EL HOMBRE CONFUSO

Los presentadores

SteveJones01

SteveJones06

Son guapos, atractivos, talentosos, ingeniosos, inteligentes, carismáticos, polifacéticos, imprevisibles, elegantes, divertidos, alocados, profesionales, adinerados, entusiastas, emprendedores, ¡son los presentadores de televisión! Déjense de futbolistas, de actores, de modelos, de cantantes, las verdaderas estrellas del momento son los presentadores, esos hombres (y mujeres, aunque aquí vamos a hablar de hombres) que tan pronto te informan sobre la actualidad como te dirigen un concurso o te promocionan los jugosos y dulces melones Bollo. Nos resultan familiares y entrañables, les confiamos nuestro tiempo y parte de nuestra salud mental, les damos una oportunidad tras otra, nos alegramos con sus triunfos, sufrimos con sus desgracias y, por las noches, tenemos un buen número de fantasías eróticas con algunos de ellos. Pero, ¿con cuáles? Acompáñenme, queridos lectores, en un paseo por los rostros masculinos más sexys de la televisión y también esos que dan un poco de cosica.

Estarán conmigo que, si vamos a hablar de televisión, hombres y sexo, debemos empezar por Jesús Vázquez, la mezcla perfecta entre el yerno que toda suegra quisiera tener, el gay al que toda mariliendre le gustaría adorar y al chulazo al que todo ser humano le gustaría… conquistar. ¿Por qué creen sino que Interviu le eligió para su primera (y decepcionante) portada masculina de la historia? Pero no solo eso, además reúne todas las cualidades que un homosexual de bien debe tener: un cuerpo musculado, maneja la pluma pero solo en situaciones divertidas, tiene unos dientes bien blancos y no se le cae el pelo, viste con fulares y sandalias romanas, es poco peludo y aún así se depila, gana un buen dinero y tiene un marido estable y reconocido legalmente. Así da gusto poner a un gay en tu vida. Aunque claro, deben tener en cuenta que aún sin resultar atractivo, aún sin despertar un ápice de libido ni en hombres ni en mujeres, apostar por el toque gay es una baza segura. Miren sino el éxito de Jorge Javier Vázquez, o como un hombre bajito y feucho se ha convertido en la mayor estrella televisiva del momento -y en un espeluznante fenómeno literario-. Si él ha podido, ustedes también, no sufran.

Pero en televisión hay hombres para todos los gustos. Que buscan un jovencito rubio con pinta de buen estudiante y de llevar el desayuno a la cama, lo tienen, Christian Gálvez. Que les va mejor un moreno, así fuerte, con vaqueros ceñidos y capaz de barnizarte una mesa en cualquier momento, también lo tienen, Jorge Fernández. Que les pone un acento catalán y se imaginan revolcándose entre calçots, no lo duden, Manel Fuentes. Que ustedes son más de inteligencia que de físico, más de verbo que de sustantivo, pueden elegir la versión delgada, Jordi Évole, o más bear, Antonio García Ferreras. Que el folclore les tira mucho y se imaginan practicando sexo en mitad de una mascletà, el valenciano Arturo Valls es su hombre. Que ustedes no saben qué elegir ni con quién quedarse, hagan como Ana Rosa, que otra cosa no pero de hombres sabe un rato, y pongan uno más rudo, cachas y rubio y otro más sensible, ingenioso y con barba. ¡Hay hombres para todos!

Entiendo que a estas alturas pensarán que la televisión está plagada de hombres interesantes, con su cuota de mercado más o menos definida, con su porcentaje de interés sexual a la alza o a la baja, pero atractivos al fin y al cabo. Ya les digo que no, no se emocionen, que aquí no todo el monte es orégano -¿nunca han pensando en la carga sexual que esconde este refrán?-. Las cadenas se empeñan en torturarnos con imágenes de hombres poco agraciados, como si no tuviéramos bastante con vernos cada día en el espejo, ¿creen ustedes, señores directivos, que viendo en casi todos los programas a Santiago Segura nos vamos a sentir mejor? ¿piensan que podemos cenar tranquilos viendo a Pablo Motos en la televisión? ¿Y Jordi Hurtado? ¿Y Carlos Sobera? ¡Y eso por no hablar de los presentadores de telediario! ¿Matias Prats? ¿Pedro Piqueras? ¿Debemos seguir alimentado el tópico de que la belleza no transmite seriedad? Al menos, en el caso de los hombres… porque solo hay que echar un vistazo a las presentadoras de noticias para darte cuenta que en las mujeres las cosas son bien diferentes.

Se preguntarán, claro, cuál es mi elección entre tanto hombre televisivo y no crean que es una respuesta sencilla. Este es uno de esos casos donde resulta más fácil decir lo que no te gusta que elegir a tu favorito. Si al menos tuviéramos en España presentadores como el británico Steve Jones… (pueden verlo en las fotos de arriba por si tienen dudas). Ay, si en aquí las cosas fueran como en los States…

2 comentarios el “Los presentadores

  1. Lleonard Pler
    03/03/2013

    Dermot O’leary. Solo le falta dejarse un poco de barba para ser perfecto.

    • elhombreconfuso
      04/03/2013

      Qué guay es llamarte O’leary de apellido!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el 03/03/2013 por en Artículos confusos, Uncategorized.

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Archivos

Facebook

A %d blogueros les gusta esto: