasta que, de repente, se desintegró. Una nueva generación decidió salir a la calle con camisetas de tirantes y sin cortarse, literalmente, ni un pelo recuperaron una masculinidad que había quedado olvidada, proscrita, y la lucieron con orgullo. Aunque el cambio no fue inmediato. La barba de tres días empezó adueñándose del mainstream, la depilación del pecho se convirtió en un recorte, crecieron las patillas y apareció algún bigote. Pero eso solo fue el principio. En cuestión de meses, el morbo perdido en los setenta se adueñó de la estética masculina y nació una nueva forma de vida basada en el culto al vello. Empezaron llamándoles “indies”, pasaron a ser “modernos”, continuaron su camino como “hipster”, pero no podían estar más equivocados. Ya no sirve generalizar, ya no hablamos de metrosexuales.

Ahora nos encontramos rodeados de hombres que saben lo que hacen -y también de algún otro que está muy perdido-. Hombres orgullosos de mostrar su masculinidad. Hombres que nos seducen con su naturalidad. Hombres que apelan a nuestros instintos más primarios. Hombres que están dispuestos a salvarnos. Acérquense y escúchenles, no tengan miedo. Les reconocerán por sus barbas…

5 comentarios el “Hay hombres que…

  1. elhombreconfuso
    03/04/2013

    Foto robada, vilmente, al fotógrafo David Luna.

  2. Andytop
    03/04/2013

    Al natural se vive mejor.

  3. Minervisima
    04/04/2013

    Un gran amén a este post que complementaré con una pequeña confesión, así espontánea, porque me da la gana.
    Tras una lista de fracasos protagonizados por metrosexuales lampiños, llegó a mi vida “el hombre”. Quebrantando todos los esquemas estéticos que creía que me gustaban. Seduciéndome con naturalidad y apelando a mis instintos más primarios, como bien has descrito. Tengo mucha suerte… y él también, todo hay que decirlo. 😉

  4. diasenteros
    04/04/2013

    Algún día alguien hará una nueva película de superhéroes…
    Se llamará Watchmen (el origen) y estará protagonizada por:

    Hombre luna, Triquitraun, Opanades, Nacho Hache, Sergio Contreras, entre otros…

    Espero poder estar ahí, en el rodaje, aunque sea de script…

    • elhombreconfuso
      05/04/2013

      ¡Apoyo la moción!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el 03/04/2013 por en Artículos confusos, Uncategorized.

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Archivos

Facebook

A %d blogueros les gusta esto: